Qué evaluar para elegir un jardín de infancia

Adrianazul 12 junio, 2017

 

Tarde o temprano tu bebé debe ir al jardín de infantes o a una guardería; esta última opción es tomada sobre todo cuando las madres deben cumplir con horarios laborales extendidos apenas finaliza su licencia por maternidad. Sin embargo, que el jardín es una elección que aparece cuando ya el niño tiene por lo menos dos años.

En ambos casos, casi siempre surgen dudas con respecto a qué aspectos evaluar al momento de elegir la mejor opción para el bebé. Este artículo aborda algunos de los puntos que no debes perder de vista para elegir el mejor jardín de infantes que puedas.

En primera instancia debes analizar por qué y para qué tu bebé va a ingresar al jardín infantil. Lo más recomendable es inscribirlo a partir de los 2 años de edad, principalmente porque antes de ello su sistema inmune, no ha madurado lo suficiente como para defenderse de todas las agresiones infecciosas del período anterior a los 2 años.

Todos los padres desean escoger el mejor jardín o guardería para su pequeño. Para que eso ocurra, primero hay que pensar en si la institución donde planeas inscribirlo es realmente lo que buscas.

Hay algunas cuestiones muy puntuales a evaluar antes de inscribir al bebé como el espacio físico, cuántos docentes van a estar a cargo de cada grupo de niños y qué cantidad de alumnos conforman un grupo.

Procura elegir aquellas instituciones que tengan grupos pequeños, entre 10 o 12 niños, también es importante conocer qué actividades van a desarrollar a lo largo de la semana, a qué áreas de aprendizaje le dan prioridad y cómo las abordan y, por supuesto, las cuestiones relacionadas con el cuidado y la seguridad.

También es vital que el jardín que elijas quede cerca a tu lugar de residencia para que el pequeño no tenga que desplazarse por largo tiempo en una ruta escolar.

Algunas pautas precisas para elegir un buen jardín de infancia

  • Busca referencias del centro educativo por parte de otras personas como parientes o amigos de confianza.
  • Observa si el lugar cuenta con instalaciones apropiadas para evitar accidentes muy comunes entre los niños pequeños y si ocurren trata de conocer la manera en la que atienden este tipo de casos.
  • El precio también es importante, cuida el bolsillo y analiza si el presupuesto familiar está acorde al gasto escolar, de no ser así visita otras opciones que se ajusten al presupuesto y sigan siendo de calidad.
  • Cuando los visites observa si el lugar cuenta con comedores y menús adecuados que inviten a disfrutar de una comida sana y completa.

Mira más allá del jardín

Hay algunos aspectos más subjetivos que tienen que ver con el lugar en el que imaginamos al niño pasándola bien; entre estos figuran si las familias que ya forman parte de esa comunidad educativa son afines a la tuya, si comparten valores o gustos, cómo se comunican estas entre sí …

Más allá de los datos objetivos resulta muy positivo que prestarle atención a otras cuestiones que son más intuitivas y que tienen que ver más con tu percepción sobre el lugar. Cuando vayas a visitar el jardín ve acompañada de tu bebé para ver cómo reacciona, cómo se le ve y si cree que va a poder disfrutar su estadía allí.

Cuando llegue el momento de entrevistarse con la directora de la institución es bueno aclarar los puntos que la familia considera indispensables. Si es posible llévalos anotados, así podrás asegurarte de satisfacer tus dudas y decidir en consenso qué harán como familia a través reuniones con tu pareja.

Es muy recomendable que tú y tu pareja se sientan y hagan vida en la comunidad educativa, pues estableciendo lazos y compromisos con el jardín es que podrán potenciar los aspectos positivos y ayudar a paliar los negativos, en el caso de que los hubiere.

Una postura de rechazo puede ser normal en el niño durante los primeros 15 días de ingresar al jardín o instituto. No olvides que apenas se está separando de ti por espacios grandes de tiempo y ese proceso no es fácil, incluso los puede afectar a ambos.

No obstante, si pasado ese tiempo persiste el rechazo por parte del niño, es aconsejable que realices una visita sorpresa al jardín infantil para observar qué es lo que está inquietando al pequeño; esto puede tener que ver con una profesora muy estricta o poco amorosa hasta con los niños agresivos…

Evidentemente si se tienen en cuenta estos aspectos, sobre los cuales puedes discutir abiertamente en familia, podrás elegir la mejor opción para que el niño logre pasarl bien y aprenda y que tú te puedas ocupar de otras actividades con total tranquilidad.

 

Te puede gustar