4 libros de educación emocional para niños

8 febrero, 2020
Este artículo fue redactado y avalado por la documentalista Arantza Martín Becerro
La educación emocional se ha convertido en un aspecto muy importante que transmitir tanto en las aulas como en el propio hogar.

La educación emocional es uno de los aspectos más importantes para trabajar con los niños. A través de ella se refuerzan aspectos como que sepan relacionarse con los demás o tomen decisiones de forma responsable, entre otras.

El primer paso que se debe llevar a cabo es enseñar a los niños a identificar los sentimientos o emociones que sientan para después ponerles nombre. Existen varias herramientas para trabajar las emociones y los sentimientos, como, por ejemplo, los juegos o las películas. Sin embargo, hoy nos centraremos en los libros infantiles.

Cada vez un mayor número de libros para los más pequeños están dedicados a este tema, pues trabajar la educación emocional dentro y fuera de las aulas es un aspecto esencial para su crecimiento personal.

Libros infantiles sobre educación emocional

Así es mi corazón

Todos los sentimientos y emociones nacen del corazón. Por ello, este libro nos ofrece ya en su portada un corazón troquelado incluido en todas sus páginas.La educación emocional es muy importante para un correcto desarrollo de los niños.

La historia de este bonito álbum ilustrado adentrará a los niños en el corazón de la protagonista, la cual mostrará a los pequeños lectores cómo se va sintiendo a lo largo del día y qué sentimientos, emociones o estados de ánimo tiene a lo largo de este. Un libro sencillo, recomendado para niños a partir de tres años que dará mucho juego, tanto en las aulas como en casa, para hablar con los niños sobre los estados de ánimo que ellos tienen también en su día a día.

El emocionómetro del inspector Drilo

A pesar de tratarse de un libro extenso, este libro infantil sobre la educación emocional tiene una historia que enganchará a los pequeños lectores.

El libro se divide en diez emociones diferentes que el inspector Drilo va mostrando a lo largo de sus páginas. Para cada una de estas emociones, el inspector mostrará varios situaciones en las que pueden surgir e identificará aquella de una manera sencilla y fácil para los niños.Además, enseñará a los más pequeños a medir la intensidad de la emoción y a regular esta a través de diferentes recetas.

Al final de las páginas del libro podremos encontrar también el emocionómetro impreso para utilizar a lo largo de la historia. En forma de círculo, están representadas las diez emociones que el libro trata: tristeza, alegría, miedo, sorpresa, vergüenza, asco, amor, celos, envidia y enfado.

Cada una de estas emociones, que se relaciona con un color diferente, incluye, a su vez, cuatro niveles de intensidad: nada, poco, medio y mucho, representadas por números del 0 al 3.

Las ilustraciones son sumamente divertidas y, como complemento perfecto al libro, la web de este incluye una serie de recursos educativos gratuitos para trabajar en el aula o en familia.

Abrázame

Un bonito libro infantil con una entrañable historia que emocionará a mayores y a pequeños. A través de una familia de cactus, podremos darnos cuenta de la importancia de expresar y exteriorizar los sentimientos a los demás para que ellos sepan cómo tratarnos.

Y es que Felipe, el pequeño cactus de la familia, necesita un abrazo, pero nadie se lo da. A partir de ese momento, Felipe comienza a tener unos sentimientos de tristeza y soledad que lo acompañarán hasta que, de pronto, todo cambia. Un libro recomendado para mayores de cuatro años idóneo para tratar la expresión de los sentimientos.Niño expresando diferentes emociones.

Recetas de lluvia y azúcar, uno de los libros de educación emocional más diferentes

Este es un libro recomendado para mayores de nueve años. Y es que los más mayores también deben ser capaces de expresar sus sentimientos, pues la adolescencia es una etapa clave para su desarrollo personal.

Como bien indica el propio título, este incluye 25 recetas. 25 emociones son descritas en las diferentes páginas del libro, y con cada una de ellas se encuentra una receta muy original y creativa que tiene un solo objetivo:

  • Si la emoción es negativa, esta receta la hará desaparecer.
  • En cambio, si la emoción es positiva, la receta la hará crecer.

Además de estas recetas, el libro también incluye un mapa corporal para que los niños identifiquen de dónde nacen las emociones y los sentimientos. De esta manera, ellos mismos serán capaces de averiguar la posibilidad de transmitir dichos sentimientos, tanto con el lenguaje verbal como con el no verbal.

Unas fascinantes y diferentes ilustraciones que acompañan perfectamente a la sintonía del libro y del que disfrutarán tanto mayores como pequeños.

  • Witek, J. (2014). Así es mi corazón. Cubilete.
  • Isern, S. (2018). El emocionómetro del inspector Drilo. Elkar.
  • Ciraolo, S. (2016). Abrázame. SM.
  • Manzano, E. (2012). Recetas de lluvia y azúcar. Thule.