Cómo elegir al pediatra del bebé

Elegir al pediatra del bebé es una tarea bastante compleja. Algunos padres eligen llevar a su bebé con el médico de la familia y otros piden recomendación al ginecólogo que atiende a la madre. Pese a que pueda haber muchas recomendaciones alrededor, existen ciertos aspectos que debes tomar en cuenta.

Debes ir más allá de comentarios favorables sobre un pediatra y tomarte el tiempo de evaluar al futuro pediatra de tu bebé. Toma en cuenta que tu hijo lo visitará desde el día de su nacimiento hasta la edad adulta. Estos son los factores que no puedes pasar por alto al elegir al pediatra del bebé:

Confianza

Confianza

Este es uno de los puntos más complicados de suplir al elegir al pediatra del bebé. El asunto es que no te debe bastar con visitar al especialista con mayor renombre y número de certificaciones. Aunque estos dos puntos son importantes, debes asegurarte de ir con el médico que más confianza te genere.

Es importante que te sientas cómoda al preguntar cualquier cosa y que tengas la sensación de que realmente puedes acudir a él cuando lo necesites. Piensa que él será tu aliado en el cuidado de la salud de tu bebé. Pregúntate:

  • ¿Puedo preguntar cualquier cosa al pediatra? Es importante que sientas la confianza de preguntar lo que sea al médico. No pienses que hay preguntas tontas ni permitas que ningún doctor te haga sentir eso. Es muy común que las mamás tengan dudas, en especial las primerizas.
  • ¿Su actitud es amable y cercana conmigo y con el bebé? Es importante que en todo momento tu bebé y tú se sientan cómodos con el pediatra. Él debe tratar con respeto y atención a sus pacientes.
  • ¿Atiende al bebé con paciencia, amabilidad y cariño? Un médico que esté distraído o que siempre esté de malas te hará sentir insegura a ti e incómodo a tu bebé.

Costes

Hay que ser sinceros y aceptar que no podemos elegir al pediatra del bebé porque sea el más caro. Algunos padres tenemos la idea de que cuanto más gastemos mejores serán los servicios. Pero esto no es del todo cierto y quizá no siempre podrás pagar la visita periódica a un especialista demasiado caro.

Analiza las finanzas de tu hogar y define el presupuesto que podrán destinar a este gasto. Tomen en cuenta que las visitas podrían ser muy frecuentes en los primeros años de vida y no pueden hacer cambios constantes.

Además, deben analizar si para visitar al pediatra necesitarán trasladarse a zonas alejadas de su casa y los gastos que ello conlleva. ¿Gasolina? ¿Transporte público? ¿Cuánto gastarán en total? ¿Les es posible este gasto o les implica grandes sacrificios?

Disponibilidad

¿Piensan que un pediatra muy reconocido es la mejor opción? Tal vez sí lo sea pero deben asegurarse de que estará disponible cuando lo necesiten. Un bebé que es demasiado enfermizo o que tiene alguna necesidad especial necesitará atención más constante que un bebé con buena salud.

Además, si eres una mamá primeriza es probable que tengas muchas dudas por lo que también es necesario elegir al pediatra del bebé que tenga tiempo para ti. Habla honestamente con el posible pediatra sobre estas necesidades. Si él te indica que su tiempo no le permitirá darte toda la atención que necesitas, pide que te recomiende algún colega.

Experiencia

Experiencia

Los médicos pasan mucho tiempo estudiando y practicando. Esto les aporta un buen nivel de conocimientos. Sin embargo, al elegir al pediatra del bebé te recomendamos optar por uno con experiencia. Busca un médico que tenga al menos 5 años tratando bebés y niños y que tenga la especialidad en pediatría.

Estas dos cosas te garantizarán que está mejor preparado para hacer frente a una emergencia. Toma en consideración que un bebé o niño tiene necesidades especiales muy distintas a las de un adulto. Por ello, no es recomendable llevarlo a consulta con un médico general o con poca experiencia en niños.

Toma tu tiempo para elegir al pediatra del bebé

No tengas prisa ni elijas al primer pediatra solo porque sí. Date tiempo para evaluar, conocer y preguntar todo lo que necesites al posible médico de tu bebé. Verás que una decisión bien informada facilita toda tu vida como mamá.

Categorías: Bebés Etiquetas:
Te puede gustar