Mi hijo tiene alergia al huevo ¿qué puedo hacer?

Mervis Romero · 22 octubre, 2018
Los huevos están presentes en diversos alimentos y constituyen una fuente importante de proteínas y vitaminas en la alimentación del niño. A pesar de ello, es uno de los alimentos que más provoca reacciones alérgicas durante los primeros años de vida.

Seguramente conoces personas que son alérgicas a ciertos alimentos como la leche, los enlatados o los frutos secos. De igual forma, algunos bebés manifiestan reacciones alérgicas al huevo. De ahí que es normal que te preguntes, ¿cómo puedo saber si mi hijo tiene alergia al huevo?

Los huevos son un excelente alimento para incluir en las comidas, pues son ricos en vitaminas del complejo B. Lamentablemente, algunos niños no los toleran y evidencian diferentes reacciones alérgicas. Lo positivo de estos casos es que muchos superan esta alergia alrededor de los 5 años. De allí en adelante, el pequeño puede comer huevos sin ningún inconveniente.

 ¿Qué significa tener alergia al huevo?

El sistema inmunológico de una persona reacciona de forma exagerada a las proteínas del huevo, como si fuera una sustancia peligrosa. Por lo tanto, cada vez que el niño consume esta proteína, su organismo fabrica anticuerpos específicos para luchar contra ella. Además, libera sustancias químicas para protegerse, tales como la histamina.

Esto suele pasarle a niños menores de 5 años, pues su sistema inmunológico no esta completamente maduro. Por tal razón, no puede digerir las proteínas del huevo y las trata como a un invasor nocivo.

¿Cómo puedo reconocer si mi hijo tiene alergia al huevo?

El cuadro alérgico puede ocurrir a los pocos minutos, o incluso horas después de haber ingerido el huevo. Estas reacciones alérgicas suelen presentar los siguientes síntomas:

  • En la piel: Erupción de granitos, enrojecimiento, eccema y hasta inflamación.
  • Reacciones gastrointestinales: Dolor abdominal, diarrea, vómitos o náuseas, hinchazón o picor alrededor de la boca.
  • En el sistema respiratorio: Picor en los ojos, estornudos, moqueo nasal, resuello, dificultad para respirar, ojos llorosos.
  • En el sistema cardiovascular: Aceleración de la frecuencia cardíaca, repentina disminución de la presión arterial y otros problemas asociados al corazón.
La alergia al sudor en niños no suele representar un problema de gravedad.

En muy pocos casos, los afectados manifiestan una reacción alérgica grave llamada anafilaxia. Eso amerita atención médica urgente, pues la persona afectada presenta serias dificultades para poder respirar. Esta reacción va acompañada de inflamación bucal y una brusca bajada de la tensión arterial.

Visita al pediatra para un diagnóstico seguro

La alergia al huevo se detecta en los bebés o en los primeros consumos que haga el niño. Esto pasa cuando la madre nota que el bebé tiene alguna erupción o se pone indispuesto tras comer huevo. Entonces, se debe visitar al pediatra y manifestarle las reacciones que se observan en el niño después de consumir huevo.

Si el pediatra considera que el infante puede ser alérgico al huevo, probablemente lo remita con un alergólogo. Este especialista le practicará diferentes pruebas; entre ellas, una prueba de punción cutánea.

Entretanto, la medida preventiva que se toma es la exclusión del alérgeno; es decir, debe evitar el huevo y sus derivados o cualquier alimento que lo contenga hasta que madure el sistema inmunitario del bebé. También se puede retomar su ingesta cuand el médico considere que ya es seguro dárselo nuevamente.

“Cada vez que el niño consume la proteína de huevo, su organismo fabrica anticuerpos específicos para luchar contra ella. Además, libera sustancias químicas para protegerse, tales como la histamina”

Cuidado con las vacunas

Los niños con alergia al huevo deben consultar previamente con su doctor antes de aplicarse vacunas. Esto se debe a que algunas están incubadas en tejidos de embrión de pollo y es muy posible que contengan una pequeña cantidad de proteína de huevo. Por eso, debes hablar con el médico para saber si existe algún peligro si se le administra la vacuna a tu hijo.

Las vacunas con las que debes tener especial precaución y pueden contener huevo son la vacuna antigripal, la triple vírica (parotiditis, rubeola, sarampión) y la de la fiebre amarilla.

Medidas preventivas

Por todo esto, si mi hijo tiene alergia al huevo, debo tomar ciertas precauciones. Los huevos están presentes en todo tipo de alimento; sin embargo, en ocasiones puede resultar difícil determinar si un alimento contiene huevo o no. A continuación, ofrecemos algunas sugerencias que puedes seguir para evitar complicaciones:

  • Consultar con un nutricionista para crear un plan de alimentación personalizado: Esta dieta deberá aportar todos los nutrientes necesarios para el niño, a la vez que ha de excluir alimentos preparados con huevos o alguno de sus derivados.
  • Averiguar los ingredientes con que serán preparados los alimentos que van a consumir al comer fuera de casa.
Las recetas con huevo para niños ofrecen muchas alternativas para agregar este ingrediente.

  • Imprimir una lista de los derivados del huevo que pueden estar presentes en los alimentos y llevarla encima para consultarla en caso de duda.
  • Que tu hijo lleve siempre consigo un antihistamínico.
  • En caso de que sufra una alergia grave fuera, se aconseja llevar un inyectable de adrenalina. Si por accidente ingiriera algo que tenga huevo o alguno de sus componentes y sufriera un ataque anafiláctico, se le podrá aplicar la inyección al instante.

En resumen, no es tan difícil llevar una vida normal si mi hijo tiene alergia al huevo. Por lo tanto, solo hay que concienciar al niño y al entorno que lo rodea. ¡No comer huevos de ningún modo es impedimento para que tu hijo pueda disfrutar de la comida!