Relaciones de pareja dañinas que crean adicción

Este artículo ha sido verificado y aprobado por María Alejandra Castro el 20 diciembre, 2018
Naí Botello · 21 diciembre, 2018
Celos, luchas de poder, humillaciones y luego potentes reconciliaciones pueden caracterizar a una relación tóxica y adictiva. 

Las relaciones de pareja dañinas que crean adicción pueden comenzar como cualquier vínculo normal y saludable. Eso sí, rápidamente se van a ir convirtiendo en malsanas y dependientes. Aunque nadie desea estar en una relación tóxica, son muchos los aspectos y traumas de tipo psicológico que inciden para que un individuo recaiga en ellas o simplemente no pueda salir.

El problema más delicado con este tipo de relaciones es que en muchos casos los individuos logran identificar que no son felices, o que están recibiendo un trato indebido. Pero aún así prefieren permanecer atados a sus parejas que quedarse solos o dejar de recibir lo que ellos consideran amor.

manipulacion-emocional

Relaciones de pareja dañinas que crean adicción

Debemos comenzar definiendo qué es una relación tóxica. Básicamente es aquella en la que uno o ambos individuos dentro de la relación se agreden de forma física y/o psicológica, sin ser capaces de romper el vínculo que los une.

Las personas que experimentan este tipo de dependencia afectiva tienen como denominador común una baja autoestima, y en muchos casos experimentaron o fueron testigos de conductas abusivas dentro de su hogar cuando eran niños.

Esto desde luego dificulta aún más que estos individuos puedan desprenderse de este tipo de situaciones y, en muchos casos, deberán pedir ayuda profesional y terapia psicológica para poder superar sus vivencias pasadas y tomar buenas elecciones con respecto a sus parejas en el futuro.

Señales distintivas de abuso

1. Maltrato físico

Golpes y moratones que antes no estaban. Si una persona cercana presenta heridas, ya sea de forma puntual o habitual, investiga y ayúdala. Por supuesto, la Ley pena este tipo de acciones, pero muchas mujeres sienten miedo de abandonar a una pareja que las maltrata porque temen las consecuencias o ser acosadas después de la separación.

Es importante que no sientas miedo y que te apoyes en quien pueda protegerte y ayudarte. Además, existen asociaciones para ayudar en estos casos.

2. Maltrato psicológico

Hay muchas maneras de recibir maltrato psicológico de parte de una pareja. Puede comenzar con gritos, acusaciones, chantajes, amenazas o descalificaciones que hagan sentir a contraparte disminuida, anulada y finalmente su autoestima se vea menguada.

Este tipo de maltrato no suele ser en muchos casos directo o perceptible, comienza con pequeños comentarios sobre el peso, la falta de inteligencia, te echan la culpa de los problemas que haya en la relación…  y, sobre todo, el chantaje: “Si no mejoras dejaré de quererte” o “No encontrarás a nadie que te quiera como yo”. Por suerte es verdad, encontrarás a alguien mejor.

Tal como ocurre con el caso de la violencia física, muchas de estas conductas se relaciones con malas experiencias desde la niñez, como por ejemplo el desarrollo del apego evitativo en los niños.

relaciones-toxicas-celos

3. Mentiras recurrentes

Otra de las características de las relaciones tóxicas y adictivas es el uso recurrente de mentiras. Las mentiras son una forma de engaño absolutamente doloroso para quien las padece. Cuando en una relación comienzan a utilizarse, se notará que cada vez se harán más recurrentes, y pueden llegar a ser tan grandes que ya los individuos no se logren reconocer.

4. Obsesión por controlar o cambiar a la pareja

Este tipo de conducta malsana suele ser una de las que genera mayor adicción. El tema de controlar la pareja pasa por varios niveles de ataque, desde las solicitudes directas para que la otra persona actúe de una forma particular hasta incurrir en la revisión y hackeo del teléfono o las redes sociales de la pareja.

5. Comparaciones

Las comparaciones suelen ser una forma de infligir dolor, muchas veces de forma inconsciente en a la pareja. Esto hará sentir al individuo disminuido, incapaz, y no merecedor de afecto por no poder llenar todas las expectativas. A su vez la persona que fue víctima de la comparación entrará en un juego adictivo por tratar de complacer las demandas de su pareja anulando su verdadera identidad.

Si te identificas con una o más conductas como esta dentro de tu relación de pareja, no dudes en solicitar ayuda psicológica que te permita superar este tipo de toxicidad en tu vida.

  • Cantera, L. M. (2002). La violencia doméstica. Lectora
  • Pereira, M. (2007). Autoestima : un factor relevante en la vida de la persona y tema escencial del proceso educativo. Revista Electrónica “Actualidades Investigativas En Educación.” https://doi.org/10.15517/aie.v7i3.9296
  • Pérez, E. J. P., Monje, M. T. R., & de León, J. M. R. S. (2012). Adicción o abuso del teléfono móvil. revisión de la literatura. Adicciones. https://doi.org/10.20882/adicciones.107