9 cosas que haces siendo madre o padre y dijiste que no harías

15 Agosto, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicóloga Mara Amor López
Cuando nos enteramos de que vamos a ser papás, comenzamos a decir aquellas cosas que no haremos con nuestros hijos. Pero ¿qué pasa después? Que terminas haciendo cosas que dijiste que no harías.

Seguro que hay muchas cosas que haces siendo madre o padre y dijiste que no harías. Antes de tener hijos, muchas personas dice “cuando tenga hijos, esto o lo otro no lo voy a hacer”, y después acaban incumpliendo muchas de las cosas que dijeron que no harían. ¿A quién no le ha pasado?

Casi todos, cuando nos enteramos de que vamos a ser padres, nos ponemos una serie de objetivos y metas, pero, cuando al final lo somos, con frecuencia, cambiamos estas ideas y acabamos haciendo otras distintas que dijimos que nunca haríamos. ¿Te sientes identificado? No te preocupes, no eres el único al que le pasa, y es algo completamente normal.

Cosas que haces siendo madre o padre y dijiste que no harías

Muchas de esas cosas que haces siendo madre o padre y dijiste que no harías están relacionadas con a la educación y con el ocio de los más pequeños de la casa, como decir que nada de tablets y móviles para que se entretengan cuando están llorando; a dormir cada uno a su cama; nada de televisión hasta los dos años, etc. ¿Te suena?

No le llevaré la contraria al otro en presencia de los niños

Seguro que te reconoces diciendo esto y, después, ante una regañina del otro, le llevas la contraria delante de vuestros hijos porque no te ha parecido bien cómo lo ha hecho. Sin embargo, es muy importante que, en el momento de la educación de los más pequeños, ambos progenitores se apoyen, aún más delante de ellos.

Padres discutiendo en la calle delante de su bebé, una de las cosas que hacen siendo padres y dijeron que no harían.

Es recomendable pactar entre ambos los límites y estar de acuerdo en las decisiones y valores que vais a transmitir a vuestros hijos, para no desautorizar al otro en presencia de los pequeños.

No usaré el móvil o la tablet para entretener a los niños

Este es un clásico. Antes de ser padres, muchos han dicho esto, pero luego, en la práctica, cuando estás en un restaurante y el niño no para de llorar y ya no sabes qué hacer, seguro que has recurrido al móvil porque ya estábais agotados de que el pequeño no parara de llorar y suplicar. No te castigues por ello; todo en su justa medida no tiene por qué ser malo.

Antes de los dos años no verán la televisión

Este objetivo se lo marcan muchos padres y la verdad es que intentan cumplirlo, pero quizás en algún momento de desesperación has recurrido a ella para ponerle algo al pequeño y calmarlo si la situación te ha desbordado. No te culpes, ni te sientas mal; no eres el único al que le ha pasado.

Delante de los pequeños no diré palabras malsonantes

Otra de las ideas que se tiene al ser padre es que delante de los niños no se dirán palabrotas, pero esta, con bastante frecuencia, se incumple, sobre todo si antes de tener hijos se utilizaban de forma habitual.

Está claro que hay que dar ejemplo y no se puede pedir que los niños hagan algo que ellos ven que sus padres hacen, pero un despiste lo tiene cualquiera.

No gritaré ni perderé los nervios

¿Quién, en algún momento, no se ha sentido desbordado por la situación con los niños y ha gritado? No eres el primero ni el último, y tampoco debes sentirte mal por ello; solo tienes que intentar tranquilizarte antes de comenzar a gritar. Todo tiene remedio.

No nombraré a Papá Noel, los Reyes Magos o al Ratoncito Pérez

Utilizar a estos personajes mágicos para que los niños hagan o no hagan algo es un error, pero muchos padres han recurrido a ellos con frases como: “si te portas mal, los Reyes Magos te traerán carbón”.

Todos somos conscientes de que esto no ayuda ni va a hacer que los pequeños modifiquen su conducta, pero es un argumento “mal utilizado” al que todo padre ha recurrido alguna vez. No te preocupes si tú también lo has hecho. ¡De los errores se aprende!

Bebé entretenido mirando el móvil mientras come, una de las cosas que haces siendo madre o padre y dijiste que no harías.

No dormirán con nosotros en nuestra cama

Muchos padres, en un principio, se niegan a realizar colecho y mantienen que cada uno duerma en su cama, pero, algunas veces, terminan durmiendo con los niños, ya sea porque no hay manera de dormir al pequeño en su cama y el agotamiento puede con ellos o porque han aparecido las pesadillas y no han encontrado otra manera de tranquilizarlos. Si en alguna ocasión te has visto en esta tesitura, no te preocupes, que no eres un bicho raro.

No amenazaré con coger las maletas e irme

¿Quién no recuerda a su madre diciendo “Voy a coger las maletas y me voy a ir”? Pero lo más gracioso es que ahora tú, como padre, seguramente lo hayan utilizado cuando te has visto desbordado por la situación y han entendido a tu madre a la perfección cuando lo decía.

No chantajearé a los niños para que coman

Todos sabemos que no hay que hacerlo, pero, a veces, seguro que, cuando ya has probado mil cosas y no hay manera de que el niño coma, has recurrido al típico chantaje con frases como “Si no comes no salimos al parque” “Si te lo comes todo, te compro el juguete que querías”. Pero no te preocupes, porque a las cosas se le pueden poner remedio y estás a tiempo.

En definitiva, estas cosas que haces siendo madre o padre y dijiste que no harías forman parte de la crianza. ¿Quién no ha dicho alguna vez alguna de ellas? Yo misma, en ciertas ocasiones, he recurrido a alguna. Pero no por eso tienes que sentirte culpable, simplemente tienes que ser consciente e intentar evitarlas.