Aprender otro “idioma” para hablar con tu hijo

Macarena · 4 diciembre, 2015

Cualquier madre es capaz de hacer de todo lo que esté al alcance de su mano por el bienestar de su niño, incluso lo imposible. Tal es así que decidiste aprender otro “idioma” para hablar con tu hijo. Un día, de repente, tú o tu médico descubren que el niño no percibe ningún sonido, pues es sordo.

Miles de dudas pasan por tu mente, muchos miedos te invaden. No sabes si estarás a la altura de la complejidad que su crianza implicará, te paraliza el temor de no saber cómo hacerlo bien y sobre todo la manera de incluirlo y evitar que sufra cualquier tipo de discriminación.

Sin embargo, el tiempo dirá que, cuando hay amor, en materia de crianza no existen los imposibles, de manera que pronto te encontrarás haciendo algo impensado: aprender ese otro “idioma” para hablar con tu hijo. En este artículo, te contamos el desafío que supone adquirir y enseñar a tu pequeño el lenguaje de señas.

¿Cuándo comenzar a enseñar el lenguaje de señas a mi hijo?

Muchos niños tienen discapacidad auditiva, lo cual no afecta en absoluto su aprendizaje ya que son tan inteligentes como los demás y, si les enseñas de forma adecuada, aprenderán igual de rápido. Sin embargo, siempre debe considerarse que estos niños perciben el mundo de una manera diferente a la nuestra.

Se estima que al menos el 90% de los niños sordos son hijos de padres oyentes, por lo que se afirma que viven en un ambiente comunicativo menos eficiente en comparación con aquellos hijos de padres sordos. Sin duda, esto conlleva consecuencias en su desarrollo cognitivo y social.

Los niños comienzan a querer comunicarse con sus padres desde una edad temprana. Afortunadamente, los especialistas sostienen que es posible empezar a enseñarles el lenguaje de señas antes de que estén listos para comenzar a hablar. Incluso, varios estudios aconsejan la incorporación temprana de los niños sordos al aprendizaje de este lenguaje.

Hablar con tu hijo: ¿Por dónde empezar?

Enseñar, sobre todo a niños a niños sordos, requiere de extrema paciencia dado que todo acto de aprendizaje es difícil e insume mucho tiempo. No te frustres si la lección no resulta fácil ya que con práctica y esfuerzo constantes, conseguirán grandes logros.

El método óptimo para enseñarle a tu hijo dependerá del grado de discapacidad que tengan. Pues los niños completamente sordos o con una discapacidad grave deben adquirir al menos una forma del lenguaje estandarizado de señas.

b2a0c1b52e8d91afbff9d25206d42302

Asimismo, puedes dotar a tu pequeño de estrategias especiales que le ayudarán a llevar una vida funcional. De este modo, saber leer su lenguaje corporal y el uso de gestos, así como también poseer la habilidad de leer los labios son excelentes formas para ayudar a estos niños.

Facilita el aprendizaje para hablar con tu hijo

Al conocer qué tan grave es la discapacidad, puedes facilitar tanto la experiencia de enseñanza como la de aprendizaje. Para ello debes asegurarte de darle siempre la cara a los niños dado que las expresiones faciales y los gestos físicos son muy importantes al comunicarte con ellos.

Contar con el apoyo visual es otro factor facilitador para hablar con tu hijo. Una pizarra, un anotador, libros y otros elementos pueden ayudar a desarrollar una imagen mental de lo que representa el sonido o gesto, al relacionarlo con otra información que ellos ya tenían acerca de los sonidos, las palabras y las señas.

Aunque no lo creas, el uso de lenguaje escrito también simplifica este proceso porque el sistema visual es la principal forma para absorber información en niños con esta discapacidad. Por supuesto, no escribas mientras hablas y, si lo haces, asegúrate de estar mirando hacia el niño.

El lenguaje de señas

El lenguaje de señas comprende además la forma en que se expresa la totalidad del cuerpo: la forma de pararse y las expresiones de la cara comunican tanto como las manos. Por eso, al hablar con tu hijo verás que no solo fijará su mirada atenta en tus manos sino también en tu cara.

530449c58f671e5449052912e6369494

Recurre a todo aquello que te ayude a comunicarte con el niño: usa la mímica, gestos, movimientos corporales, señas y ademanes de todo tipo, señala objetos e incluso apela las señas del alfabeto que permitan formar palabras letra por letra.

¿Quién dijo que sería fácil? De hecho, al comienzo costará y requerirá de una buena adaptación. Pero recuerda que el que abandona no tiene premio, ¿y qué mejor premio que poder hablar con tu hijo? Es importante para el niño que su familia unifique criterios: a la hora de comunicarse, usen la misma lengua.

Lenguaje de señas: ¿Cómo transmitirlo a mi hijo?

  • Escoge un libro o tabla de lenguaje de señas para elegir aquellas que quieres enseñar al nene. Comienza a enseñar palabras simples que puedan utilizar con frecuencia, como “por favor” y “más”.
  • Haz la seña y di la palabra simultáneamente. De esta manera, el chico aprende lo que la seña significa. Repite este proceso varias veces para reforzar la seña.
  • Asiste al niño para formar la seña con sus manos. Considera que, dependiendo de la edad de tu hijo y de la seña, puede necesitar de tu ayuda. Muéstrale la seña lentamente y luego enséñale a hacerla.
  • Sé consistente haciendo esa seña cada vez que utilices la palabra. Verás que, después de unos días, el pequeño comenzará a utilizar la seña para designar esa palabra.