10 consejos para limpiar y prevenir la alergia infantil

Gladys · 20 septiembre, 2015

La alergia infantil es una afección muy común en estos tiempos. La mayoría de los niños que nacen son sensibles a algún elemento. Afortunadamente existen muchas formas de prevención para minimizar la reacción ante cualquier agente.

En primer lugar, hay que saber que una alergia es una hipersensibilidad a una partícula con la que se tiene contacto mediante tacto, inhalación o consumo la cual genera una reacción inesperada del organismo.

La forma en la que se manifiestan las alergias es diversa, pues depende de su causa, así como del área del cuerpo que resulte afectada. Esta afección puede ocasionar enfermedades como rinitis, conjuntivitis, asma y hasta anafilaxia.

¿Sabías que los alergólogos estiman que en 10 años la mitad de la población mundial habrá sufrido alguna alergia?  

En tal sentido, los padres deben estar atentos ante cualquier reacción extraña que presente el niño y llevarle al pediatra hasta que logre identificar si son alérgicos a algún agente en particular.

Alergias infantiles más frecuentes

Las alergias que más afectan a los niños son las respiratorias, de piel y la de algunos alimentos. En consecuencia, casi cualquier elemento puede generar a un niño hipersensibilidad.

Los alergólogos creen que en 10 años la mitad de la población mundial habrá sufrido de alguna alergia. Asimismo, consideran que actualmente la rinitis es padecida por el 21% de la población y el 75% de los pacientes con asma también la tienen.

Actuar desde la prevención nos permiten mejorar la calidad de vida del niño y evitar así que caiga en crisis de forma recurrente

Entre los alérgenos más comunes se encuentran: el polvo, polen, moho, el pelaje de los animales, ácaros, medicinas, insectos y alimentos, entre otros.

shutterstock_273438335

10 claves para evitar la alergia infantil

Aunque es imposible evitar que un niño tenga contacto con algunos de los elementos que pueden desarrollar una alergia, porque entre otras razones no es conveniente aislarlos del ambiente que los rodea, lo que sí podemos hacer es tomar medidas que pueden reducir el nivel de exposición a estos elementos.

Dado que el tipo de alergia más común es la de origen respiratorio conviene adecuar la habitación en ese sentido, con el objetivo de mejorar la calidad de vida del niño y evitar que caiga en crisis de forma recurrente. Seguidamente, se recomiendan algunas medidas que minimizan los síntomas:

shutterstock_153088403

  • Colcha hipoalergénica: este tipo de ropa de cama ayudará a mantener el colchón en condiciones adecuadas para que el niño pueda dormir sin inconvenientes.
  • Lavar con agua caliente: tanto ropa de cama, peluches o alfombras (deben ser lavados de esta forma una vez a la semana), con el fin de matar los ácaros que se encuentren en ellas.
  • Mantenimiento de filtros de calefacción y aire acondicionado: de forma adecuada, evitará que se produzca moho y bacterias en los ductos que puedan ocasionar complicaciones.
  • Evita amontonar cosas: pilas de juguetes, peluches o ropa son el lugar perfecto para que hagan vida los ácaros, así que evita este tipo de cosas en la habitación.
  • Estar atentos ante la aparición de moho: manchas verdes en paredes o techo deben ser eliminadas, es recomendable utilizar pintura anti-hongo.
  • Limpiar muebles y aspirar: debe ser una tarea diaria para eliminar cualquier rastro de polvo que pueda generar un ataque de alergia.
  • No tener plantas que produzcan polen: en toda la causa ya que es uno de los elementos que más causa alergia.
  • Mantener las habitaciones ventiladas: resulta una buena manera de reducir el nivel de humedad en el ambiente.
  • Opta por tener pisos de madera o cerámicas: son de fácil limpieza y no resultan un nido de ácaros como el caso de las alfombras.
  • Evitar que el niño esté presente durante las labores de limpieza: debido a que mucho polvo se mueve, que no es conveniente que inhale.

Tener en cuenta todas estas recomendaciones, sin duda, te ayudará a que tu hijo se sienta mucho mejor y en consecuencia sea un niño mucho más feliz. No obstante, nunca se puede dejar de lado las indicaciones del pediatra o especialista de cabecera.

En tal sentido, consulta con tu médico cualquier duda que tengas y si los ataques de alergia son muy constantes, pregunta sobre la posibilidad de que le recete al niño algún medicamento que le ayude a mantener libres las vías respiratorias y a controlar los ataques de alergia.