10 curiosidades sobre los recién nacidos

El nacimiento de un bebé jamás dejará de maravillarnos, porque para nosotros la capacidad de traer al mundo a una personita siempre esconderá una larga lista de enigmas que son sencillamente difíciles de explicar.

Un recién nacido puede cautivarnos por su inmensa ternura, pero también puede sorprendernos por algunas particularidades que seguro ignoramos.

Por esta razón queremos detenernos en esas curiosidades que rodean los primeros meses de vida de un bebé.

Las 10 curiosidades sobre los recién nacidos

mamá con bebé

Los bellos durmientes. Durante los primeros meses, un bebito puede dormir hasta 18 horas diarias. Esto representa 75% de cada día.

Algunas mamás primerizas suelen pensar que su hijito está enfermo, porque pasa mucho tiempo haciendo la siesta, pero lo cierto es que a esa edad ellos aprovechan cada minuto de sueño para crecer de manera óptima.

Cráneo sensible. La fragilidad del hueso craneal en los pequeñines es otro aspecto que genera sorpresa y, en algunas ocasiones, angustia a sus padres y familiares, quienes piensan que se trata de una irregularidad y deben llevarlo al doctor.

Pero esta flexibilidad permite al bebé pasar por el canal uterino, durante el parto. Y con los meses, este hueso se volverá más firme.

El corazón de los recién nacidos late más rápido que el de un adulto

Lágrimas de cocodrilo. Esta frase hace referencia a las lágrimas de mentira con las que se pretende manipular. En el caso de los recién nacidos, no es que quieran manipular a los padres con sus continuos llantos secos, es su única manera de comunicarse.

Otras curiosidades

Si no ves que derraman ni una lagrimita, es porque no están en capacidad de producirlas hasta aproximadamente las 12 semanas de vida.

¿De quién son esos ojos? Apenas tenemos al nuevo integrante de la familia en brazos, comenzamos a buscar similitudes entre él y sus padres. Por eso te advertimos que es posible que el color de sus ojos no sea el definitivo hasta que cumpla seis meses.

Detector de papás. Desde el primer momento, los bebés pueden identificar sonidos de manera clara y asociarlos con lo que escuchaban estando en el vientre.

Por eso es que reconocer la voz de papi y mami es pan comido para ellos. No es que los demás sonidos no sean de su interés. Simplemente están preparados para identificar quiénes son sus progenitores.

A toda máquina. El corazón de los recién nacidos late más rápido que el corazón de un adulto, entre 130 y 160 pulsaciones por minuto.

Así es, lo que en una persona mayor podría considerarse como una taquicardia o presión alta –las pulsaciones normales van de 70 a 80 por minuto- en los bebés es absolutamente normal, sobre todo durante los primeros días de vida.

Más curiosidadesmamá con bebé

Estornudos a la orden del día. Aunque los bebés son indefensos, cuentan con un mecanismo de defensa ante cualquier agente externo que amenace su sistema inmune que está apenas desarrollándose.

Hablamos del estornudo, si notas que tu nené estornuda  con frecuencia, debes saber que es su manera de rechazar cualquier partícula del ambiente.

Si estornuda, es porque quiere eliminar un agente extraño que ha entrado a su naricita.

Por supuesto, debes estar alerta y comprobar que los estornudos no se deben a un resfriado.

Olfato súper desarrollado. Seguro te sorprenderá saber que un bebé puede percibir la presencia de su madre a siete metros de distancia. Esto no es extraño, ya que el sentido del olfato es el que funciona con más potencia durante los primeros meses.

Amantes del ruido. Muchos bebés, para no exagerar al decir que son todos, necesitan ruido para lograr dormir. De hecho, muchos especialistas recomiendan a los padres poner de fondo el popular “ruido blanco”, para que de esta manera los recién nacidos puedan relajarse y se entreguen sin problemas a los brazos de Morfeo.

Seguro te has preguntado cómo es que los bebés no se ahogan mientras están pegados al pecho de mamá.

La clave está en que ellos pueden respirar al mismo tiempo que tragan. Así que pueden pasar largo rato succionando leche, y esto no significa que no estén respirando. Al contrario, se encuentran tan cómodos y a gusto que no les hace falta separarse del regazo de su mami.

En definitiva, los recién nacidos tienen para regalar a los adultos mucha ternura, paz, felicidad y también un sinfín de aprendizaje. La próxima vez que estés frente a un recién nacido, seguro lo verás con otros ojos después de haber conocido estas curiosidades.

Categorías: Bebés Etiquetas:
Te puede gustar