Cómo trabajar desde casa y cuidar a tu hijo al mismo tiempo

Okairy · 21 noviembre, 2016

Trabajar desde casa y cuidar a tu hijo a la vez puede parecer una tarea imposible; sin embargo, en la actualidad esta es una realidad cada vez más común. A medida que el número de trabajadores independientes aumenta, las oficinas se trasladan -en cierta forma- al hogar.

Si bien es cierto que trabajar desde casa puede resultar muy cómodo, ya que se evitan los desplazamientos, el tráfico, entre otras adversidades cotidianas, lo cierto es que cuando se tienen hijos, la cuestión nos inquieta porque creemos no saber cómo dividirnos entre lo uno y lo otro. 

La importancia de la buena comunicación

Hay que tener en cuenta es que no estamos solas, así que tenemos que informar a las otras personas con las que convivimos acerca de nuestro horario laboral.

Nos curamos en salud si avisamos con antelación cuál va a hacer nuestro horario y así evitamos que nos interrumpan o nos distraigan. A su vez, las otras personas quedan en conocimiento de que es mejor que no cuenten con nosotras durante ese tiempo, y pueden organizarse sin tener que tener que esperar por nosotras.

Mantén organizada tu zona de trabajo

Tanto si tenemos un bebé de meses como si tenemos a un niño pequeño, es importante poder contar con apoyo. Si hay otra persona en el hogar que pueda atender (de ser necesario) al niño mientras trabajamos, podemos estar más tranquilas.

Por ejemplo, si de 9am a 12m sabemos que nuestra madre va a estar en casa, lo ideal es aprovechar su presencia dejar al niño en compañía segura mientras trabajamos.

Cuando tenemos niños de meses, lo mejor que podemos hacer es aprovechar mientras duerme para hacer todo aquello que necesitemos. Por supuesto, todo esto depende de muchos factores que debemos evaluar muy bien para aprovechar al máximo el día a día.

En el caso de que nos encontremos solas, lo mejor que podemos hacer es evaluar nuestro tiempo en función de la edad y los hábitos del bebé. Por otra parte, si se trata de un niño pequeño, podemos incluirlo en alguna actividad que lo mantenga distraído, colocarle una película, etcétera.

Se trata de ser astuta… ¡y creativa!

Estrategias básicas para trabajar desde casa

  1. Sé honesta contigo misma y establece bien tus prioridades diarias.
  2. Procura ser disciplinada. Esto te ayudará a llevar mejor tus actividades.
  3. Busca un espacio físico cómodo para que sea tu lugar fijo de trabajo. Evalúa que sea el adecuado.
  4. Distribuye tu tiempo sabiamente: asigna a cada actividad una duración determinada.
  5. Asígnate un horario de trabajo práctico y realista.
  6. Lleva una agenda con tu planificación diaria. Puedes flexibilizarla en función de cómo vayas cumpliendo tus metas estipuladas.
  7. Recuerda mantenerte bien hidratada. Está comprobado científicamente que beber un litro de agua mientras trabajas ayuda a mantenerse activo y concentrado.
  8. Programa tu teléfono para que bloquee notificaciones emergentes que no sean de carácter urgente. Igualmente, de ser posible se recomienda evitar distracciones.
  9. Mantén limpia y ordenada tu área de trabajo. Esto te ayudará considerablemente ya que te permitirá visualizar mejor cada cosa y agilizar procedimientos.
  10. Establece un momento para hacer una breve pausa. ¡Cuídate!
  11. Tómate un momento para recordarte por qué trabajas. La motivación es esencial para poder renovar nuestras energías y continuar con buen ánimo a lo largo del día. En este aspecto, la motivación puede surgir desde leer una carta, ver un dibujo o una fotografía bonita, colocar un post-it con una frase motivacional, etcétera.
  12. En caso de emergencia, rompa el vidrio. Es decir, en caso de que surjan dificultades en casa, ten una lista de lugares de trabajo alternativos.

Un ejemplo a seguir: Amy Leach

Amy Leach es una reconocida autora norteamericana de libros de non-fiction. También es poetisa, música de bluegrass y profesora a distancia de inglés y de escritura creativa en su alma mater, la Universidad de Iowa. Su oficina se encuentra en el sótano de su propia casa y desde que se convirtió en madre ha tenido que organizar su tiempo entre el trabajo y el cuidado de su hija.

Trabajar desde casa puede ser compatible con el cuidado de los hijos

Gracias a una buena organización, una actitud disciplinada y honesta consigo misma, Amy ha logrado compaginar su rol de mamá con su trabajo bajo el mismo techo. Ella misma confiesa que aunque esto pueda ser difícil algunas veces, lo importante es ser creativo y buscar siempre las soluciones en lugar de enfocarse en las dificultades solamente.

Las dificultades deben ser el combustible para la búsqueda creativa de soluciones que nos permitan llegar la meta que deseamos. De hecho, cuanto más resolutivos seamos a diario y mejor actitud tengamos, lograremos las cosas con mayor facilidad y rapidez.

Al igual que la profesora Amy, hoy en día hay muchos ejemplos de madres que trabajan desde casa aun teniendo hijos pequeños o incluso bebés. En su mayoría, opinan que no es tan duro como pueda parecer a simple vista y que todo se trata de vencer los prejuicios que nosotras mismas nos creamos. Aparte, confiesan que uno de los ingredientes mágicos para trabajar desde casa está en tener una buena disposición.

Trabaja para vivir, no vivas para trabajar

Recuerda que si bien debes ser responsable (por tu propio bien), el trabajo no debe convertirse en el centro de tu vida. Es muy importante que aprendas a desconectarte del trabajo y vivir organizadamente pero también siendo flexible contigo misma. Aunque tengas tu ”oficina” en casa, una vez hayas cumplido tu horario de trabajo, debes pasar página. ¿Por qué? Porque así podrás descansar mejor mentalmente y sencillamente porque te lo mereces.

Sabemos que puede resultar difícil al comienzo llevar rigurosamente todas estas cuestiones, pero con paciencia y constancia lo lograrás. Como casi todo en la vida, se trata de ir paso a paso, reaprender lo que haga falta y ser consecuente. ¡Ánimo, sí se puede!