¿Artes marciales para moldear el carácter del niño?

Amanda 29 marzo, 2016

Con frecuencia los padres llevan a sus hijos a clases de artes marciales para intentar moldear el carácter del niño, esto porque se trata de una recomendación muy usual por muchas razones. Es posible que en casos de hiperactividad, falta de atención, timidez o trastornos por acoso escolar, los niños mejoren su situación con esta valiosa práctica.

De igual manera, es también común que los niños acudan a esta actividad porque son admiradores de esta, pues sus héroes la practican y les gustaría ser como ellos. Otras veces se trata de un sueño frustrado de los padres, quienes desean ver a sus hijos realizando actividades que a ellos les hubiese gustado hacer.

De cualquier manera, se trata de una opción que requiere un equilibrio físico y mental que sin dudas traerá muchos beneficios a los pequeños. Es por esta razón que se considera un método para solucionar los posibles problemas que tengan los pequeños y si no los tuvieran, es útil para brindarle nociones sólidas de disciplina, así como el aprendizaje de valores.

cafd99306830eb239cb74f22db465ff7

Aspectos a ayudan a moldear el carácter del niño

Los expertos en la materia pueden hablar de los detalles del entrenamiento que benefician cuerpo y mente, pero muchos padres también pueden afirmar que las artes marciales han sido un impulso en el desarrollo de la personalidad de sus hijos y la formación de su carácter.

Se cree que un niño que se inicia en esta práctica desde temprana edad, se nutre con varias herramientas de autocontrol, seguridad en sí mismo y configuración de su temperamento. En tal sentido, una de las principales ventajas de esta actividad es que sus efectos son perdurables en el tiempo, pues son elementos que se aprenden para ser practicados con mayor eficacia en la adultez.

Las artes marciales son un conjunto de disciplinas que permiten armonizar cuerpo, mente y espíritu, fomentando en los niños el respeto a sí mismos y a los demás, requiere tiempo, dedicación y esfuerzo, por lo que los niños podrían recibir la dosis necesaria según sea su caso. Es decir, sin importar la complejidad del problema, la actividad provee herramientas para atacarlo efectivamente.

9a71a202d2e464d54cb249fd99967317

Los aspectos a considerar en las artes marciales como herramienta para moldear el carácter del niño, son los siguientes.

  • Por medio de las artes marciales los niños pueden aprender a manejar sus emociones de una mejor manera, canalizando estas y actuando así de forma adecuada.
  • A través de los ejercicios el niño puede fácilmente liberar adrenalina, a la vez que mantiene sus músculos tonificados, flexibles y consigue la forma que requiere un cuerpo saludable.
  • Ayuda a controlar problemas de peso en niños con obesidad y mejora la musculatura de niños delgados, esto a su vez es propicio para brindarle más seguridad en sí mismo, puesto que no tendrá problemas con su aspecto corporal.
  • Fomenta y desarrolla la confianza en sí mismo, pudiendo establecer sus objetivos a seguir de forma clara y precisa.
  • Estimula su habilidad para concentrarse de este modo tendrá más sentido de logro y estará centrado en sus responsabilidades. A mediano y largo plazo, este aspecto le ayudará a ser más organizado y tener más cosas bajo control.
  • Contribuye a formar personas respetuosas de sí mismas y de los demás, lo cual favorece relaciones sociales de éxito.
  • Le otorga herramientas para equilibrar una personalidad resuelta y sin temores, pero a su vez le enseña a ser prudente y a evitar problemas o peleas innecesarias.
  • Aprende a ponerse en el lugar de los demás, concientizándose de tratar a otras personas como le gusta ser tratado.
  • Internaliza los principales valores de esta disciplina como lo son la humildad, la honradez, la lealtad y el amor al prójimo.
  • El niño puede evaluar sus logros a medida que va cumpliendo con las metas propuestas en la actividad, esto le resultará útil en la vida adulta, pues mejora su concepto de sí mismo y el que los demás tienen de él
  • Se convierte en una imagen de respeto ante sus pares, pues tiene muchas más opciones para defenderse del acoso.
  • Adquiere la responsabilidad de seguir un modelo, llevar un horario y hacerse más independiente en sus acciones.

 

Te puede gustar