La importancia del compromiso en las relaciones de pareja

Yamila Papa · 4 febrero, 2019
Este artículo ha sido verificado y aprobado por la psicóloga María Alejandra Castro Arbeláez el 4 febrero, 2019
El compromiso en las relaciones de pareja no es una simple palabra, o algo que está acompañado de un anillo antes de la boda. Implica asegurarse la continuidad de un equipo.

El amor, el respeto y el compromiso en las relaciones de pareja son fundamentales. Sin embargo, el último muchas veces pasa desapercibido o se da por sentado, por diversas razones. Y, generalmente, la mayoría de las personas suele confundir el anillo o la celebración de la boda con un compromiso verdadero.

En este sentido, a diferencia de lo que se suele creer, tener un anillo de compromiso no es una garantía de nada. Sí, es un símbolo muy bonito pero, si no hay una relación de pareja con una base real, en la que se haya conversado y aclarado a profundidad cada detalle, difícilmente dejará de ser un simple objeto, una promesa vacía, una fórmula socialmente aceptada.

Concepto e importancia del compromiso

A diferencia de lo que se cree, el compromiso en una relación de pareja no tiene por qué suponer el abandono del amor propio ni de la individualidad. Después de todo, para poder estar bien con otros, siempre es necesario estar bien consigo mismo. Ahora bien, para poder construir una relación estable, es necesario un compromiso que implique un trabajo en equipo, una colaboración constante, grata, clara.

El compromiso en la relación de pareja.

El compromiso no es el fin de la libertad de cada quien, ni impide la autorrealización.

Hoy en día, se considera que el compromiso en una relación de pareja es un asunto complicado porque no parece ser compatible con el hecho de que cada quien sea libre de hacer »lo que quiera». Esto viene a ser producto de la confusión de la idea de libertad, la responsabilidad y otros conceptos.

Para que una relación de pareja perdure en el tiempo es importante que exista un compromiso; y este debe entenderse como un acuerdo de complicidad, honestidad, respeto y cooperación en evolución constante. Desde este punto de vista, el compromiso contribuye con el bienestar de la pareja, incluso si llegan a surgir dificultades.

El compromiso en una relación no se trata solamente de colocarle un anillo en el dedo a otra persona, sino de aprender a trabajar en equipo y mantener una visión de futuro común, sin dejar de lado las necesidades de cada quien.

El compromiso en las relaciones de pareja, más que un anillo

Como se dijo anteriormente, el compromiso verdadero no se limita solo al intercambio de anillos o tener una gran boda. Tampoco se debe considerar como la suma de sacrificios de cada una de las partes, para que »la relación funcione».

Si el compromiso se basa solo en expectativas o en ejercer control sobre el otro, la relación no funcionará. En cambio, si se entiende como un acuerdo mutuo, con visión a futuro, respeto, buena comunicación y fidelidad, contribuirá positivamente en el vínculo afectivo.

La honestidad y el respeto, valores claves

Muchas veces se da por sentado que, solo por el hecho de mencionarlos, valores como el respeto y la honestidad están presentes en la relación. Sin embargo, la realidad es que hay que cultivarlos a diario, mediante diversos gestos, como conversar con plena confianza, acerca de cualquier cosa.

El compromiso en la relación de pareja.

Hay que evitar callar y dejar pasar las cosas e, incluso, irse a dormir sin resolver las diferencias, por pequeñas que sean. En otras palabras, no hay que postergar ni restarle importancia a las inquietudes o molestias. Siempre se puede conversar y tomar medidas para encontrar (y mantener) el equilibrio en la relación. Lo importante es mantener una actitud receptiva y buscar, en conjunto, las formas de sumar. 

Asimismo, es importante no guardarse los sentimientos y comentar lo que se siente y piensa, frente a frente. Y nunca, bajo ninguna circunstancia, se debe pensar que la opinión propia o la del otro no cuenta. Esto no puede faltar en ninguna pareja, ya sea que estén recién casados o que lleven muchos años de convivencia.

Decir la verdad siempre, no ocultar cuestiones, proponer soluciones y no ‘guardarse’ los sentimientos no solo demuestra que hay compromiso, sino amor.

El compromiso en las relaciones de pareja va más allá de las promesas y las expectativas sociales. Es un bien intangible que debe cuidarse, día a día, y que debe evolucionar junto con la pareja. No hay que sujetarlo a una idea estática.