Derechos de los padres cuando el hijo cumple 18 años

1 julio, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por el abogado Francisco María García
Los ansiados 18 años pueden traer disputas en casa, en el seno familiar, y ser una fuente importante de conflictos. Nuestra legislación se encarga de regular los aspectos más importantes sobre los derechos que terminan y los que se mantienen.

Muchos jóvenes sueñan con tener 18 años porque piensan que a partir de ese momento podrán hacer lo que quieran. Pero los 18 años son solamente un límite legal y simbólico: ¿que ocurre en la práctica cuando el hijo cumple 18 años?

En la realidad, la madurez y la independencia llegan generalmente más tarde, cuando los hijos empiezan a trabajar, tienen pareja o se van a estudiar lejos. Cada caso es diferente, a pesar de que los 18 años son un momento importante, ya que constituyen, por lo menos en España, la mayoría de edad.

Cuando el hijo cumple los 18 años, los padres dejan de tener ciertos derechos, pero siguen teniendo otros. A continuación, analizamos algunos detalles importantes para conocer mejor esos derechos.

Patria potestad y mayoría de edad

Cuando los hijos cumplen 18 años, se termina la patria potestad o la tutela de los padres sobre ellos. La patria potestad es el conjunto de derechos y obligaciones que tienen los padres sobre los hijos menores, en sentido personal y patrimonial.Derechos de los padres cuando el hijo cumple 18 años.

Entre los principales deberes que tienen los padres en su calidad de detentores de la patria potestad de sus hijos están el velar por ellos, tenerlos en su compañía, alimentarlos, educarlos y buscar para ellos una formación completa. Entre los derechos de los padres está el de representarlos y administrar sus bienes.

Si bien la patria potestad y la representación legal de los hijos se termina cuando estos cumplen 18 años, existen algunas excepciones. Una de ellas es la de los hijos legalmente emancipados: en ese caso, la patria potestad termina en el momento de la emancipación, aunque los hijos sean menores de edad.

La ley establece la mayoría de edad como el límite para ejercer la patria potestad, pero en realidad los padres siguen teniendo muchas obligaciones con sus hijos después de esa edad (y cada vez menos derechos).

En la práctica, la obligación de los padres de prestar alimentos, cuidado y protección a los hijos termina cuando estos alcanzan su independencia económica. También puede ocurrir que la patria potestad se extienda más allá de los 18 años, en caso de que los hijos hayan sido declarados incapaces.

Actualmente, los jóvenes tienen muchas dificultades para independizarse y viven en casa de sus padres mucho más tiempo, por lo que la obligación de los padres se extiende mucho más allá de los 18 años. Y esta obligación es amparada por la ley.

En la práctica, cuando un hijo mayor de edad vive aún con sus padres y no tiene independencia económica, puede reclamar judicialmente si sus padres ya no quieren mantenerlo.

Los derechos del hijo cuando cumple los 18 años

Cuando un joven cumple 18 años tiene derecho a la plena capacidad de obrar. ¿Qué quiere decir esto? Que puede realizar cualquier tipo de acción jurídica, con los derechos y obligaciones que esto conlleva, ya que se le considera legalmente capacitado para regular sus intereses a través de sus actos.

A partir de los 18 años, una persona puede votar, obtener el carnet para conducir, trabajar y administrar y disponer libremente de sus bienes. Desde ese momento, también puede comprar alcohol y tabaco, salir del país libremente, tener una cuenta en el banco, etc.Derechos de los padres cuando el hijo cumple 18 años.

Sin embargo, no todo son derechos. Un adulto también puede ser juzgado y condenado a partir de los 18 años, y puede ser demandado judicialmente por manutención infantil y por cuentas médicas debido al nacimiento de un hijo.

Los derechos de los padres

Al cumplir los 18 años, muchos jóvenes exigen a sus padres tener más libertad. Quieren tener menos límites impuestos, llegar a la hora que quieran e informar menos a sus padres sobre lo que van a hacer. También es probable que pidan fumar en casa o beber alcohol, y que quieran tener menos responsabilidades en las tareas domésticas.

Sin embargo, los padres también tienen derecho a ceder o no a esas exigencias pues, mientras los hijos dependan y vivan con ellos, pueden seguir poniendo las reglas. Y, si estiman que algo no es correcto o beneficioso para su hijo, no están obligados a ceder solo porque ya tenga 18 años. Lo ideal es siempre llegar a acuerdos a través de la negociación.

Los padres deben ser conscientes de que sus hijos están creciendo y convirtiéndose en adultos. Es necesario que tengan cada vez más autonomía y, para ello, la tendencia debe ser a darles cada vez más libertades. Pero estas no tienen que ser necesariamente las que ellos piden, sino las que los padres estimen convenientes.