Implicaciones legales de cambio de colegio

¿Qué ocurre cuando un padre separado cambia a su hijo de colegio sin el consentimiento del otro? En la práctica, suelen generarse diferentes tipos de implicaciones legales que no siempre se tienen en cuenta.

La decisión sobre cuál es el mejor colegio para nuestros hijos no siempre es sencilla. Y es que la forma de educarlos será determinante para su futuro. Es por eso que muchos padres deciden cambiar a sus hijos de colegio. Pero ese cambio, además de las implicaciones emocionales y educativas para el niño, tiene ciertas connotaciones legales que no siempre se conocen.

Entre las parejas, por ejemplo, este tema suele causar muchos problemas, más aún si los padres están separados. Cada uno de los progenitores tiene su propio punto de vista y ninguno parece estar dispuesto a ceder. Pero ¿es necesario que los dos estén de acuerdo para poder cambiar a un niño de colegio? ¿Qué pasa si no es así?

A continuación, veremos algunos elementos para conocer mejor las implicaciones legales del cambio de colegio.

El cambio de colegio: una decisión de ambos progenitores

Una de las decisiones más difíciles dentro del matrimonio suele ser la elección del tipo de educación que se quiere para los hijos. La mayoría de los padres son bastante intransigentes en este tema y cada uno defiende a capa y espada sus convicciones.Implicaciones legales de cambio de colegio.

Sin embargo, y tras algunas incertidumbres iniciales, casi siempre los dos progenitores terminan cediendo posiciones y logran encontrar un punto medio y llegar a un acuerdo.

En la práctica, cuando los padres se separan o se divorcian, ese acuerdo puede estar en peligro. En efecto, tras una separación suele haber una etapa en la que los padres no tienen una buena comunicación entre ellos, no se llevan bien y parecen no estar de acuerdo en nada de lo que el otro propone. Y la educación de los hijos no es la excepción.

En esa situación, un cambio de colegio puede ser una decisión muy complicada. ¿Cuáles son las implicaciones legales de un cambio de colegio en el caso de padres divorciados? ¿Qué hacer, por ejemplo, si uno de los dos progenitores no está de acuerdo?

Sin duda, la mejor solución es dialogar, buscar consensos y tomar una decisión común pensando en el bienestar del hijo. Pero, desgraciadamente, esto no siempre es posible.

¿Puede uno de los progenitores cambiar a su hijo de colegio sin el acuerdo del otro?

Cuando los padres están divorciados, hay ciertas decisiones que el padre que tiene la custodia puede tomar sin necesidad de consultarlas con el otro. Se trata, principalmente, de dos tipos de decisiones: las que tienen que ver con la vida diaria del niño y aquellas que se deben tomar en situaciones de urgencia como, por ejemplo, decisiones sobre la salud del menor.

El cambio de colegio no corresponde a ninguno de estos dos tipos de decisiones. Se trata, en efecto, de una decisión que afecta de forma importante a la vida del niño y tiene gran trascendencia para él y, por lo tanto, debe ser acordada por ambos padres. Es una decisión que requiere el común acuerdo de los padres y ninguno de ellos puede tomarla de forma unilateral.

Si, a pesar de ello, uno de los padres decide seguir adelante con la decisión de cambiar a su hijo de colegio sin haber obtenido el acuerdo del otro progenitor, habrá implicaciones legales. Las consecuencias dependerán de cada situación, pero pueden incluir, por ejemplo, el cambio de custodia.Implicaciones legales de cambio de colegio.

¿Qué hacer en caso de desacuerdo entre los padres sobre el cambio de colegio de sus hijos?

Lo primero que deben hacer los padres en este caso es esforzarse al máximo y agotar todos los esfuerzos para intentar llegar a un acuerdo, por el bien del niño. En caso de que esto realmente no sea posible, se puede acudir a una tercera persona que sea de confianza de los dos para que actúe como mediador.

Otra opción es dejar que sean los respectivos abogados quienes negocien la situación. Ellos lo harán dejando fuera los reproches y las implicaciones emocionales y, por lo tanto, será mucho más fácil llegar a una solución. En caso de persistir el desacuerdo, la última instancia será solicitar la autorización judicial para cambiar al niño de colegio.

Las implicaciones legales de un cambio de colegio son muchas. Por ello, es importante considerar todos los aspectos positivos y negativos de esa decisión antes de tomarla. Y, sobre todo, es indispensable dejar de lado las diferencias entre los padres y tratar, en la medida de lo posible, de tomar una decisión conjunta.