¿Cuándo introducir el huevo en la dieta de los niños?

Corina González 19 agosto, 2018
Los huevos pueden significar un gran aporte proteico en la dieta de nuestros niños. Lo importante es conocer la edad apropiada para que comiencen a consumirlos y las cantidades diarias recomendadas.

El huevo es un alimento que no puede faltar en la dieta de los niños, sin embargo, hay que saber cuándo y cómo introducirlo para que puedan asimilarlo correctamente.

Este alimento es rico en nutrientes y constituye un aporte excepcional durante los primeros años de vida. Ahora bien, ¿se puede administrar de cualquier forma? No, aunque eso no necesariamente limita las opciones. A continuación te lo comentaremos con más detalle.

Características del huevo

El huevo está formado por tres partes: la cáscara, la yema y clara. En conjunto, la yema y la clara contienen un alto índice de aminoácidos esenciales, ácidos grasos, y otros nutrientes esenciales como son los minerales y las vitaminas. En otras palabras, los nutrientes están bien distribuidos entre la clara y la yema.

La clara está formada por un 88% de agua y proteínas entre las cuales sobresale la ovoalbúmina. De ahí la razón por la que se recomienda comer solo la clara en ciertos tipos de dieta. Por su parte, la yema es rica en grasas, sales minerales y proteínas ricas en fosfatos.

El huevo suma un buen aporte nutricional.

Beneficios de introducir el huevo en la dieta de los niños

  • Contiene todos los nutrientes necesarios para el crecimiento sano de los niños.
  • Brinda energía por su alto contenido proteico.
  • Por su consistencia blanda, resulta fácil de masticar y digerir.
  • Proporciona vitamina D de forma natural al organismo.
  • La yema de huevo contiene grasas monoinsaturadas, por lo que no son perjudiciales al organismo.

Por estos y muchos otros beneficios, debemos tener presente el huevo en la dieta de los niños, por lo que se recomienda la ingesta de una unidad diaria, claro está, dependiendo de la edad del infante.

La introducción el huevo en la dieta de los niños debe hacerse de forma progresiva. A partir de los 6 meses de edad, se recomienda comenzar con la yema y preferiblemente bien cocida, sin añadir sal.

A partir de los 10 meses en adelante, se puede introducir el huevo entero en formato de revoltillo (sin sazonar), tortilla y cocido. El huevo frito hay que evitarlo hasta que superen los 24 meses de edad.

En cuanto a la cantidad de huevo a administrar, se recomienda no abusar. En otras palabras, lo más sensato es dar al niño medio huevo durante los primeros 6 meses y luego, un huevo. No es recomendable saturar al niño con cantidades de huevo que no correspondan a su peso.

Ideas para introducir el huevo en la dieta de los niños

Nidos de huevos con espinacas y queso

Ingredientes

  • 1 huevo.
  • Mantequilla.
  • Queso (al gusto).
  • Crema de espinacas.
  • Opcional: cebolla. 

Preparación

  1. Romper el huevo, batirlo y reservar.
  2. Llenar de espinacas hasta la mitad de una tartera untada de mantequilla.
  3. Abrir huecos entre las espinacas con una cuchara grande.
  4. Verter un poco de huevo batido en cada hueco.
  5. Sazonarlo con apenas un toque de sal, añadir el queso, colocarlo en baño de María.
  6. Llevarlo al horno durante unos 15 minutos hasta que los huevos estén cocidos.

Tortillas coloridas

Ingredientes

  • 2 huevos.
  • 1 trozo de zanahoria.
  • 1 remolacha cocida.
  • 4 hojas de espinacas.
  • 1 cucharada de aceite.
  • Sal (poca cantidad).

Preparación

  1. Batir los huevos y agregar la sal (solo un poco).
  2. Colocar en tres envases diferentes partes iguales de la mezcla batida, agregar la zanahoria cocida y vuelta puré en una de ellas, batir y reservar.
  3. Repetir la misma operación con la remolacha y con las hojas de espinacas trituradas, cada mezcla por separado.
  4. Colocar la cucharada de aceite en un sartén pequeño bien caliente.
  5. Verter cada mezcla por separado, formando las tortillas de colores.
La tortilla de huevo y patatas es un buen plato para los niños.

Tortilla de patatas

Ingredientes

  • 1 patata.
  • 2 huevos.
  • 1 cucharada de aceite.
  • Sal y queso al gusto.

Preparación

  1. Cortar la patata en trozos pequeños y cocinarla en el aceite.
  2. Batir los huevos y una vez añadida la sal, revolver con la patata.
  3. Colocar toda la mezcla en un sartén, una vez cocida por un lado se voltea con un plato, a fin de que la tortilla quede bien dorada por ambos lados.

Hoy en día se pueden encontrar en el mercado incluso huevos en polvo, aunque estos, en su gran mayoría, se destinan para confitería. No se suelen emplear en la dieta regular aunque es válido hacerlo.

El huevo es un alimento que debe aprovecharse de una forma equilibrada para que realmente pueda suponer un aporte en la nutrición de los niños y, por ende, en su salud.

Te puede gustar