10 Sencillos pasos para evitar que tu hijo sea un adolescente conflictivo

Un adolescente conflictivo es producto de las nuevas percepciones que todas las personas experimentamos en esta etapa de la vida. Manejar las desavenencias que estos jóvenes crean cada momento, convierte la relación familiar en un pequeño calvario. Evitar que se generen consecuencias graves es el propósito para seguir estos pasos.

La adolescencia es aquella etapa en la que el joven está comenzando a experimentar cambios; por ende, se encuentra más inmune a los sentimientos, percepciones y su imaginación suele volar libremente. Aquí inicia el arduo proceso que muchos coloquialmente llaman “La etapa de la rebeldía”.

Actitudes como responder de forma agresiva o simplemente no responder, lanzar las puertas, gritar, cambiar radicalmente la forma de vestir, evitar comunicarse con los padres… Son síntomas clave de que efectivamente ha llegado a esta difícil época.

Pasos a considerar para mejor las acciones de un adolescente conflictivo

A continuación vamos a detallar unos sencillos pasos que se deben tomar en cuenta, a fin de evitar pasar por estas circunstancias:

Paso nº 1: Establecer límites o pautas de conducta

No se trata de restringir totalmente su comportamiento. Al contrario, es conveniente regalar un poco de libertad para que, de esa manera, no se sienta presionado. Sin embargo, se recomienda definir reglas básicas para conducirlo por el camino que se cree correcto.

Paso nº 2: Definir un sistema de castigos

Una vez definido el punto anterior, es recomendable conversar sobre los posibles castigos que conlleven el incumplir alguna norma establecida. Lo mejor en este punto es incluirlo y que se genere una discusión sana para llegar a mejores conclusiones.

shutterstock_91159184

Paso nº 3: Evita contradecirte

Si los padres han tomado una decisión, es de suma importancia que ésta se mantenga a lo largo de lo que dura tal acción. De esta manera se evita generar confusión y estrés en el adolescente.

Paso nº 4: Escuchar su opinión

En muchas familias se le niega al joven la oportunidad de exponer su postura ante alguna situación en especial, porque es menor, entre otras cosas. Sin embargo, hacer valer su palabra le otorga sensación de importancia en el núcleo y así, evita que se sienta excluido.

Paso nº 5: Respetar su privacidad

El adolescente tiene derecho a sentir que puede tener su espacio personal. La plena libertad de poder hablar con sus amigos, mantener secretos con ellos, entre otras cosas, sin que papá y mamá estén de por medio. Sin embargo, los progenitores deben estar atentos ante cualquier cambio significativo en su conducta y enseñarlo a hablar y comunicarse con ellos.

Paso nº 6: Brindarle confianza

A este punto se llega cuando los padres logran establecer una comunicación efectiva con el joven, transmitir tranquilidad al momento de discutir las ideas y dejarle saber que, más allá de padres, pueden considerarse amigos. De esta manera, se logra que el adolescente sienta seguridad hacia ellos y pueda acudir en su ayuda en caso de requerirla o simplemente compartir cualquier situación y de diferente complejidad.

Paso nº 7: Otorgarle libertad de elección

Los padres deben recordar que el joven está creciendo y, por ende, en plena capacidad de escoger sus preferencias. Es fundamental que no le presten demasiada importancia a pequeñas cosas, como un cambio en el peinado y en su atuendo. Mientras más oposición sienta al respecto, más subversivo será.

Paso nº 8: Reforzar su autoestima

En esta etapa de la vida del joven, es importante que se sienta querido por su entorno. No todo lo que hace puede llegar a ser malo, por ello se invita a que los padres refuercen esas actitudes o acciones que agreguen valor o sean positivas para sí mismo. No se trata de premiarlo, más bien de intentar incrementar su autoestima con un abrazo, palabras de afecto o un gesto.

shutterstock_57068032

Paso nº 9: Evitar las comparaciones

Es de suma importancia que los progenitores estén totalmente claros en que “cada cabeza es un mundo”, que nadie podrá nunca ser igual a su semejante. Compararlo constantemente con otras personas lo hace crecer inseguro y cohibido, por ello, es importante evitar frases como “Ya te vas a comportar como…”, “Ojalá te parecieras a…” o “Mira cómo se comporta…”.

Paso nº 10: Hacerle saber que contará siempre con sus padres

El joven necesita que sus padres le transmitan constantemente su amor incondicional, sin importa si lo hace bien o mal, ellos estarán ahí para guiarlo y enseñarlo.

Los padres debemos evitar comportarnos como seres demasiado autoritarios, capaces de imponer nuestra palabra a toda costa. No se trata de que el joven se sienta recluido en una celda, ni de seguir cada paso que da, se trata más bien de guiarlo, por ese camino difícil que le toca transitar.

 

 

 

Categorías: Educación Etiquetas:
Te puede gustar