El aprendizaje de la risa en los bebés

Gladys · 26 junio, 2017

Tener la oportunidad de ver la primera sonrisa de un hijo es un momento emocionante para todo padre, pero, ¿qué nos revela de su aprendizaje sobre el mundo?

En un principio, el bebé se ríe por imitación, es decir, te ve una sonrisa dibujada en el rostro y hará lo mismo. En la medida en que va creciendo, le empieza a parecer divertido el juego de las escondidas, las cosquillas, las muecas, los sonidos graciosos, la repetición de acciones agradables, etc.

Después del año, le encantará que le digas palabras como si trataras de prolongar las sílabas. Indudablemente, esto le permitirá aprender con mayor facilidad el lenguaje y descubrirá cómo decir esos términos que le ayudarán a comunicarse mejor contigo y el mundo que le rodea. Este es un proceso que se extiende hasta la niñez.

La risa en los bebés les permite comunicarse con el mundo exterior

De acuerdo con los expertos, las risas y las sonrisas se aprenden tan rápido en los chiquitines, que se presume es una forma de comunicación. Así como logra decirte si tienen hambre, sueño, frío o calor a través del llanto, las carcajadas también es un mecanismo de interacción con las personas.

Las investigaciones más recientes fueron realizadas por un grupo de científicos de la Birkbeck College de Londres, quienes recogieron más de 700 cuestionarios en todo el mundo sobre el aprendizaje de la risa en los bebés. Ellos descubrieron que los retoñitos sonríen para dar una respuesta a situaciones placenteras.

¿Cómo evoluciona la risa en los bebés?

risa 2

La primera sonrisa de nuestro chiquitín es una bendición porque llega directa al alma. Aunque se trate de un reflejo, sentirás que ha expandido sus labios para decirte que está feliz de haber nacido entre tus brazos, que se siente protegido contigo y a gusto por ese calor que transmite tu cuerpo.

Por lo general, los recién nacidos sonríen mientras duermen porque lo hacen como un gesto inconsciente. Se trata de una contracción de los músculos faciales que está motivada por sensaciones que les generó placer, por ejemplo, el sabor de la leche materna, un recuerdo de cuando estuvo en la barriguita de mamá, etc.

El día peor empleado es aquél en que no se ha reído.

-Chamfort-

Algunos denominan este acto como “la sonrisa de un ángel” porque no la incentiva absolutamente nada, ni está dirigida a nadie, ni intenta comunicar algún mensaje; incluso, es normal que papi y mami traten de provocarla cuando esté despierto, pero no consigan ningún resultado exitoso.

Luego, a partir de la semana ocho o nueve, la sonrisa de tu chiquitín se convertirá en un acto voluntario, puesto que puede esbozar una sonrisa cuando se siente acompañado, especialmente, por sus padres o por las personas más cercanas a él. En esta etapa se confirma que mientras te mantengas feliz, tu bebecito también lo estará.

En los meses siguientes, mediante la repetición de esta experiencia de la cotidianidad, el niño podrá adquirir un gran sentido del humor que le abrirá las puertas de la felicidad y de una personalidad entusiasta. Sin duda alguna, esta sensación de placer que genera la alegría lo hará sentir aceptado y amado por su familia.

Beneficios de la risa en los niños

risa 1

Mantener un buen sentido del humor es tan positivo para los seres humanos, que deberíamos esforzarnos para que los pequeños de la casa lo desarrollen desde temprana edad. Los adultos que están alegres ven la vida desde otra perspectiva y esto mismo sucede con esos angelitos que apenas están descubriendo el mundo.

Para que conozcas la importancia de la risa en los bebés, te traemos una lista con los principales beneficios para ellos:

Una medicina increíble:

Les permitirá sentirse mejor siempre y dejarán a un lado el pesimismo. Adicionalmente, fortalece su sistema de defensas.

Ayuda en la educación:

Si aplicas un poquito de humor para resolver una pataleta, verás que lograrás un efecto increíble sobre su comportamiento.

Desarrolla la empatía:

Para desarrollar la gracia, primero tiene que ser observador y entender lo que necesitan los demás.

Aumento de la confianza:

Muchos estudios han demostrado que el sentido del humor infantil tiene una estrecha relación con la autoestima.

Promueve su inteligencia:

Con la repetición de bromas mejora su vocabulario y memoria; pero además logra desarrollar una forma de pensar lateral que le hace evaluar lo que le rodea y ver si es o no gracioso.

El aprendizaje de la risa en los bebés es un camino emocionante que te inspirará a ser feliz. Tu sonrisa es el principal estímulo para él, así que disfruta de la vida e invítale a sonreír.