Prohíben el uso de la codeína en niños

Amanda · 17 septiembre, 2016
A continuación te comentamos por qué se ha prohibido el uso de la codeína en los niños, especialmente en los medicamentos para tratar la tos y otros aspectos de interés.

El uso de la codeína ha sido restringido especialmente en los niños debido a que tiene efectos similares a los de la morfina. Se le considera una droga hipnoanalgésica, empleada comúnmente contra la tos.

Al igual que otros analgésicos, la codeína es un fármaco que se indica comúnmente para tratar el dolor severo en enfermedades crónicas.

En el pasado, este fármaco se usó como antitusivo en caso de riesgo convulsivo, posoperatorio y hemoptoico. También ha sido empleado para controlar la tos de los niños. Una práctica que se ha calificado de alto riesgo en vista de los múltiples efectos secundarios que genera en el organismo.

En España, desde el año 2013, la Sanidad prohibió el empleo de la codeína en los fármacos destinados a menores de 12 años.

Y, recientemente, la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios contraindicó el uso de codeína en medicamentos para la tos de los niños y lo extendió a las mujeres embarazadas y también aquellas en período de lactancia.

Por otra parte, el fármaco también está prohibido para menores de 18 años. Especialmente cuando presentan problemas respiratorios. Esto se debe a que la codeína es capaz de reducir el sistema nervioso a tal punto que, puede detenerlo y, por ende, causar la muerte.

La codeína es una sustancia que tiene múltiples efectos secundarios.

¿Por qué prohíben el uso de codeína en los niños?

Anteriormente se pensaba que la codeína era un medicamento totalmente inocuo. Razón por la cual se utilizó a menudo para tratar la tos infantil. Sin embargo, ya se ha determinado que al ingresar al organismo, la codeína puede transformarse en morfina.

Para que eso suceda, es precisa una enzima que, en algunas personas es superior. En el caso de los niños, los riesgos dependen de la rapidez con que se metaboliza. Así, las consecuencias más graves se producen cuando el niño metaboliza muy rápido la codeína. 

Los efectos de la codeína en los niños han llegado a ser mortales. Se han conocido casos de graves intoxicaciones, incluso en lactantes, quienes la han recibido a través de sus madres.

En vista de todos estos inconvenientes, se ha contraindicado su uso también en mujeres en período de lactancia. Pese a las posibilidades de intoxicación con morfina a cualquier edad, los niños menores de 12 años de edad corren un riesgo mayor.

De acuerdo con los datos de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios, este riesgo también aplica a personas con problemas respiratorios crónicos. Entre los principales efectos de la codeína, cuando se transforma en morfina, están:

  • Debilidad generalizada.
    • Torpeza.
    • Falta de resistencia.
  • Sedación.
    • Fatiga.
    • Letargo.
    • Somnolencia.
    • Bajo rendimiento mental y físico.
  • Ansiedad.
  • Susceptibilidad (Cambios de humor frecuentes).
  • Vómitos, mareos y náuseas.

¿En qué medicamentos encontramos la codeína?

Aunque está contraindicada en menores de 12 años, la lactancia y el embarazo, la codeína podemos encontrarla comúnmente en muchos fármacos.

Según lo reflejado en los informes de la comisión de Investigación Farmacoepidemiológica de AEMPS, es frecuente encontrarla en analgésicos y antitusígenos. Se sabe que es poco probable que aparezca en medicamentos para menores de dos años, pero debemos estar atentos.

Podemos observar que es un componente del paracetamol, un medicamento muy popular. Por ello, se recomienda leer con cuidado el prospecto de los medicamentos que damos a los niños. En España, los medicamentos más comunes que contienen codeína son:

  • Toseína.
  • Codeisan.
  • Histaverín.

Referente al  medicamento Toseína, se indica como analgésico a corto plazo, especialmente cuando no es adecuado el uso de ibuprofeno y paracetamol.

La codeína causa fatiga y debilitamiento.

Pese a que es recetado a mayores de 12 años, es común que se indique a niños y adolescentes. En este particular,  la advertencia en el prospecto señala que solo es riesgoso en caso de que existan problemas respiratorios.

No obstante, como hemos señalado, el verdadero riesgo de usar codeína a cualquier edad, es la rapidez para metabolizarla.

De manera que, incluso cuando la indiquen con ciertas advertencias, no podemos saber cuán rápido será transformada en morfina.

Esto también justifica que en la mayoría de los casos se indique por poco tiempo. Los especialistas también consideran que el uso de la codeína cuando es exagerado, puede producir adicción.

Medicamentos como el Histaverín, se indica comúnmente para aliviar la tos seca, en especial la nocturna. Sin embargo, su contraindicación es mucho más amplia, porque se recomienda precaución en otros pacientes. Por ejemplo, en caso de hipertrofia prostática, hipotiroidismo y deficiencias hepáticas, renales o cardiacas.