El bruxismo en la adolescencia

Francisco María García · 28 agosto, 2018
Entre los trastornos que aparecen en la época juvenil, está el bruxismo. Algunos buenos hábitos son imprescindibles para evitar su aparición; una vez que aparece, puede eliminarse con un tratamiento adecuado prescrito por un especialista.

El bruxismo en la adolescencia es uno de los trastornos más frecuentes. Suele afectar aproximadamente al 20% o 30% de los niños y adolescentes, aunque puede aparecer a cualquier edad. ¿Cuáles son las causas del bruxismo? ¿Qué pueden hacer los padres y especialistas para evitar el desarrollo de este trastorno a largo plazo?

¿Qué es el bruxismo?

El bruxismo es uno de los trastornos más comunes en lo que refiere a la salud dental. Aunque puede aparecer en cualquier etapa de la vida, es mucho más común en la niñez y la adolescencia. Las razones no se conocen con certeza, pero lo que sí se sabe es cuáles son las causas que originan este trastorno y el tratamiento para eliminarlo o, en su defecto, atenuarlo.

En un análisis del concepto, el bruxismo es un hábito que se desarrolla de forma inconsciente, generalmente mientras la persona duerme, en el cual se aprietan con fuerza los dientes. Como resultado, la persona amanece con fuertes dolores en los músculos faciales e incluso con dolor de cabeza.

Una de las peores consecuencias del bruxismo es que los dientes se aflojan; en casos muy graves, pueden llegar a pulverizarse o caerse. También puede desencadenar otros problemas de salud, como el síndrome de la articulación temporomandibular.

Síntomas del bruxismo

Existen ciertos síntomas que son claves para determinar si una persona sufre de bruxismo. En esta línea, el signo más evidente es el rechinar de los dientes mientras duerme. También amanecer con dolor de cabeza, facial e incluso de cuello.

El bruxismo también puede ser descubierto por el odontólogo en una consulta rutinaria. En este caso, el especialista observará un desgaste importante en los dientes o el esmalte fracturado. Este diagnóstico es importante para prescribir los correctivos a la mayor brevedad posible.

nino en el dentista

Bruxismo en la adolescencia: ¿qué hacer?

El bruxismo en la adolescencia debe vigilarse con cuidado. Si no se toman las medidas pertinentes, puede convertirse en una condición que acompañe a la persona incluso hasta su vida adulta. Durante esta etapa adolescente, la aparición del bruxismo es bastante común y en muchas ocasiones está relacionada al estrés.

Para que el especialista pueda determinar el tratamiento más adecuado, es necesario definir el origen del problema. En un primer lugar, se deben descartar enfermedades de índole neurológica, así como también otra clase de patología asociada.

En una segunda fase del estudio, se deben estudiar otras causas como el estrés o los hábitos asociados al desarrollo de esta condición, tales como: morderse las uñas, consumo de gomas de mascar, entre otros.

Además del tratamiento indicado por el especialista, el adolescente deberá eliminar o, mínimamente, reducir todos aquellos hábitos que ayudan a la aparición del bruxismo.

“El bruxismo es un hábito que se desarrolla de forma inconsciente, generalmente mientras la persona duerme, en el cual se aprietan con fuerza los dientes”

En cuanto al tratamiento como tal, el especialista podrá recetar algunos relajantes musculares, así como también analgésicos, por el tiempo que considere conveniente. Esto debe emplearse siempre bajo una estricta vigilancia.

Por otra parte, también le podrá recomendar al adolescente la aplicación de otras medidas caseras para mejorar el problema. Por ejemplo, se puede aplicar calor para relajar los músculos o indicar un tratamiento para mejorar la forma de morder; recetar férulas al momento de dormir también constituye una de las medidas más comunes.

El bruxismo y el estrés

Como hemos visto, todavía no se conoce con certeza las causas del bruxismo. Sin embargo, se sabe que hay una estrecha relación entre este trastorno y la ansiedad, el estrés y los problemas de sueño.

Los estudios realizados indican que los casos de bruxismo están aumentando rápidamente, especialmente en las grandes ciudades. Este dato puede estar asociado a los altos niveles de estrés de la vida moderna.

6 claves para hablar con un adolescente.

En el caso particular de los adolescentes, hay una relación entre los jóvenes que sufren de bruxismo y el acoso escolar. Se ha comprobado que los niños de entre 13 y 15 años que sufren acoso verbal tienen hasta cuatro veces más probabilidades de desarrollar bruxismo.

Por todo lo anterior, queda clara la importancia de determinar las verdaderas causas de este trastorno. En este sentido, los padres juegan un papel clave para indagar si sus hijos están sufriendo algún tipo de acoso físico o verbal.

En definitva, el bruxismo en la adolescencia es mucho más común de lo que se cree. Lo más importante es determinar su origen y tomar las medidas necesarias para eliminar este hábito lo más rápido posible.