5 claves para gestionar el estrés

Por mucho que nos adviertan sobre los daños que causa el estrés y las múltiples maneras de evitarlo, no es sencillo hacerlo. Saber que nos afecta y que podemos sacarlo de nuestras vidas no evita que suframos de este problema. Por esta razón, en esta oportunidad hablaremos sobre la manera de gestionar ese estrés que ya tenemos encima.

Algunos tipos de estrés, no son fáciles de eliminar. Conocemos sobre procesos naturales en el organismo que igualmente ocasionan este mal. De igual manera, algunos factores externos que no podemos evitar, provocan situaciones estresantes en nuestra vida.

En tal sentido, es importante que conozcamos algunas claves que nos permitan convivir con el estrés de una manera más saludable. Según explica la terapeuta Ana Lombard, diariamente podemos trabajar de manera consciente para cuidar nuestra salud mental y física.

Gestión de emociones

El planteamiento de la especialista tiene que ver con el aspecto emocional, cómo lo reconocemos y manejamos. Muchas veces la causa de nuestros problemas es la incapacidad de gestionar las emociones que nos embargan. A esto también se le conoce como inteligencia emocional, es decir, saber manejar las emociones para que no puedan dañarnos.

Uno de los principales planteamientos, consiste desechar lo que nos hace daño y rescatar solo lo bueno. Para que esto realmente funcione, es preciso que compartamos con los demás lo que aprendemos. Al respecto, explica que debe haber sintonía en la familia, la pareja, los hijos y todos quienes conviven, deben estar enfocados en este mismo propósito.

Consejos que pueden ayudarte a vivir mejor

b33108eccd84a0534cd56a64bb87fe70

¡Quiérete mucho!

Puede sonar algo trillado, pero eso de querernos funciona y es imprescindible. Sucede que la mayoría de nosotros no sabemos cómo querernos. Pensamos primero en los demás, en lo que necesitan y cómo ayudarlos. Sin embargo, esto no es lo que nos va a ayudar a mejorar, sino al revés.

Cuando nos sentimos bien por dentro, podemos transmitir mejores emociones. Si te quieres puedes querer más, te cuidarás más y evitarás mucho estrés. Cultiva tu autoestima, date un tiempo para ti misma. Aunque seas esposa, madre y trabajadora, eres una persona con emociones individuales.

Aprende a delegar

Las tareas del día a día son la principal causa de estrés. Creemos que esto no lo podemos cambiar y nos seguirá estresando hasta tanto encontremos una vía para solucionarlo. Aunque lo creas así, no todo es tu responsabilidad; algunas cosas pueden esperar.

Cuando queremos la perfección en todo, es difícil soltar muchos quehaceres. Sin embargo, cuando aprendas a delegar comprenderás que era justo lo que necesitabas. Una vez que dejes de exigirte a ti misma, poco a poco el estrés cederá.

Organiza tu agenda

Sabemos que el exceso de organización a veces afecta nuestra espontaneidad y puede generar más estrés. No obstante, el orden nos puede permitir la liberación de espacios para nuestro propio disfrute.

Una agenda nos brinda la oportunidad de establecer prioridades. Al mismo tiempo, podremos observar nuestros progresos a medida que nos adaptemos a los horarios.

Haz un alto diario

7aa88937f26b1dda5bbaef02aaf0d5a6

Crea un motivo para relajarte diariamente, esto es posible planificando una actividad muy personal. Puede ser la hora del té, una ducha de burbujas, ver nuestra serie favorita o leer algo. La idea es que planifiquemos un momento para relajarnos y hacer lo que nos gusta.

Sabemos que al principio quizá no sea fácil de cumplir, pero es muy necesario que hagamos honor al primer consejo. Quiérete lo suficiente como para darte unos minutos al día para descansar y ser tú misma.

Cuida tu salud

Aunque no consideremos el estrés como una enfermedad, de hecho sí lo es y puede traer muchas más. Si no aprendemos a manejar las situaciones estresantes, nuestra salud puede empeorar sin darnos cuenta. Cuidar la salud está implícito en la mayoría de los consejos que recibamos sobre este tema.

Cuidas tu salud porque te quieres, porque te das tu espacio para respirar, porque tienes tu vida organizada y dejas que los demás te ayuden en lo que sea posible. Recuerda buscar el equilibrio entre una mente y un cuerpo saludable. Lo mejor que puedes hacer por tu familia es estar saludable.

 

 

Categorías: Ocio y maternidad Etiquetas:
Te puede gustar