No hay nada como el olor a bebé, pero ¿por qué es tan agradable?

Pocas cosas son tan agradables como el olor a bebé. Es una realidad que todas las mamás saben y que en realidad, poco tiene que ver con nuestra “pasión personal” por nuestros niños. Este olor entre la vainilla, la pureza y el más dulce encanto tiene una explicación científica.

Hay quien dice que dicha fragancia inconfundible está relacionada con los polvos de talco o incluso con el jabón suave que utilizamos para lavar la ropa de los más pequeños. No es verdad. El olor a bebé es algo que les acompañará durante varios años y que además, nos ayudará a fortalecer el vínculo con nuestros hijos.

De hecho, es posible que no lo sepas, pero el olfato es posiblemente el sentido más poderoso en el ser humano. Basta con recordar algo fascinante: la estructura nerviosa que constituye el canal del olfato en nuestro cerebro se conecta también con nuestra parte emocional. De ahí, que a veces, al oler una fragancia determinada evoquemos una emoción.

Un tema fascinante que hoy queremos compartir contigo en “Eres Mamá”.

El olor a bebé, algo que no olvidarás nunca

El olor a bebé es algo muy real y que sin lugar a dudas, recordarás siempre. La explicación del por qué esto es así es sencilla: las glándulas sudoríparas de los bebés aún no están activas. Sus mecanismos de transpiración no funcionan como en los adultos, y por  tanto no sudan como lo hacemos nosotros.

mamá besando bebe

Las glándulas apocrinas que poseemos los adultos producen sustancias muy olorosas que son las responsables de ese olor característico y molesto de las zonas como las axilas, por ejemplo, y que intentamos aplacar cada día con desodorantes. Ahora bien, los bebés transpiran, desde luego, pero su secreción sebácea es mucho menor a la nuestra y lo seguirá siendo hasta dentro de unos años.

Normalmente cuando llegan a la pubertad la cosa empieza a cambiar. Así pues, y aunque la fragancia de su piel vaya cambiando muy poco a poco, seguiremos disfrutando de esa fragancia excepcional durante un buen tiempo.

¿Qué pasa si mi bebé genera un  mal olor corporal?

  • Este dato es importante. Si notas que tu bebé transpira de forma anormal y que ese sudor huele mal, consúltalo de inmediato con tu pediatra porque puede ser síntoma de un problema hormonal.
  • Asimismo, si tu bebé transpira aún sin tener muchas capas de ropa sobre su piel, acude al médico porque no es algo normal en los niños muy pequeños y podría alertarnos de algún problema cardíaco.

A las mujeres nos encanta el olor a bebé

Este dato es sin duda muy curioso. Según un estudio publicado en la revista “Frontiers of Psychologytanto las mujeres que son madres como las que no, reconocen como placentero el característico olor a bebé. Muchas lo definen como algo tan agradable como oler un pastel de chocolate o vainilla.

mama-con-bebe

Es posible que al leer esto te hayas sorprendido, pero en realidad todo tiene una explicación científica:

  • Oler la cabecita de un bebé estimula una serie de neurotransmisores que al instante, segregan dopamina. A los pocos segundos sentimos una sensación muy agradable.
  • Es como si el cerebro nos recompensara al experimentar este olor, porque es interpretado como algo bueno, algo que nos fortalece como “especie” porque activa nuestra necesidad de cuidado, de atención y amor hacia ese niño pequeño.

Tal y como podemos ver nuestra naturaleza está muy bien preparada, de ahí que el olfato sea sin duda uno de los sentidos más poderosos. El olor corporal de un bebé actúa como “catalizador”, como mecanismo para fortalecer el vínculo entre una madre y un hijo. Aún más, no hace falta “ser madre de un niño” para sentir ese mismo placer y para sentir que debemos cuidarlo, conferirle afecto.

Tu olor también es algo que tu hijo no olvidará nunca

Nosotras no olvidaremos nunca el olor de nuestro bebé, pero nuestros hijos tendrán “grabado” en su cerebro el olor de tu piel de forma casi instintiva.

  • El sentido más desarrollado de los bebés es el olfato. Gracias a él son capaces de “reptar” a oscuras entre tus brazos para encontrar tu pecho.
  • El olor de tu piel le aporta seguridad y bienestar. Esto explica que encuentren tanto alivio cuando los cogemos en brazos, cuando los abrazamos e intentamos calmarlos por la noche cuando se despiertan entre llantos.
  • Cuando tu bebé sea muy pequeño procura no usar perfumes ni jabones fuertes. Les molesta. Tanto es así que es común por ejemplo que prefieran antes un pecho “no lavado” o donde no nos hayamos  aplicado jabón.
olor bebe

Como dato final es importante destacar que también muchos papás identifican y disfrutan con el olor a bebé.  Según un estudio del científico Johan Lundstrom del Centro Químico Monell en Estados Unidos, también ellos desarrollan este vínculo tan íntimo con los más pequeños al igual que lo hacen las mamás.

Te puede gustar