¿Qué cambios se producen en el cerebro durante el embarazo?

Mervis Romero · 8 noviembre, 2018
El cerebro durante el embarazo experimenta importantes cambios. Son estos los que te guiarán a una correcta maternidad, aunque te sientas insegura de todo lo que esta etapa conlleva. Descubre lo que las hormonas hacen por ti y disfruta cada fase sin sentirte culpable.

Las mujeres atraviesan un sinfín de cambios y emociones en el transcurso de la vida, producto de la variación hormonal. Una de las transformaciones más comunes es la que experimenta el cerebro durante el embarazo.

Estos cambios pueden explicar la alteración en el centro de atención de la mujer y por qué se vuelve un poco despistada. Descubre a continuación cuáles son y cómo debes sentirte ante ellos.

El cerebro durante el embarazo: cambios importantes

Una gran cantidad de mujeres afirma que, después del embarazo, han comenzado a olvidarse de algunas cosas y se encuentran más sensibles a las emociones de sus semejantes. Estas alteraciones se producen porque la mujer se enfoca en una sola cosa: el bebé.

Por lo tanto, experimenta una mayor concentración en algunos asuntos y descuida otros. Entre los cambios más importantes, se puede destacar:

Reducción de la materia gris

El cambio de mayor importancia en el cerebro durante el embarazo lo sufre la materia gris. Se conoce como poda neural, ya que esta parte decrece o se reduce; es un proceso que permite que haya una mayor sensibilidad al sufrimiento. Al parecer, esta condición da lugar a que la mujer optimice las funciones sensoriales para enfrentarse a la tarea de cuidar un bebé.

Algunos especialistas le atribuyen a este cambio la capacidad que desarrollan las madres de traducir lo que sienten otras personas. Esta empatía es especial hacia los hijos, por lo que es comprensible que sean las madres quienes detecten las necesidades de los pequeños.

Aumento de tamaño de las neuronas

Otro de los cambios que experimenta el cerebro durante el embarazo se da en el área preóptica medial del hipotálamo. Debido a esta condición, hay un incremento en el tamaño de las neuronas, lo que las hace más sensibles y activas.

Una de las consecuencias es que se da una agudización de sentidos como el olfato y el gusto. Es por ello que las chicas embarazadas o las mujeres que recién han dado a luz pueden sentir más los olores y detectar sabores; muchos de ellos llegan a parecerles repugnantes.

Los cambios en el cerebro durante el embarazo pueden generar, entre otras cosas, falta de memoria.

Otra de las consecuencias es la intensificación de los estímulos frente a los opiáceos y de la sensación de bienestar. Esta sensibilidad es la que hace que la madre quede enamorada de su bebé con solo sentirlo en su vientre, y todavía más al nacer.

Asimismo, es este cambio en el cerebro el que causa en la madre malestar físico al separarse de la criatura en los primeros meses de nacido.

Reducción de la amígdala cerebral

Durante el embarazo, el cerebro se ve sometido a los cambios hormonales y a la presencia de sustancias propias de la gestación y lactancia. Una de las consecuencias es que se reduce la amígdala cerebral, responsable del miedo y las decisiones que se toman frente a este estímulo.

Por esta razón, se desarrolla en muchas madres un cerebro menos propenso a sentir miedo. Esta capacidad le permite a la mujer actuar de diversas formas para preservar la vida de su pequeño.

“El cambio de mayor importancia en el cerebro durante el embarazo es la poda neural. Es un proceso que permite que haya una mayor sensibilidad al sufrimiento”

Influye en la función sináptica del hipocampo

Esta es una de las causas de despiste y olvido en las embarazadas. Se debe a que hay un incremento de la memoria espacial y el aprendizaje.

Aunque estas transformaciones se inician en el embarazo, se incrementan con el parto, ya que el cerebro se adapta a vigilar constantemente al nuevo miembro del hogar. Entonces, es necesario aprender a cuidar al bebé y realizar otras tareas de forma rápida.

Los picos de crecimiento se dan en diferentes momentos de la vida del bebé.

Cerebro de embarazada: ¿Es posible?

El cerebro durante el embarazo reacciona a las distintas hormonas a las que se encuentra vulnerable. Estas son principalmente la oxitocina y la prolactina. De forma asombrosa, ambas realizan transformaciones que se mantienen durante los primeros meses después del parto.

Incluso hay algunas estructuras que permanecen con el paso de los años. Estos cambios positivos permiten a la madre renunciar a horas de sueño en el primer año de vida del pequeño, así como entender el lenguaje no verbal característico de los bebés.

En conclusión, el cerebro durante el embarazo se somete a diversos cambios que guiarán a la mujer a una maternidad feliz. Estas alteraciones son necesarias y forman parte de la belleza que se experimenta al ser mamá. Por lo tanto, si te preocupa lo que sentirás al tener a tu pequeño, descuida: ya tu mente está preparada.