¿Cuándo es el reflujo gastroesofágico una enfermedad?

Óscar Dorado · 3 mayo, 2019
Este artículo ha sido verificado y aprobado por la médica María Belén Del Río el 3 mayo, 2019
El reflujo gastroesofágico es una de las enfermedades más comunes, por lo que en este artículo vamos a conocer cuándo es una enfermedad.

La enfermedad por reflujo gastroesofágico es una afección común en la que el ácido del estómago se filtra hacia el esófago. Esta enfermedad ocurre cuando la parte superior del tracto digestivo no funciona correctamente, lo que hace que el contenido del estómago regrese al esófago. Aunque no siempre resulta sencillo conocer cuándo es el reflujo gastroesofágico una enfermedad, por lo que al final de este artículo lo descubriremos.

Lo primero que debes saber es que la acidez estomacal es la manifestación o el síntoma más evidente del reflujo ácido. Sin embargo, si la acidez estomacal ocurre con frecuencia, definida como un par de veces a la semana, podría tratarse de un síntoma que trae consigo una afección más grave llamada enfermedad por reflujo gastroesofágico

De hecho, el reflujo gastroesofágico causa simplemente síntomas como la acidez estomacal y un sabor desagradable en la parte posterior de la boca. Aunque lo cierto es que los síntomas son los mismos que los del reflujo ácido, como la sensación de ardor en el pecho y la sensación de que el contenido de tu estómago está en la garganta.

Además, también puede provocar tos seca o dificultad para tragar. Es posible que solo sea una molestia ocasional para algunas personas, pero para otras puede ser un problema grave y de por vida. En la mayoría de los casos, el reflujo puede aliviarse mediante cambios en la dieta y el estilo de vida.

Necesitas implantar cambios en el estilo de vida

El reflujo gastroesofágico a menudo se puede controlar con medidas de autoayuda y medicamentos. Junto con los cambios en el estilo de vida y en la dieta, el médico puede recomendar tratamientos de venta libre o recetados. En cualquier caso, siempre suele pedirse a los pacientes que sigan algunos pasos antes de tomar medicamentos, aunque algunas cosas pueden ser bastante difíciles de conseguir, como, por ejemplo, dejar de fumar.¿Cuándo es el reflujo gastroesofágico una enfermedad?

En este sentido, deben evitarse los alimentos y bebidas que puedan irritar el revestimiento esofágico dañado, como las frutas y jugos cítricos, los productos con tomate y la pimienta. Y es que los alimentos picantes, ácidos y fritos son más propensos a desencadenar el reflujo. Del mismo modo, disminuir el tamaño de las porciones a la hora de comer también puede ayudar a controlar los síntomas.

Comer comidas por lo menos de 2 a 3 horas antes de acostarse puede reducir el reflujo gastroesofágico al permitir que el ácido en el estómago disminuya y el estómago se vacíe parcialmente. Además, el sobrepeso a menudo empeora los síntomas. De hecho, muchas personas con sobrepeso encuentran alivio cuando pierden algunos kilos. Está demostrado que la obesidad es un factor en el debilitamiento del esfínter esofágico inferior.

Sin embargo, algunas personas pueden requerir medicamentos o cirugía. Las personas con reflujo gastroesofágico crónico grave o con síntomas que no se alivian con los tratamientos descritos anteriormente, pueden necesitar una evaluación diagnóstica más completa. Es posible que solo necesiten tomar medicamentos cuando experimentan los síntomas. Si el problema persiste, puede que necesiten un tratamiento a largo plazo.

¿Cuándo es el reflujo gastroesofágico una enfermedad?

Esta afección ocurre cuando un músculo al final de tu esófago no se cierra correctamente. Esto permite que el contenido del estómago se filtre hacia atrás e irrite el esófago. Se considera una enfermedad cuando el reflujo se asocia con otros síntomas o si persiste después de la infancia. También si tienes síntomas de reflujo ácido más de dos veces por semana.¿Cuándo es el reflujo gastroesofágico una enfermedad?

En cualquier caso, el reflujo gastroesofágico tiene un impacto negativo en el bienestar y la calidad de vida. Los pacientes pueden experimentar algunos síntomas menos comunes, como:

  • Dolor de garganta persistente.
  • Ronquera.
  • Tos crónica.
  • Dificultad para tragar o dolor.
  • Asma.
  • Dolor de pecho inexplicable.
  • Mal aliento.
  • Sensación de un nudo en la garganta.
  • Sensación incómoda de plenitud después de las comidas.

En definitiva, nos gustaría finalizar este artículo recordando que el reflujo gastroesofágico es una enfermedad muy común que afecta a un número muy elevado de personas, aunque el tratamiento puede llevar algunas complicaciones. En cualquier caso, debes saber que, si no se trata, puede traer consigo escenarios más negativos.