El reto de cuidar de los niños y trabajar desde casa

27 Mayo, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicóloga Elena Sanz Martín
En ocasiones, cuando tratamos de trabajar y cuidar a los niños al mismo tiempo, sentimos no estar a la altura en ninguna tarea. Organízate y sé indulgente para poder lograrlo.

En la sociedad en la que vivimos, cada vez está más presente el teletrabajo y, por ende, cada vez son más los padres que se unen al reto de cuidar a los niños y trabajar desde casa, sobre todo en periodos de vacaciones o en los que, por diversas razones, los niños han de estar más tiempo en casa. Y digo reto porque compaginar el rendimiento laboral con el cuidado y la supervisión de los niños no es una tarea sencilla.

Las interrupciones pueden ser constantes, pues los pequeños nos reclaman y necesitan. Y, sin embargo, a pesar de estar a su lado, no podemos estar tan disponibles para ellos comos nos gustaría. Finalmente, terminamos la jornada sintiendo que no hemos estado a la altura ni en el aspecto laboral ni en nuestro rol de padres.

Antes de que la ansiedad y la culpa se apoderen de nosotros, tratemos de respirar y tomar perspectiva. Establezcamos las mejores condiciones para poder cumplir con nuestro trabajo y nuestras tareas familiares pero, una vez hecho esto, evitemos castigarnos, juzgarnos o exigirnos por encima de nuestras posibilidades.

Claves para cuidar de los niños y trabajar desde casa

Mujer trabajando desde casa mediante el teletrabajo.

Escoge un espacio adecuado

Por el hecho de estar en casa, podemos caer en la tentación de restar cierta formalidad a las horas de trabajo y realizar nuestras tareas en cualquier lugar. Sin embargo, si deseamos ser productivos, es importante que contemos con un lugar de trabajo específico.

Esto ayudará a nuestra mente a crear una división entre la rutina familiar y el horario laboral. Y, al entrar en este espacio, comprenderá que es momento de centrar la atención en nuestras obligaciones profesionales.

Asegúrate de contar con un entorno organizado, limpio, luminoso y bien ventilado. En la medida de lo posible, procura que sea una habitación con puertas, a fin de evitar interrupciones y distracciones. Sobre todo, intenta que esta oficina en casa te resulte acogedora y te ayude a concentrarte.

Establece horarios para cuidar de los niños y trabajar desde casa

Contar con una rutina es importante para nuestro bienestar y para nuestra productividad. Si no establecemos horarios, terminaremos tratando de realizar varias a tareas a la vez, de forma interrumpida e intercalada. Y esto únicamente ocasionará que necesitemos más tiempo para cumplir nuestros objetivos o que terminemos haciéndolo todo a medias.

Por ello, establece de antemano qué momentos del día estarán destinados para cada actividad, y trata de seguir este horario lo más fielmente posible. Esto implica procurar evitar las interrupciones de tu familia mientras trabajas, pero también significa dedicarles tu tiempo plenamente a ellos cuando corresponda. Marcar un horario te permitirá evitar interferencias de unas tareas en otras, pues todas tendrán su momento asignado.

Organízate

Sin embargo, establecer horarios y seguirlos no siempre es sencillo, pues no estás en una oficina como tal, sino que estás en tu propia casa y has de ocuparte de unos menores. Por ello, es muy importante organizarse.

Hombre cumpliendo el reto de cuidar de los niños y trabajar desde casa.

Si en tu hogar convives con tu pareja o con otros adultos, tratad de elaborar un horario conjunto. Determinad momentos para que cada adulto pueda trabajar con la tranquilidad de que el otro está cuidando a los pequeños. Tratar de trabajar al tiempo os puede dificultar la tarea, puesto que siempre una parte de vosotros estará pendiente de lo que necesitan los niños.

Por otro lado, si eres el único adulto de tu casa, puedes aprovechar las horas de descanso de tus hijos para encargarte de tus tareas profesionales. Levántate antes que ellos, trabaja mientras ellos duermen la siesta o cuando ya se hayan acostado por la noche.

Y, si esto no es posible o suficiente, intenta implicar a los niños en la rutina de trabajo. Esto es, explícales que ciertas horas son momentos para trabajar y proponles realizar sus tareas escolares, si las tuvieran, mientras tú trabajas. También pueden leer o realizar alguna otra actividad tranquila en estas “horas de trabajo”.

Sé indulgente

Sobre todo, sé indulgente y compasivo contigo mismo. Comprende que es una situación a la que hay que acostumbrarse poco a poco, ya que el teletrabajo es algo relativamente novedoso, por lo que no te preocupes si un día tus hijos dedican algo más de tiempo a ver la televisión o si se te quema la cena. Pronto encontrarás la mejor rutina.

Hazlo lo mejor que puedas, pero permítete disfrutar de tu familia y no dejes que la ansiedad se apodere de tus días. Toma perspectiva y rebaja la autoexigencia.