Enseña a tu hijo a compartir con otros niños

Gladys 8 septiembre, 2016

Cuando lograr que nuestros hijos aprendan a compartir parece misión imposible, solo debemos conocer métodos prácticos para fortalecer este valor.

Compartir para los niños es un proceso que debe formar parte de su aprendizaje. Aunque pueda parecer algo sencillo no siempre lo es. Para lograr este objetivo se necesita dedicación, amor y muchísima paciencia.

Es fundamental que se apliquen técnicas para controlar la ansiedad y frustración, para lograr que tu hijo no se impaciente cuando por ejemplo le toque esperar su turno.

Debemos tener presente que a partir de los 3 años el niño puede asumir de forma consciente el acto de compartir. Si tu elección es enseñarle este valor desde muy pequeñito, debes estar en cuenta que se le puede dificultar distinguir si algo le pertenece o es de otro niño.

Explicar de una manera clara las bondades que tiene “el compartir” es muy importante. Puedes facilitar el proceso de aprendizaje con ejemplos relacionados con sus amigos, compañeros de la escuela, etc.

No todo lo que tienes en tus manos te pertenece

compartir 2

El sentido de pertenencia es difícil de manejar, porque los niños tienen a confundir que un objeto o juguete le corresponde o pertenece por derecho cuando juegan por un largo rato.

En los momentos de berrinches o inconformidades, es apropiado reforzar con a frase “no todo lo que tienes en tus manos te pertenece”. Te recomendamos que lo involucres con otros niños luego de que disfrute y que él mismo aprenda a devolver el objeto con el que se divertía.

Tener la empatía necesaria nos ayudará a entender los sentimientos de nuestros hijos y facilitando el proceso de enseñanza. La idea es que comprenda el concepto y las bondades de compartir sin sentirse presionado. Si lo obligas o actúas hostilmente puedes obtener resultados completamente contraproducentes.

Compartir: El niño imita las acciones

8914e1deebf7273d9671953f94a50d09

Explicarles a través de nuestras acciones cómo puede compartir con sus amigos o familiares es una de las mejores herramientas de aprendizaje que puedes utilizar. Algunas formas de que los niños noten la importancia del compartir se destacan a continuación:

  • Compartir algo que a ellos les guste (no necesariamente un juguete) podría hacerles entender que la intención es disfrutar ambos.
  • Que los niños vean día a día dentro de casa el valor de compartir en distintas situaciones, ayudará a que adopte los mismos patrones.
  • Debemos propiciar momentos para encontrarse con amigos en los cuales se refuerce el comportamiento de compartir y se le ayude a entender la importancia de aplicarlo en todo momento.
  • Es necesario tener palabras que lo motiven y felicitarlo cuando logre compartir.
  • No se debe obligar a compartir, por el contrario, siempre debe ser una negociación en la cual tu hijo entienda que también gana al hacerlo.
  • Sensibilizarlo con lo que siente el amigo cuando no comparte, incluso cómo se siente él en los casos que se dé la situación contraria. De esta manera se le dará la oportunidad de experimentar la sensación de tristeza o frustración que se sienten cuando tampoco lo hacen con él.
  • Definir con antelación que cosas son propias y cuales son de uso común. Esto propicio aplicarlo en los parques o sitios públicos para que tenga claro cuales son los objetos de uso general.
  • El valor del respeto hacia nuestros hijos es muy importante, evitemos quitarle sus juguetes por complacer a otro niño, se debe tener cuidado, dado que, podemos generar el efecto contrario.
  • Evitar hacer comparaciones con otros niños, esto es un proceso de aprendizaje donde no todos lo logran al mismo momento y esto no quiere decir que sean mejores o peores solo que son seres únicos

Mamás y papás no debemos olvidar que lograr hábitos en nuestros hijos, no es algo que se instaura de forma rápida, ni de un día para otro. Estos procesos en ocasiones resultan lentos y  pueden hacernos sentir desmotivados.

Ayudemos a formar niños felices, que logren crecer con valores inculcados con amor y no a la fuerza. Recuerda las represiones verbales quedan grabadas en sus mentes causando aversión a eso que quisimos enseñar.

 Te podrás sentir feliz cuando tu hijo aprenda a compartir, porque que estás criando y educando a tu hijo para que sea una persona íntegra y amistosa en cualquier entorno que se desenvuelva

Te puede gustar