Mujer embarazada recibe un implante de prótesis aórtica

Una operación para implante de una prótesis aórtica biológica pudo haber sido considerada muy grave como para realizarla a una mujer embarazada; sin embargo, los médicos determinaron que la cardiopatía que la aquejaba era mucho más delicada. La intervención se realizó con el propósito de salvar a la madre y al feto, se efectuó en el hospital Vall d’ Hebron de Barcelona por medio de un procedimiento poco invasivo.

Los avances médicos han alcanzado niveles insospechados, por eso en la actualidad una mujer embarazada tiene muchas posibilidades de recibir tratamientos de salud con mucha seguridad para ella y su bebé. Aunque se ha comprobado que la gestación no pone más riesgos a una cirugía, en la mayoría de los casos los médicos prefieren posponer cualquier intervención que no sea de urgencia.

No obstante, en el caso de la paciente Catalina Echegaray, su estenosis e insuficiencia cardiaca comprometían su salud a causa del aumento en el flujo de sangre como consecuencia del embarazo. Unos seis años atrás, la joven de 28 años había recibido un implante de válvula para tratar su cardiopatía congénita que ahora se agudizaba.

 ¿Cómo se realiza un implante de prótesis aórtica a una embarazada?

De acuerdo con la historia clínica de Catalina, su válvula colocada con anterioridad se había estrechado por causa del embarazo, esto llevó a la decisión de intervenirla con prontitud. Sin embargo, se intentó minimizar los riesgos al máximo, por lo cual fue necesaria la aplicación de un procedimiento menos invasivo de lo que se acostumbra.

La operación consistió en la colocación de una prótesis biológica a través de un catéter introducido vía vena femoral, dicha prótesis se colocó con la finalidad de reparar la válvula dañada. Una vez efectuada la intervención se eliminó el problema de insuficiencia cardiaca en la paciente y esta pudo continuar con su embarazo sin contratiempos.

72d528575d7aa9e871d2187f8ae406e2

Catalina tuvo a su bebé a las 37 semanas de manera normal, su bebé está tan sano como su madre, quien lo defendió desde el primer momento. El grupo de médicos encabezado por el doctor David García, consideraban en un primer momento que la gravedad del problema podría llevar a la muerte de la paciente o del feto; para impedir mayores riesgos sugirieron que se interrumpiera el embarazo, pero esta no fue una opción para la madre.

Luego de sopesar varias alternativas, eligieron aplicar una técnica llamada  valve in valve, que quiere decir válvula dentro de la válvula. Esta opción permite introducir por una vena femoral, una versión de válvula plegable que viene comprimida dentro de un pequeño tubo metálico, su tamaño y mecánica, le permite desplegarse dentro de la antigua válvula y restaurar su función.

Exitoso procedimiento

El jefe de la unidad de Hemodinámica del hospital Vall d’ Hebron, Bruno García, afirma que es el primer caso conocido en el cual una mujer embarazada recibe este procedimiento médico. Los resultados positivos la colocan como una opción vital en pacientes que requieren este tratamiento, no solo en el caso de embarazadas, sino también cuando sea requerida una técnica menos invasiva.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Los médicos habían analizado las expectativas y reducían las probabilidades de éxito a un 30%, en especial considerando otras alternativas de tratamiento; por ejemplo el reemplazo quirúrgico de la válvula. No obstante, el tratamiento elegido es idóneo en estos casos y también lo es en casos de mujeres en edad reproductiva que quieran evitar que se dañe su válvula si llegasen a quedar embarazadas.

Según los especialistas, el inconveniente de actuar ante el agravamiento de la enfermedad de Catalina, es que este tipo de afección se soluciona principalmente por medio del implante de una válvula mecánica y no biológica. Explican que una válvula mecánica es más efectiva pero requiere el uso indiscriminado de fármacos, algo que no es posible durante el embarazo.

El principal medicamento que requiere un paciente con implante de válvula aórtica mecánica, es un anticoagulante, lo cual es altamente riesgoso durante un embarazo. Es por esta razón, que la intervención hecha a Catalina Echegaray sentó precedentes para atender estos casos en otras mujeres, sin que existan mayores riesgos en la aplicación y continuación del proceso de gestación.

Categorías: Salud Etiquetas:
Te puede gustar