Según la disciplina positiva, los niños actúan bien cuando se sienten bien

Marcela · 26 abril, 2017

Criar niños con disciplina positiva significa ser amable y firme al mismo tiempo, lo cual es efectivo a largo plazo y ayuda a los niños a sentir una conexión, un sentido de pertenencia y significado.

Características de la disciplina positiva

Según la Dra. Jane Nelsen autora y coautora de la Serie de Disciplina Positiva (colección de libros y programas de educación positiva),  existen 5 criterios para la disciplina positiva. Veamos cuáles son.

  • Amabilidad y firmeza al mismo tiempo. Respeto mutuo y alentador

 

  • Pertenencia y significado. Ayuda a los niños a sentir una sensación de conexión

 

  • Es eficaz a largo plazo. El castigo funciona a corto plazo, pero tiene resultados negativos a la larga

 

  • Enseña valiosas habilidades sociales y de vida para tener buen carácter. Respeto, preocupación por los demás, resolución de problemas. Así como las habilidades para contribuir al hogar, la escuela o la comunidad

 

  • Incita a los niños a descubrir su capacidad. Promueve el uso constructivo del poder personal y la autonomía.

 

 

Beneficios de la disciplina positiva en los niños

La crianza positiva es una forma de guía amorosa que puede animar a los niños a desarrollar su auto disciplina. Esto, a su vez, les enseñará a amarse a sí mismos. Esta clase de educación asegura que los niños respondan a una guía suave en lugar de castigos y amenazas.

 

Se ha observado que la disciplina positiva ofrece más beneficios en comparación con el establecimiento de castigos y regaños. Éstos son algunos de los beneficios que la crianza positiva puede traer:

 

 

Mejor comprensión de los sentimientos

 

Los niños responderán positivamente si primero les dices cómo te sientes. Por ejemplo, si tu niño cruza un calle sin mirar, explícale lo nervioso que te sientes y lo mal que te sentirías si le pasara algo. Esto asegurará que tu hijo entienda cómo te sientes y no repita ese comportamiento.

Esto crea un patrón duradero de empatía donde el niño aprende a anticipar los sentimientos de otros antes de actuar.

 

Relaciones más fuertes

 

Una de las cosas más importantes que la crianza positiva puede traer es una relación más fuerte y sana entre padres e hijos. Este método de crianza implica mostrar el reconocimiento de los comportamientos positivos en lugar de castigar con los negativos.

 

Los castigos pueden destruir las relaciones con los niños y pueden conducir a más mal comportamiento. Establecer límites y reforzar las expectativas a través de una guía amorosa ayuda a los niños a enfocarse en mejorar el comportamiento en lugar de enojarse contigo.

 

Este método crea un círculo de respeto que se refuerza a sí mismo. Finalmente, el padre no tendrá que disciplinar en absoluto, solo ofrecerá orientación.

 

 

Reduce las peleas y el mal comportamiento

Un beneficio muy importante de la disciplina positiva es que ayuda a reducir las peleas y la mala conducta de los niños. Castigar a los niños puede hacer que se sientan mal de sí mismos y esto puede hacer que actúen peor.

 

Como padre, no debes dudar en establecer límites para tu hijo. Pero asegúrate de establecer estos límites con empatía. Esto los hará más eficaces.

 

Recuerda que los niños crecerán para tratarse a sí mismos y a los demás de la manera que los has tratado. Si eres duro con ellos, aprenderán a ser duros consigo mismos y con los demás.

 

Desarrollo emocional

 

Los niños que son criados en un ambiente donde se sienten bien consigo mismos y con su familia desarrollan una autoestima saludable. Saben que son capaces a la excelencia y pueden sentirse bien acerca de sus logros.

Los niños buscan comportarse bien y lograr sus metas por el bien de la realización, no porque teman los castigos. Los castigos duros pueden inculcar una sensación de vergüenza y miedo que les hacen tomar decisiones pobres o evitar tomar decisiones en absoluto.

 

 

Consejo para disciplinar positivamente

 

Concéntrate en controlarte a ti mismo, no a tu hijo

 

Es difícil mantener la calma en algunas circunstancias, pero es importante que los padres muestren los tipos de comportamiento que quieren que sus hijos emulen. Recuerda, gritar genera gritar, golpear genera golpear. No debemos hacer nada delante de nuestros hijos que no queremos que hagan. La ira y la frustración alimentan el mal comportamiento”.