Síndrome del bebé olvidado: lo que debes saber

Las noticias que nos llegan de los bebés que mueren en los coches de sus padres son devastadoras. Pero, ¿es un problema de padres irresponsables o negligentes o hay otra explicación? Te lo contamos en este artículo. No te lo pierdas.
Síndrome del bebé olvidado: lo que debes saber
Mara Amor López

Escrito y verificado por la psicóloga Mara Amor López.

Última actualización: 27 diciembre, 2022

A todos nos deja sin palabras la noticia de que un pequeño ha muerto abandonado en el coche. Este síndrome del bebé olvidado se puede dar en cualquier momento del año, pero es más peligroso entre los meses de abril y septiembre. Aunque parezca increíble, estos sucesos ocurren. Se trata de pequeños que no hablan y que pierden la vida cuando sus padres los olvidan dentro de su vehículo.

En la gran mayoría de los casos, esto ocurre por un olvido de los padres, que suelen estar ensimismados en todas las tareas pendientes y en el estrés diario. Por eso, se les va totalmente de la mente que llevan al bebé en el coche. Muchas personas, cuando leen este tipo de noticias, juzgan esos progenitores y creen que eso nunca les pasaría a ellos. Sin embargo, la realidad indica que podría pasarle a cualquier persona, incluso al más responsable y organizado de los padres.

¿Qué es el síndrome del bebé olvidado?

Este síndrome se refiere al hecho de que los adultos dejen olvidado al bebé o niño pequeño en un vehículo cerrado y, frecuentemente, acabe con la vida del menor. Esto suele darse cuando los padres piensan en todas las tareas que tienen que hacer, en lugar de focalizarse en lo que hacen en ese momento.

No hay un perfil determinado de padres que sean más propensos a que le suceda esto, sino que puede afectar a cualquier persona, sin importar el género, la raza, la educación o la personalidad. Suele ocurrir con más frecuencia cuando los padres tienen un cambio en su rutina o llevan muchas cosas en mente mientras conducen.

Cuando un padre tiene muchas cosas en mente, puede alejarse del coche y olvidar que su hijo está sentado en el asiento trasero. Así, el estado mental del adulto puede ser muy peligroso para los niños que están dormidos o tranquilos adentro del vehículo.

Cómo explica la ciencia el síndrome del bebé olvidado

El profesor de psicología en la Universidad del Sur de Florida y Doctor en Filosofía, David Diamond, ha estudiado durante 15 años las causas que pueden llevar a provocar el síndrome del bebé olvidado. Para él, se trata de una cuestión de fallo en la memoria.

“El síndrome del bebé olvidado no es un problema de negligencia, sino un problema de memoria. La creencia más común es que solo los malos padres o descuidados olvidan a sus hijos en el coche. Es una cuestión de circunstancias. Podría pasarle a cualquiera”.

– David Diamond –

En su investigación, desde el punto de vista neurobiológico y cognitivo, Diamond ha elaborado un documento con la hipótesis del motivo que puede provocar este fenómeno. Por lo tanto, estos olvidos se deberían a las siguientes causas:

  1. El padre que conduce pierde la conciencia sobre la presencia de su niño en el coche.
  2. El conductor muestra un fallo en la memoria prospectiva del cerebro.
  3. Durante el viaje ocurren distintas distracciones y factores que estresan al conductor y contribuyen al fallo de la memoria prospectiva.

Así, Diamond ha llegado a la conclusión de que en todos los casos estudiados de padres que olvidaron a sus hijos dentro de sus coches, hubo un fallo en el sistema de memoria prospectiva.

¿Qué podemos hacer para evitar este síndrome?

Ahora que hemos visto que esto puede pasarle a cualquiera porque existe la probabilidad de que nuestra memoria falle, podemos hacer todo lo posible para evitar que nos suceda a nosotros. En definitiva, todo puede influir en nuestra memoria y en la capacidad de recuerdo. Al tener esto en cuenta, podemos tomar conciencia y llevar a cabo algunas medidas en forma de prevención, tales como las siguientes:

  • Si llevamos a nuestro hijo a una guardería, o con una niñera, podemos acordar que, cuando suceda algo fuera de la rutina normal, nos llamaremos. Por ejemplo, si nuestro niño no va a acudir a clase, le avisaremos al profesor. Entonces, si el niño no llega a clase como todos los días, el colegio nos llamará para ver qué sucede.
  • Poner recordatorios en el móvil. Por ejemplo, si hay un cambio en nuestra rutina, tanto nosotros como nuestras parejas, podemos acordar llamar al otro cuando pasan cinco minutos de la entrada del niño a la guardería.
  • Ayudarnos con recordatorios visuales. Por ejemplo, podemos colocar un peluche, su mochila, un zapatito o cualquier cosa que podamos poner en el lado del copiloto y que nos recuerde que nuestro niño va en el coche con nosotros.
  • Utilizar aplicaciones. Estas pueden ser de ayuda para recordar que revisemos el asiento trasero o que nos avise que nuestro hijo sigue allí.
Es importante aceptar que existe la posibilidad de que esto le suceda a cualquier persona, ya sea por estrés, por falta de descanso u otro motivo. Una buena idea es colocar un peluche en el asiento del acompañante o un objeto que nos recuerde que el bebé está adentro del auto.

El cerebro puede fallarnos

Entonces, ¿el síndrome del bebé olvidado solo les ocurre a los malos padres? La respuesta es no. Como hemos dicho, nos puede pasar a cualquiera, incluso al más responsable. Sin embargo, aunque tiene que ver con un fallo en la memoria, no quiere decir que tengamos que verlo como algo normal o aceptarlo. De lo que se trata es de ser más comprensivos y no ser tan duros con los padres a los que les ha ocurrido y que han tenido que sufrir esta tragedia.

No debemos olvidar que los adultos tampoco logran comprender cómo han podido cometer ese fallo y se culpan por ello toda la vida. Sucede que, como dijo David Diamond, el cerebro también puede fallarnos.


Todas las fuentes citadas fueron revisadas a profundidad por nuestro equipo, para asegurar su calidad, confiabilidad, vigencia y validez. La bibliografía de este artículo fue considerada confiable y de precisión académica o científica.


  • Diamond, D. M. (2019). When a child dies of heatstroke after a parent or caretaker unknowingly leaves the child in a car: How does it happen and is it a crime?. Medicine, Science and the Law, 59(2), 115-126.
  • Diamond, D. (2016). An epidemic of children dying in hot cars: a tragedy that can be prevented. The Conversation.

Este texto se ofrece únicamente con propósitos informativos y no reemplaza la consulta con un profesional. Ante dudas, consulta a tu especialista.