Asher Nash, el niño al que le dijeron que no podía trabajar en publicidad

Valeria 10 noviembre, 2016

Asher Nash tiene 15 meses. Cuando tiene ante sí una cámara su rostro vibrante y precioso se ilumina de felicidad. Es rubio, tiene los ojos azules y una de esas sonrisas que cautivan al instante. Sin embargo, las agencias de publicidad no lo quieren, lo rechazan. ¿Adivinas la razón? En efecto, el pequeño Asher tiene un cromosoma de más.

Tener Síndrome de Down es aún una barrera en este mundo global, avanzado y supuestamente, más abierto a las necesidades especiales. Es posible que en muchos escenarios se busque esa supuesta igualdad de oportunidades, pero lo que no hay es inclusión. Las grandes marcas de publicidad aún no terminan de aceptar a este colectivo que, para muchos, no encajan con una imagen positiva de un producto de venta.

La firma a la cual deseaba representar nuestro pequeño protagonista era Carter’s, una marca de ropa infantil muy conocida en Estados Unidos. Los publicistas buscaban “un rostro bonito”. Sin embargo, rechazaron al pequeño Asher por una razón muy concreta “por su desorden genético”. La firma no quería niños con necesidades especiales.

Su mamá, Meagan Nash, no se detuvo aquí. Te contamos su historia.

Asher Nash, el niño que sueña con ser modelo

Hay niños que desde bien pequeños, ya apuntan maneras. Quizá sea por su resolución, por su seguridad, por una habilidad que no tienen otros chicos y chicas de su edad. Eso mismo es lo que le ocurre a Asher Nash: adora que lo fotografíen, sabe quedarse quieto, sonreír y mostrar lo mejor de él.

Asher desprende alegría y vitalidad porque es un niño feliz. Su madre, Meagan, su padre, su hermana y sus abuelos lo adoran. Vive en Atlanta, Estados Unidos, y de momento, aún no ha tomado conciencia de que es un niño diferente a los demás. No obstante, la propia sociedad se lo está haciendo saber, y más después de lo experimentado en su primer casting como modelo.

Asher Nash

Queremos una cara bonita

Ese era el slogan que la firma de ropa Carter´s indicó cuando lanzó la selección de un grupo de niños para su nueva campaña de ropa. Meagan Cash no dudó en llevar a Asher. Lo vistió con un bonito traje, una pajarita y se dispuso a ir a las pruebas. Le hicieron la sesión de fotos, ahí donde el pequeño se sintió increíblemente cómodo. Desde que nació ha tenido siempre un smartphone o una cámara delante suyo.

  • Su mamá esperaba que entre todos los niños que iban a seleccionar estuviera también el nombre Asher Cash. ¿Cómo no iba a estar con lo precioso que es? Sin embargo, no fue así. Queda claro que para toda madre su hijo es el más hermoso. Queda claro también que cada firma de ropa es muy libre de elegir el tipo de modelos que desee para su firma.
  • No obstante, la respuesta que le dieron a Meagan Cash fue algo desoladora: no buscamos niños con desórdenes genéticos o con necesidades especiales. En dos palabras, no querían modelos con síndrome de Down.
Asher Nash

Cambiemos el mundo, reconozcamos que mi hijo también es “una cara bonita”

La familia de Asher Cash era muy consciente de que la firma de ropa y la agencia publicidad no tenía la culpa. Porque el problema esencial no está en las propias marcas de ropa, en las marcas de pañales o de juguetes que no desean niños con deficiencias en sus anuncios publicitarios.

  • La raíz del problema está en nosotros, en la población. La gente aún no termina de ver con normalidad a estos niños, a este colectivo. Lo que es diferente incomoda, y lo que incomoda a la mayoría de población no vende. Las grandes empresas lo saben bien y por ello lo evitan, por ello rechazaron a Asher Cash.
  • La mamá de este pequeño inició de inmediato una campaña en Internet. Abrió un perfil en Facebook llamado Changing the Face of Beauty (Cambiando el rostro de la belleza) que ha conseguido un gran impacto.
  • Su finalidad es muy sencilla: normalizar a la persona con síndrome de down. Conseguir que los veamos tal y como son, para descubrir que son igual de hermosos y especiales como cualquier niño normal.
Asher Nash

Si nosotros, la gran población los aceptamos, entonces daremos un gran paso para que el día menos pensado, aparezcan en la televisión y en las revistas como cualquier otro niño, que como Asher Cash, sueña con ser modelo.

De momento, gracias al éxito de su iniciativa, la empresa OshKosh ya se ha puesto en contacto con ellos. Esperemos que en poco tiempo podamos ver a Asher en su próxima campaña.

 

Te puede gustar