10 ventajas de la educación emocional

Pedro · 7 octubre, 2016

¿Conoces las ventajas de la educación emocional en los niños? Pues hoy te las vamos a contar, ya que son muy positivas. De hecho, estas se pueden incluso extrapolar a los adultos. Formar personas más conscientes de sus emociones y sus necesidades es una cuestión primordial. Descubre por qué.

La inteligencia emocional

Daniel Goleman, el célebre psicólogo americano y gran precursor y defensor de la inteligencia emocional, la define como la capacidad de los seres humanos para reconocer sus sentimientos propios.

Pero Goleman va más allá. También añade en lo referente a inteligencia emocional la capacidad humana para reconocer sentimientos humanos. Y además, suma nuestra energía para motivarnos y para manejar las emociones.

Ventajas de la educación emocional infantil

Ahora que hemos definido la inteligencia emocional, es hora de conocer las ventajas en la educación infantil de los niños. Es evidente que reconocer y aceptar emociones y sentimientos es realmente útil para nuestros pequeños, y también para nosotras.

Mejora el desarrollo cognitivo

Una de las ventajas de la educación emocional en los niños es su mejora del desarrollo cognitivo. En los primeros años de vida, ellos tienen una plasticidad cerebral enorme. Las experiencias y aprendizajes tendrán una importancia vital en su presente y futuro. Saber afrontar las situaciones con inteligencia emocional enriquecerá su mundo y sus vivencias en grado sumo.

Aumenta la afectividad

children-826914_960_720

Un niño se mueve a base de afectos. En sus primeros años, su amor por sus padres, sus familiares y sus amigos no tendrá límites. De ahí que una educación emocional sea tan importante. Que el pequeño encauce sus sentimientos, los comprenda y los acepte es vital para su desarrollo adecuado.

Asegura un desarrollo integral

Añadir inteligencia emocional a una educación de calidad del pequeño asegura un desarrollo integral del chico. El muchacho aprende nociones, pero también sentimientos y emociones que es capaz de expresar, entender y compartir. Se complementan a nivel intelectual, físico, emocional y social.

Genera recursos vitales

Si bien un niño pueden tener un enorme cociente intelectual, esto no asegura un buen desempeño social. Debe ir asociado a un desarrollo emocional adecuado. Por ello es tan importante que sepa identificar sus sentimientos y emociones, porque generan recursos que puede usar en las situaciones de la vida cotidiana.

Confianza y afirmación

Si deseamos criar a un niño responsable, debe ser seguro de sí mismo. Para ello, cuanto mejor se conozca, más confiado y afirmado estará en sus convicciones y capacidades. La inteligencia emocional es vital en este aspecto, pues hace que aprenda herramientas y recursos para solucionar conflictos, es capaz de afrontar desafíos, etc. Y todo ello gracias a su autoestima, que le permite estar seguro de sus habilidades y talentos.

Mejor desempeño escolar

Como decíamos anteriormente, no es solo el coeficiente intelectual alto el que asegura un buen desempeño escolar. La inteligencia emocional es un complemento necesario a las capacidades cognitivas. Influencian en el sentido de que facilitan la atención y permiten pensamientos creativos, necesarios para perfeccionar la lógica y la racionalidad.

Capacidad de reflexión

Para un buen desempeño a todos los niveles de la vida, tanto escolar como social, es necesaria la reflexión. Ser flexibles, capaces de pensar de forma positiva y con creatividad es primordial. Por ello es tan necesaria la educación emocional, porque enseña a pensar sobre sus emociones, es decir, enseña a pensar.

Mejora su propio ánimo

Para que un niño se pueda desarrollar adecuadamente, necesita un estado de ánimo óptimo. Ahí entra la educación emocional, pues mejora la imagen que el pequeño tiene de si mismo. Manifestar y exteriorizar sentimientos le ayuda a estar mejor con su propio ser.

temuco_children

Mejora de las relaciones sociales

Cuanto mejor se conoce un niño, mejor socializará. Gracias a la educación emocional, podrá evaluar, compartir y expresar emociones, algo que le será muy útil en su relación con sus iguales.

Mejora la empatía

Por último, otra de las ventajas de la educación emocional es la mejora de la empatía. Un niño que aprende a identificar sentimientos en si mismo, también lo hará en los demás. Esto le permite conocer mejor a otros, comprenderlos y ayudarlos.

En definitiva, la educación emocional es clave en el desarrollo adecuado de los niños. Les ayuda a conocerse mejor, pero también a entender a los demás y a su propio entorno. Si quieres un hijo seguro, responsable y con alta autoestima, ayúdale a entender y aceptar sus sentimientos.