¿Por qué ocurre el embarazo psicológico?

Amanda Sánchez Peralta · 2 marzo, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por la psicóloga Ana Couñago el 11 febrero, 2020
El embarazo psicológico es poco común, pero puede ocurrir. En este artículo te contamos en qué consiste y cómo puedes diferenciarlo de un embarazo real.

El embarazo psicológico, conocido clínicamente como pseudociesis, es un proceso poco común, pero existe. Se cree que entre uno a seis embarazos de cada veinte mil, pueden ser falsos. Se trata de un fenómeno originado en la mente de la paciente, lo cual llega a ser una de las condiciones más sorprendentes que puede producir el cerebro humano.

Como lo dice su propio nombre, se trata de un embarazo que solo existe en la mente de la mujer. Su poder es tan grande, que nadie podría distinguirlo a simple vista de un embarazo real e incluso, la misma madre podría estar convencida de ello, algo que puede concluir hasta con un falso parto.

En cuanto a los síntomas y características del proceso gestacional, son evidentes. El abdomen crece, también aumenta el tamaño del busto y la sensación de gravidez es innegable. Otros factores como la desaparición del ciclo menstrual, secreción de leche por parte de las glándulas mamarias y falsos positivos en test de embarazo caseros, avalan la condición.

¿Cuál es la diferencia entre un embarazo psicológico y uno real?

A simple vista una persona no podría sospechar la posibilidad de pseudociesis. Pues la sintomatología comprueba casi en su totalidad, la presencia de un embarazo, incluso se elevan los niveles de gonadotropinas, que son las responsables de que los test sean positivos.

Close-up of young worried woman holding pregnancy test

Ante todas las señales apuntando hacia la misma dirección, se podría mencionar que la duda puede surgir ante pequeños detalles

Aunque no en todos los casos se percibe el cuadro sintomatológico completo del embarazo, razón por la cual, si se trata de un signo relevante puede generar dudas fundamentadas.

También se sabe que en gran parte de los casos, la mujer está en pareja o estuvo embarazada previamente; por tal motivo, se puede desconfiar un poco si conocemos el historial de la madre.

Desde el punto de vista médico, es fácil detectarlo, pues el feto no aparecerá en los ultrasonidos y su corazón tampoco se escuchará. Además es común que exista una dureza en el abdomen, casi imposible en un estado de embarazo real.

¿Qué factores originan el embarazo psicológico?

Las razones obvias por las cuales ocurre son de tipo psicológico, se halla directamente asociado a los llamados trastornos somatomorfos, que se refieren aquellos eventos que no tienen explicación con respecto a una falla o reacción orgánica. En tal sentido, carecen de un esclarecimiento médico, pero son reales y perceptibles de acuerdo a las alteraciones que produce.

a6aea3be52042c90550e0ac97a6b33e3

Ciertos factores pueden incidir directamente en la aparición de un embarazo psicológico, donde los más destacados se refieren a problemas emocionales, expresivos, temperamentales o de dependencia. Es común en mujeres que creen ser fértiles cuando no lo son o en aquellas que han convivido algún familiar que haya estado embarazada.

Por su parte, el organismo es afectado por una alteración hormonal que desencadena el trastorno, esta es la causa principal de que se produzca la anovulación y sea estimulada la prolactina.

Otros factores que pueden afectar

Otros factores que influyen en la aparición de un embarazo psicológico, son: 

  • Elevado deseo de la mujer por ser madre o desmedido temor por embarazarse. Aunque opuestas, estas emociones pueden provocar la alteración hormonal que da lugar a la mayoría de los síntomas.
  • En el caso de las adolescentes, puede ser provocado por haber tenido relaciones sexuales de manera clandestina y sin protección.
  • Situación de infertilidad o esterilidad comprobada.
  • Aparición de la menopausia.
  • Dependencia de la pareja y/o necesidad de mantener la relación.
  • Complejos cuadros de depresión.
  • Baja autoestima o en su defecto demasiada confianza en la juventud y productividad que no existe.
  • La unión de factores psicológicos con cuadros hormonales de alto nivel en estrógenos y prolactina.

De manera que, es preciso que trabajen conjuntamente factores psicológicos y hormonales para que se produzca un embarazo fantasma. Sin embargo, no necesariamente cuando se alteran estos factores pueden dar origen a este trastorno. En tal sentido, para que ocurra debe haber predisposición de la mujer ante este hecho.