7 consejos para aliviar la tos en niños

Los enemigos públicos de toda madre son, sin duda, las gripes, resfriados y todo tipo de enfermedades que pueden llegar a padecer naturalmente sus hijos. Uno de los mayores interrogantes que suelen aparecer entre ellas tiene que ver con los padecimientos estacionales. ¿Cómo aliviar la tos en niños?

Pues como bien sabemos, en primera instancia siempre resulta menester acudir oportunamente al pediatra de confianza. Él examinará al menor y realizará el diagnóstico pertinente a fin de dar con el tratamiento adecuado.

Sin embargo, la realidad es que hay una serie de paliativos que pueden ser muy útiles y efectivos para mejorar la calidad de vida de tu hijo. Aunque muchas veces se está frente a cuadros virales o bacteriales que implican un proceso, aliviar esta tos y ayudar a tu pequeño a sanar correctamente es posible.

Aliviar la tos en niños: Tips para madres en apuro

Por supuesto y como toda madre, te desespera ver a tu hijo enfermo. Ya has consultado con el médico de cabecera y sigues al pie de la letra los consejos, aguardando que el cuadro finalice de una vez. No obstante, hay una serie de medidas que harán más ameno este proceso.

aliviar la tos 2

Por eso, presta atención pues en este artículo de Eres Mamá brindamos una serie de tips elementales para cuidar a los seres que más amas. Porque aliviar la tos en niños no es una misión imposible:

  • Cebolla, el tradicional remedio casero preferido por las madres. ¿Quién no ha dejado media cebolla en la mesa de luz del niño resfriado? Pues, aunque no lo creas, este bulbo funciona como broncodilatador natural. De este modo, permitirá al menor respirar mejor. Otro excelente broncodilatador es la hoja del eucalipto, el cual puede sumergirse en agua para vaporizar.
  • Té de jengibre con miel y limón, la estrella del invierno. Si de la garganta se trata, no hay nada mejor que esta infusión. Más aún si se combina con miel y limón. Este poderoso trío natural se perfila como el infalible remedio natural del invierno. No es para menos en tanto el cítrico es un importante antioxidante y bactericida, y la miel un antiséptico. Por su parte, el jengibre despeja las fosas nasales, regula la temperatura corporal y es un gran expectorante.
  • Propoleo, el ingrediente mágico. Para aliviar la tos, más aún si presenta flemas, nada mejor que esta sustancia que se constituye en un potente recurso natural para combatir bacterias, virus y hongos. Existen tés, caramelos y jaleas de este ingrediente realmente mágico.
  • Vapor en sus distintas manifestaciones. La vieja técnica insuperable e inigualable. La peligrosa olla típica de los tiempos pretéritos fue reemplazada por una buena y reparadora ducha de agua caliente. Pues esta es hoy en día la indicación médica ante cuadros de gripes y resfriados leves. Ya no se recomienda el método de la fuente y la toalla dado que ha ocasionado considerables accidentes. Del mismo modo, muchos especialistas se muestran escépticos al uso del nebulizador y lo aconsejan solo para conducir antibióticos a las vías aéreas.

Masajes: aliviar la tos infantil con muchos mimos

aliviar la tos 3

Los masajes son una excelente oportunidad para aplicar paliativos capaces de aliviar la tos de la criatura mientras comparten un instante juntos. Mientras cuidas a tu hijo, aprovechas para jugar, mimarlo y llenarlo de amor y afecto.

Ahora bien, son básicamente tres tipos de masajes los que se proponen a continuación:

  • Masaje en los pies con un ungüento con mentol. Esta táctica seguramente la conoces. Simplemente consiste en colocar el ungüento en la planta del pie de tu hijo antes de dormir. De este modo, se produce cierta dilatación bronquial que permitirá a tu hijo respirar mejor.
  • Masajes en la espalda. Esto conlleva, en primera instancia, acostar al niño boca abajo. Luego se debe calentar su espalda acariciándolo a lo largo de la columna (desde la cadera hasta los hombros). Un segundo procedimiento implica efectuar movimientos horizontales desde la columna hacia los lados (vértebras). Luego, realiza unas suaves palmaditas con las yemas de tus dedos en las costillas siempre avanzando desde abajo hacia arriba, es decir comenzando por la parte baja de los pulmones. Recuerda sentar al niño cada 2 o 3 minutos para aclarar la garganta.
  • Golpe cuchara luego de vapor de ducha. La otra variante para aliviar la tos de la criatura supone golpear suavemente los pulmones del niño luego de someterlo a una rica ducha de vapor. Vale aclarar que en este caso, los golpecitos deben llevarse a cabo con la mano en forma de cuchara o sopapa.

Y tú, ¿qué otra estrategia tienes a la hora de aliviar la tos de tu hijo? ¿Conocías estos métodos? ¿Tienes alguna otra técnica para calmar a tu hijo en estos momentos? ¡Comparte con nosotros tu experiencia!

Categorías: Salud Etiquetas:
Te puede gustar