10 sencillos ejercicios para ayudar a tu hijo a mejorar la atención

Amanda 8 octubre, 2015

Mejorar la atención es uno de los retos más frecuentes que los padres enfrentamos cada día con nuestros hijos. Si comenzamos a poner en práctica los ejercicios recomendados para ayudar a mejorar en este aspecto, los resultados pueden favorecer, no solo este proceso, sí no también la relación entre padres e hijos.

Algunas veces la falta de atención es un problema más serio de lo que podemos pensar; es fácil ver a personas adultas que dan muestras de que han sobrevivido un síndrome conductual. Sin embargo, el deseo de cada madre es que sus hijos superen esta situación para que no se vincule de ninguna manera con su etapa adulta.

Cuando nuestros hijos comienzan a manifestar señales de distracción frecuente, es preciso que estemos alerta sobre la posible interacción con otros síntomas de un trastorno mayor. En general, el déficit de atención se relaciona con cualquier elemento que disminuya el proceso como tal. Es decir, que no es necesario que se llegue a la etapa de insuficiencia total de atención para comenzar a preocuparse, sí no que es suficiente con que haya algún tipo de carencia.

¿Cómo reconocer el déficit de atención?

Este trastorno conductual es relacionado directamente con el de la hiperactividad. En tal sentido, es posible que podamos notar que nuestros hijos son algo hiperactivos, pero quizá no estemos satisfechos con la idea de enfrentarnos a un problema más grave.

Erróneamente, se ha achacado la causa de la hiperactividad a alguna lesión cerebral, retraso mental o algún trastorno afectivo. No obstante, se ha determinado que se trata especialmente de una conducta orientada hacia la falta de interés, autocontrol, observación y mantenimiento de una actividad. En otras palabras, a la falta de atención.

shutterstock_247312825

Los niños que están envueltos en esta situación suelen manifestar signos como los siguientes:

Parecen no escuchar cuando se les habla directamente a ellos
• No mantienen de manera prolongada algún juego
Tienden a incurrir en errores escolares, por perder algunos detalles
• Presentan dificultades de organización
• Se muestran incómodos con las actividades que impliquen una habilidad mental intensa
• No finalizan tareas o se pierden en las instrucciones
• Son propensos a extraviar objetos de relevancia
Si emprendemos con rapidez las acciones destinadas a resolver cualquier problema de nuestros niños, tenemos la garantía de conjurar buenos resultados.

shutterstock_235674529

Para mejorar la atención de tu hijo vamos a aplicar estos 10 sencillos ejercicios

  1. Comienza por ayudarle a fijar metas y objetivos claros: lo mejor en estos casos es plantear objetivos a corto plazo. Esto propicia que sea obligatorio planificar de la manera adecuada. Además los resultados pueden verse cumplidos rápidamente.
  2. Procura crear un ambiente adecuado: algunas veces los propios padres creamos distracciones en nuestros hijos, por eso debemos evitar sobrecargar los ambientes con posibles distractores. Crea un ambiente adecuado para cada actividad, haciendo que se relacionen con su propósito.
  3. Aplica herramientas de estudio: aunque los pequeños no hayan alcanzado un nivel de educación muy avanzado, nosotras podemos incorporar técnicas de estudio útiles para su caso. Por ejemplo, la estructuración de la información en esquemas, la elaboración de resúmenes y el subrayado, pueden ayudar a concretar el tema a estudiar libre de distracciones.
  4. Identifica la causa de la desatención: tal vez podamos creer que cierto elemento de nuestro ambiente no debería ser motivo de distracción para los niños, pero es probable que el objeto más minúsculo llegue a provocar el desinterés en sus labores. Trata de identificar el interés que muestra en algún elemento en particular y elimínalo de inmediato.
  5. Mantén a mano lo que necesitas: evita descuidar al niño en sus tareas porque no has reunido todos los recursos; esto provoca un retroceso en la actividad, porque el niño puede perder muy rápido su objetivo si nos paramos constantemente a buscar algo.
  6. Elige los jugos adecuados para mejorar la atención: encuentra las diferencias, sopas de letras, rompecabezas, dibujos copiados y con números, juegos de mesa individuales o en parejas, juegos de memoria, creación de figuras pequeñas, abstractos y lineales.
  7. Refuerza su seguridad: evita usar palabras que puedan hacer frenar su interés. Recuerda siempre hacer comentarios positivos sobre su desempeño y que al mismo tiempo le permitan que él mismo se autorefuerce.
  8. Localiza el espacio correcto: procura que el área de estudio cuente con las condiciones óptimas y tráelo a este lugar todo el tiempo. Recuerda que si cambias de espacio el niño comenzará otra vez de cero en su observación.
  9. Da el ejemplo: evita que surjan distracciones en los adultos que estan ayudando a completar el proceso; si el niño es propenso a distracciones trata de ocultar tus propios fallos.
  10. Toma el control con amor: si tu niño ha manifestado las señales de la falta de atención, es momento de que asumas el control de sus actividades, siempre y cuando respetes su espacio. Nunca olvides que tu hijo se va a comprometer con un mejor comportamiento, mientras que seas firme y cariñoso.
Te puede gustar