Pinzar el cordón umbilical de inmediato tiene sus desventajas

Amanda · 1 julio, 2016

Una de las principales rutinas que se llevan a cabo inmediatamente después del nacimiento del bebé es pinzar el cordón umbilical; hasta el momento no ha habido discusión al respecto, pero se cree que podría ser una práctica desacertada. En años recientes se ha descubierto que quizá convenga más, permitir que el cordón permanezca más tiempo sin pinzar, hasta que este muera de manera natural.

Se cree que el pinzamiento del cordón impide el paso de oxigeno y sangre al bebé de manera brusca y precipitada, algo que quizá puede afectar al bebé. Como sabemos, la conexión de oxígeno que el bebé mantiene mientras se encuentra en el útero es permanente, pero no se detiene voluntariamente una vez que el bebé nace.

Al parecer después del parto se siguen enviando cantidades de sangre y oxígeno a los pulmones, lo cual favorece el sistema respiratorio del recién nacido. De manera que, si detenemos violentamente esta corriente, podríamos estar privando al bebé de un último y necesario impulso.

70141051a282bb021c840f1303cf287e

Por otro lado, conocemos que se trata de una acción común en los hospitales, es algo que se ha hecho por años y hasta el momento no se creía que afectara de algún modo al bebé. En este sentido, las investigaciones afirman que quizá el problema no es detener la circulación con el pinzamiento, sino que se podrían obtener beneficios si lo dejamos sin pinzar.

¿Por qué dejar sin pinzar el cordón umbilical?

Tanto el cordón umbilical como la placenta, son sistemas que permanecen vivos mientras transcurre el proceso de gestación, aportando nutrientes y sustancias vitales al feto. Cuando se produce el término del embarazo, el destino de estos elementos es la muerte; pero no se produce instantáneamente, estos continúan latiendo por unos minutos.

 

Es un hallazgo convincente. Es difícil no pensar que el pinzamiento tardío del cordón umbilical, incluida la mejora de las reservas de hierro y más hemoglobina, es una buena cosa

-Dr. Jeffrey Ecker. Obstetra-

 

Según los investigadores de la Universidad de Adelaide en Australia, se han descubierto muchas ventajas con respecto a dejar sin pinzar el cordón umbilical hasta que este deje de palpitar naturalmente. Por lo tanto, el pinzamiento inmediato tradicional, podría ser una desventaja que la mayoría ha sufrido.

Las sustancias que se transmiten en último momento podrían ser de ayuda trascendental en cuanto a mejorar el sistema respiratorio del bebé. Además de acuerdo a los estudios, la precipitación del pinzamiento es capaz de provocar  una alteración pulmonar, puesto que se impide la apertura regular.

c0f0cdf16f3c03d562ac5fa2a742756e

Las teorías al respecto señalan que otras posibles consecuencias del pinzamiento anticipado son.

  • Hipovolemia
  • Hipotensión
  • Hemorragia cerebral
  • Anemia
  • Trastornos del comportamiento o el aprendizaje
  • Problemas respiratorios

Para los expertos, el pinzamiento temprano puede traer consecuencias más grave en los bebés prematuros, porque estos tienen muchas más necesidades al nacer. Muchas veces este evento es capaz de producir reacciones adversas, como el descenso en la presión arterial.

Pero en cambio, cuando se deja al cordón que termine su función de manera natural, se respeta el flujo de suministros que traía en el momento del nacimiento. Este proceso natural permite proteger al bebé de daños cerebrales o proteger también el sistema respiratorio, al tiempo que le proporciona el hierro indispensable para sobrevivir en los meses siguientes.

Pese a que existen evidencias de que pinzar el cordón umbilical de manera inmediata puede ser desventajoso, obstetras y ginecólogos del mundo consideran que no existe total convencimiento del hecho. Sin embargo, es una práctica cada vez más usual, porque podría ser mucho más beneficioso que no intentarlo.

La Dra. Philippa Middleton del Centro de Investigación para la Salud de Mujeres y Bebés en Australia, afirma que está justificado el pinzamiento tardío, sobre todo es aplicable en casos de anemia diagnosticada. Sugiere que de hecho el procedimiento puede ayudar a mejorar las reservas de  hierro y aumentar el nivel de concentración de la hemoglobina; sin embargo, se ha asociado a este con un probable riesgo de ictericia.