5 consejos para no pasarse de regalos con los niños

¿Qué madre no quiere llenar la vida de su hijo de regalos? Cualquier padre quiere que la vida de su hijo sea dulce, placentera y como una eterna fiesta llena de alegría. Sin embargo, para expresar el amor que sientes por tu hijo o celebrar su cumpleaños no es necesario pasarse de regalos con una montaña de juguetes.

Es verdad que muchas personas expresan su amor y alegría por los logros alcanzados por su hijo con un regalo o una gran celebración, por eso, a veces, durante muchas fechas como un cumpleaños o la navidad se prestan para que estos pequeños reciban muchos regalos.

Así como también es verdad que a menudo los padres y familiares del niño caen en la tentación de comprar tantas cosas, que a veces parece que “se pasan de regalos”. No está mal dar un regalo, pero recuerda que con cada acción estás transmitiendo valores, educando a tu hijo.

Quizás como padre te has preguntado si realmente son necesarios tantos juguetes. No obstante, más allá de eso, ¿hasta qué punto es educativo que nuestros hijos reciban tantos regalos? Si te enfrentas a ese dilema es muy probable que convenga leer esta serie de consejos para que los consideres al momento de darle regalos a tu hijo.

5 consejos para no pasarse de regalos en las fechas importantes

Lo importante siempre son las personas que están a su lado

pasarse de regalos 2

Los regalos hacen ilusión y forman parte de ese ritual de celebración de un cumpleaños o fiesta de Navidad pero, al final, de lo que se acordará el niño será de las personas con las que estuvo celebrando ese momento.

Seguramente cuando sea un adulto se acordará de lo que compartió ese día con sus abuelos, primos o amigos, entre otras personas. Los gratos momentos compartidos, las risas, los juegos y quizás el sabor del pastel serán las cosas que más recuerde.

Unirse para comprar los regalos puedes ser una buena idea

Entre los invitados a una fiesta pueden organizarse para comprar entre todos el regalo en común, así el niño no tendrá una avalancha de cosas e incluso regalos repetidos. Y por el contrario podrán comprar algo más duradero que el niño pueda aprovechar por mucho tiempo.

Piensa qué juguetes regalar

El juego forma parte esencial del aprendizaje y desarrollo del niño, por eso los padres meditan mucho sobre el tipo de juguetes que quieren para sus hijos.

Por eso, para evitar recibir regalos indeseados o juegos que el niño no vaya a usar, pueden orientar y asesorar a los abuelos y amigos o incluso confeccionar una pequeña lista de juguetes funcionales y acordes a la edad del niño. Seguro que los pequeños agradecerán el consejo.

Mejor pocos que muchos

Aunque no lo creas, los niños no son capaces de asimilar todos los regalos que reciben, y es normal que, de todos los juguetes nuevos, acabe teniendo preferencia solo por tres o cuatro de ellos.

En algunos casos, solo se interesará por uno más que por los otros. Por lo tanto, es mejor recibir pocos regalos y que sean de buena calidad, a muchos que se estropeen pronto o acaben apilados en el armario.

Escucha su opinión

A la hora de hacer una lista no olviden que la opinión del niño cuenta, siempre se debe escuchar la opinión de los hijos. Al fin y al cabo, ellos son los que los van a usar estos regalos.

También puedes plantearle la opción de donar los juguetes del año pasado o algunos de los regalos recibidos a una organización benéfica, para que desde pequeño practique el desapego material.

pasarse de regalos 3

No hace falta comprar, comprar y comprar regalos

Si van a una fiesta en la que el agasajado es más pequeño que tu hijo, entre tú y él pueden escoger un juguete que ya no se use y esté en buen estado. Así le darán una segunda vida, se evitará que el juguete se relegue al olvido en un armario y le estarás dando una buena lección de educación ambiental a tu hijo.

Todo lo bueno en la vida despeina: hacer el amor, bailar, saltar, volar, un ataque de risa, besar… Y tener un hijo.

-Ana María Simon-

El mejor término que se ha usado para describir la mente de los niños es el de esponjas, ya que absorben de manera muy rápida la información, patrones y todo lo enseñado; adoptan e imitan todo lo que ven con facilidad. Si se les permite que reciban regalos de manera excesiva cada vez que es su cumpleaños o cada vez que se le celebra algo, se le estará iniciando, sin querer, en hábitos consumistas que además le dificultarán apreciar el valor de las cosas y de los regalos.

Compartir siempre será lo mejor y más sano al momento de recibir y dar regalos, así que ya es hora de que los adultos confesemos algo: a todos nos encanta usar así sea por un breve momento los nuevos regalos del niño; algunos adultos llegan a usar esos regalos más que el mismo niño.

Y si esto pasa con los adultos, te puedes imaginar cuanto más desean los amigos del niño usar sus nuevos juguetes. Por eso, el juguete perfecto es aquel que les guste a todos, se pueda compartir y les permita pasar horas y horas disfrutando juntos.

Categorías: Educación Etiquetas:
Te puede gustar