Eres Mamá
 

5 consejos para ayudar a niños vergonzosos

¿Cómo ayudar a los niños vergonzosos a vencer la timidez? A continuación, te damos algunos consejos que pueden ser de utilidad.
5 consejos para ayudar a niños vergonzosos
Ana Couñago

Revisado y aprobado por la psicóloga Ana Couñago en 06 Enero, 2021.

Última actualización: 06 Enero, 2021

La vergüenza es una emoción que surge ante el temor a ser valorados de forma negativa por los demás, lo que hace que uno se sienta incómodo y angustiado en determinadas situaciones sociales. En parte, es normal sentir vergüenza, sobre todo en la infancia, cuando aún se está empezando a conocer el mundo.

Sin embargo, hay muchos niños vergonzosos que lo pasan realmente mal en su día a día por culpa de esta emoción, suponiendo una barrera social para ellos.

¿Es el caso de tu hijo? ¡No te preocupes! En las siguientes líneas te damos algunos consejos para ayudar a tu pequeño a superar la vergüenza.

Niña vergonzosa tapándose con las manos en la boca.

5 consejos para ayudar a niños vergonzosos

Si quieres ayudar a un niño vergonzoso a gestionar esa emoción que le limita socialmente, debes poner en práctica las pautas que te ofrecemos a continuación.

1. No poner etiquetas a los niños vergonzosos

Poner etiquetas a los menores puede ser muy dañino para su desarrollo. En el caso de los niños vergonzosos, el hecho de hacer referencia a ellos como “muy tímido” ante los demás solo sirve para alimentar y empeorar el problema. ya que, de este modo, los pequeños asumen que esa es una actitud que les caracteriza y que no deben cambiar.

2. Ofrecer oportunidades para socializar

Otra buena idea para ayudar a los niños a vencer la timidez es ofrecerles oportunidades para que puedan relacionarse con otros pequeños. Por ejemplo, invitando a algún amigo a casa, yendo frecuentemente al parque, asistiendo a actividades extraescolares, etc.

En un principio, es importante que los pequeños se sientan apoyados por sus padres ante estas nuevas situaciones, por lo que conviene acompañarlos hasta que consigan hacer frente a las mismas por sí solos.

3. No forzar situaciones de socialización

Aunque es importante ofrecer situaciones de socialización, nunca hay que forzarlas. No se trata de hacer que los niños pierdan la vergüenza de un momento para otro, obligándolos a saludar o a entablar conversaciones con gente desconocida.

Hay que tener paciencia y esperar a que los pequeños se sientan cómodos y confiados para poner en práctica sus habilidades sociales.

4. Predicar con el ejemplo

Los padres son el principal modelo a seguir de los niños. Por tanto, para tener hijos sociables, es necesario predicar con el ejemplo. Es decir, hay que actuar de forma desinhibida ante situaciones que implican relacionarse con otros, para que los niños puedan ver estas conductas como naturales.

Además, conviene explicarles que los adultos también experimentan vergüenza en muchas ocasiones y que a veces cuesta mucho trabajo desprenderse de la timidez.

5. Actuar como fuente de apoyo y comprensión

Por último, es fundamental que a lo largo de todo el proceso los niños se sientan apoyados y comprendidos. Hay que estar ahí para todo lo que necesiten, pero sin llegar a sobreprotegerlos.

“La timidez es la desconfianza del amor propio, que deseando agradar teme no conseguirlo”.

-Molière-

¿Por qué hay que ayudar a los niños vergonzosos a superar la timidez?

Según la maestra María Dolores Tauste Rodríguez, los niños vergonzosos que no logran superar su timidez pueden desarrollar graves problemas que les afectarán significativa y negativamente durante la infancia y la vida adulta. Así, el hecho de experimentar frecuentemente un alto grado de vergüenza, provoca

Niña vergonzosa con las manos en la cara.

  • Problemas relacionados con la autoestima y el autoconcepto.
  • Baja tolerancia a la frustración y a las críticas.
  • Necesidad de aprobación constante.
  • Dependencia emocional hacia otros.
  • Tendencia a desarrollar trastornos sociales.
  • Tendencia a la soledad.

Esto hace que los niños vergonzosos tengan mayor riesgo de padecer

  • Maltrato infantil.
  • Acoso escolar.
  • Fracaso escolar.
  • Problemas de conducta en la adolescencia.

Por ello, es importante acabar con este problema cuanto antes, trabajando con los niños sus habilidades sociales y su inteligencia emocional, para que poco a poco puedan dejar de sufrir y de sentirse inseguros ante nuevas situaciones sociales.

Y tú, ¿a qué estás esperando para poner todo lo que acabamos de comentar en práctica? Haz que tu hijo tenga más confianza en sí mismo y, así, pueda dejar la timidez a un lado.

¿Cómo aumentar la confianza en uno mismo?

¿Cómo aumentar la confianza en uno mismo?

¿Cómo podemos aumentar la confianza en nosotros mismos? En principio, hay algunos hábitos y pautas interesantes que aplicar. ¿Cuáles son?



  • Tauste-Rodríguez, M. D. (2014). Propuesta de intervención para trabajar la timidez en un aula de segundo ciclo de Educación Infantil: un estudio de caso (Trabajo de Fin de Grado). Universidad Internacional de La Rioja.

Graduada en Psicología por la Universidad de Santiago de Compostela (USC) en el año 2016. Máster en Necesidades Educativas Especiales por la Universidad de Deusto (2017) y Máster en Formación del Profesorado, con especialidad en Orientación Educativa (2020). 

Ha realizado un Curso en Atención Temprana (Confederación Española de Centros de Enseñanza, 2018) y un Curso de Aula Multisensorial en Educación Especial (Confederación Española de Centros de Enseñanza, 2019).

Ha publicado un artículo para la revista del Colegio Oficial de Psicología de Bizkaia. Es autora de un Curso e-learning sobre Atención al alumnado con altas capacidades y autora y tutora de un Curso e-learning sobre Trastorno del Espectro Autista para Educación. Ha colaborado con diversas asociaciones, centros e institutos realizando una labor psicopedagógica. Desde 2017 ejerce como psicóloga especializada en el área de la educación en diferentes centros y gabinetes de psicología.