La ansiedad de separación en bebés

Este artículo fue redactado y avalado por la educadora social Natalia Cobos Serrano
· 13 marzo, 2019
La ansiedad que se origina en los bebés cuando son separados de su madre forma parte del desarrollo. Sin embargo, es importante saber sobrellevarla para evitar futuros trastornos de ansiedad.

La angustia e intranquilidad que manifiesta un bebé por separarse de sus padres es lo que se entiende como la ansiedad de separación. Surge como instinto, ya que el bebé vive la separación como un peligro o una amenaza para su seguridad. Es decir, la ansiedad por separación es el miedo que sienten los bebés al estar lejos de sus figuras de apego.

La ansiedad de separación en bebés ¿es normal?

La ansiedad de separación en bebés suele iniciarse hacia los ocho meses de vida y puede mantenerse hasta los 14 o 18 meses. La psicóloga Kathleen Stassen afirma que la ansiedad de separación en bebés durante el primer año de vida es normal.

Esta ansiedad se intensifica hacia los dos años para luego volver a decrecer. Sin embargo, advierte que si a los tres años continúa es posible que se trate de un trastorno emocional

La situación extraña de Mary Ainsworth

Tal y como se ha adelantado, la ansiedad que manifiestan los bebés al separarse de su madre es un fenómeno normal. Incluso, algunas propuestas teóricas lo aprecian como buena señal.

Mary Ainsworth, en su experimento La situación extraña, analiza la reacción de los bebés cuando su madre se ausenta y deja al niño solo o con otra persona desconocida. A partir de él, desarrolla una clasificación de los tipos de apego: seguro, inseguro-evitativo e inseguro-ambivalente.

Según esa teoría, en el tipo más saludable, el seguro, los bebés lloran y protestan al separarlos de su madre. Es decir, los bebés manifiestan ansiedad cuando son separados de su madre, lo que significa para Ainsworth un signo de apego saludable.La ansiedad de separación en bebés.

Estrategias para aliviar la ansiedad de separación en tu bebé

  • Avisar a tu bebé de tu ausencia. Escabullirte sin despedirte de tu hijo y no mostrarle que vas a ausentarte puede empeorar las cosas. Tu bebé se sentirá confuso e inseguro al darse cuenta de que no estás cerca y sufrirá más en la próxima ausencia.
  • Despedidas breves. En el momento de ausentarte usa como distracción un juguete y despídete rápidamente. Extender la despedida, por ejemplo, con un abrazo largo, puede suponer para el bebé una señal de alarma.
  • Normalizar la ausencia. Procura no exagerar las despedidas, mantente tranquila y con una sonrisa en los labios. Esto proporcionará a tu bebé más seguridad y acabará dejando de llorar unos minutos después de tu ausencia.

El enfoque Stepladder

Este enfoque es una forma de ayudar, paso a paso, a superar la ansiedad en bebés y niños. Consiste en ayudar a tu hijo a enfrentar pequeños retos antes de afrontar otros más aterradores para él. Se basa en la exposición graduada y alienta a los niños a enfrentar sus miedos en lugar de evitarlos:

  • Ayuda a acostumbrar a tu hijo a afrontar situaciones que le originan ansiedad.
  • Enfrentan sus miedos y aprenden a superarlos.
  • Aprenden a usar y poner en práctica habilidades aprendidas en situaciones similares.
  • Sensación de progreso a medida que avanzan.

“No evitéis a vuestros hijos las dificultades de la vida. Enseñadles más bien a superarlas”.

-Louis Pasteur-

En síntesis, la ansiedad de separación en bebés es un fenómeno lógico y es una parte normal del desarrollo. Para un bebé, su madre lo es todo y, desde el punto de vista de la supervivencia, la ansiedad en esta etapa adquiere sentido.La ansiedad de separación en bebés.

No obstante, es necesario saber conducir esta ansiedad para que no permanezca en tu hijo y pueda desembocar en un trastorno de ansiedad. La preparación, las despedidas breves y rutinarias y el paso del tiempo son los mejores ingredientes para sobrellevar la ansiedad en los recién nacidos.

Una vez que tu bebé observe que siempre regresas, se dará cuenta de que no le abandonas. Esto le ayudará a sentirse cada vez más seguro e independiente en tu ausencia.

  • Collins, J. (2003). La salud del bebé y del niño. Dorling Kindersley. Gran Bretaña.
  • Stassen, K. (2006). Psicología del desarrollo. Infancia y adolescencia. W.H. Freeman and Company. Estados Unidos: Nueva York.