Cómo elegir un extractor de leche manual

Si quieres extraer leche de forma puntual, seguramente te hayas decantado por un sacaleches manual. Aquí encontrarás la información necesaria para saber qué extractor manual elegir.
Cómo elegir un extractor de leche manual
Angela Herrero Marin

Escrito y verificado por la técnico en farmacia y doula Angela Herrero Marin el 04 Mayo, 2021.

Última actualización: 04 Mayo, 2021

Si ya tienes bien establecida la lactancia y ahora quieres extraer leche de forma ocasional, ya sea para tener de vez en cuando leche congelada o para que tu pareja o un cuidador puedan alimentar al bebé mientras tú no estás, seguramente te hayas decantado por un extractor de leche manual por todas las ventajas que ofrece. ¿Pero cuál?

Con la infinidad de marcas y modelos que hay en el mercado, puede resultar difícil elegir cuál será el que mejor se adapte a tus necesidades. Por este motivo, queremos ayudarte a conocer qué factores hay que tener en cuenta a la hora de elegir el mejor extractor de leche manual para ti.

Extractor de leche manual

Extractor de leche manual.

Ventajas

Los extractores de leche manuales son más baratos que los extractores eléctricos. Además, son silenciosos y prácticos para extracciones ocasionales. Son muy ligeros y fáciles de transportar. Muchos modelos incluyen, junto con el extractor, recipientes para conservar la leche.

Inconvenientes

El único inconveniente es que suponen un trabajo extra para la madre por tener que estar bombeando continuamente para extraer la leche. Sin embargo, cuando las extracciones son para un uso ocasional, suelen ser los más demandados por las madres.

¿Cómo es un extractor manual?

Dependiendo de la marca del extractor, puede variar algo de uno a otro, pero los componentes suelen ser prácticamente iguales.

  • Cuerpo del extractor: es de un plástico rígido y suele ser transparente o semitransparente. Uno de sus extremos termina en forma de embudo, que es la parte que irá pegada al pecho. Otro de sus extremos termina en rosca, que es donde se acoplan los botes para la recogida de la leche. Por último, en el otro extremo se encuentra la palanca.
  • Embudo o copa: es la parte del extractor que se acopla al pecho. Es importante comprobar que haya un buen acople al pezón, ya que si queda pequeño o grande, además de ocasionar dolor en el pecho, puede interferir en la extracción.
  • Almohadilla de silicona: ya que los extractores manuales no tienen tallas de embudo, vienen acompañados con estas almohadillas de silicona para acoplar a la copa y, así, poder ajustarlo mejor en el pecho según el tamaño de este. Son extraíbles y lavables.
  • Palanca: es la parte del extractor que la madre tiene que utilizar para hacer el bombeo constante. Suelen ser ergonómicas para ofrecer a la madre mayor confort mientras está bombeando.
  • Válvula en el interior: es una pequeña válvula encargada en hacer el vacío, por lo que es muy importante no perderla. Sin esta pieza es imposible hacer el vacío y no funcionaría.

A la hora de lavarlo y esterilizarlo hay que desmontar todas estas piezas. Si tu bebé es un niño sano, no es necesario esterilizarlo cada vez que vayas a usar el extractor. Será suficiente lavándolo con agua y jabón cada vez que hayas terminado de usarlo y cuando lo vayas a usar de nuevo. Se lava pieza por pieza. En bebés prematuros la esterilización y el lavado del extractor tienen que ser más minuciosos.

Factores que hay que tener en cuenta

  • Precio: muchas veces pensamos que cuanto más elevado es el precio de un producto, mejor es su calidad. Sin embargo, el precio no quiere decir que sea lo mejor para nosotras. Al final el mejor producto es el que mejor se adapta a ti y a tus necesidades, independientemente del precio.
  • Copa del extractor: la copa debe adaptarse cómodamente a todos los tamaños de pecho. La piel de esa zona es muy delicada, así que lo mejor será buscar un extractor que contenga una almohadilla, para acoplar en la copa, de un material suave, como la silicona.
    Mamá usando un extractor de leche manual.
  • Confort: se puede buscar un extractor que ofrezca bienestar y comodidad con él. En cuanto al ruido, prácticamente todos los extractores manuales son bastante silenciosos, así como fáciles de transportar por lo discretos y ligeros que son. Lo que sí se puede valorar es que la palanca del extractor tenga una forma ergonómica para que el momento de la extracción no resulte tan cansado.
  • Los complementos que trae el extractor: hay algunas marcas que ofrecen packs en los que, además del extractor, vienen complementos como pueden ser botes para la recogida de la leche, bolsas para almacenar leche materna o discos absorbentes.

En cuanto a las extracciones…

Es importante saber que el uso de un extractor de leche requiere de tiempo y práctica. Puede ser frustrante ver cómo apenas salen unas cuantas gotas al principio, pero esto pasará una vez te familiarices con el sacaleches. Poco a poco verás cómo la cantidad de leche extraída es mayor.

También hay que recalcar que la cantidad de leche extraída con el sacaleches no es sinónimo de lo que el bebé puede extraer succionando. Ningún sacaleches, por muy bueno que sea, imita exactamente a la gran succión que tienen los bebés.

Te podría interesar...
¿Qué sacaleches comprar?
Eres MamáLeerlo en Eres Mamá
¿Qué sacaleches comprar?

Este artículo te ayudará a conocer las diferentes opciones que existen en el mundo de los sacaleches para saber cuál es el que necesitas.