Viajes al extranjero con nuestros hijos: aspectos legales

3 noviembre, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por el abogado Francisco María García
Cuando llegan las vacaciones, se planifican todo tipo de viajes con los más pequeños de la casa. ¿Qué ocurre en el caso de los viajes al extranjero con nuestros hijos? Hay algunos aspectos legales que hay que conocer.

Los viajes al extranjero con nuestros hijos son, sin duda, una gran aventura que requiere mucha organización. Entre los billetes de avión, el alojamiento, el itinerario y la elección de los mejores sitios para visitar con ellos, a veces nos olvidamos de algo esencial como la documentación que debemos llevar.

El tema de la documentación es un aspecto fundamental que no debe quedar en segundo plano porque podría arruinar los planes. Hay algunos documentos que son necesarios para que un menor pueda salir de España.

Los documentos que se necesitarán podrán variar en función de varias cosas como, por ejemplo, si el niño viaja con sus dos progenitores o no. Además, dependiendo del destino que hayamos elegido, podría ser necesario tramitar un visado.

¿Qué documentos necesitamos llevar a los viajes al extranjero con nuestros hijos?

Como estamos viendo, cuando planificamos un viaje al extranjero con nuestros hijos, una de las primeras cosas que debemos hacer es comprobar todos los documentos que debemos llevar. Los requisitos varían principalmente en función del destino. Si viajamos a un país de la Unión Europea, los menores deberán llevar su DNI. En el caso de países que están fuera de la Unión Europea, el pasaporte es un requisito indispensable.Niños mirando aviones antes de volver de su viaje al extranjero con sus padres.

También es necesario verificar los requisitos específicos del país de destino, como podría ser, por ejemplo, un visado o alguna vacuna. Igualmente, es importante saber que los viajes al extranjero con menores están sujetos a ciertas restricciones específicas.

La policía de cada país presta especial atención a la seguridad de los menores. Esto ocurre si viajan solos, pero también si lo hacen acompañados. Es una medida de precaución para evitar la sustracción de menores o incluso fenómenos como el tráfico o la trata.

Las autoridades verificarán los documentos de los adultos que acompañan a los niños para confirmar que se trata de sus padres o de sus tutores legales. Esta es una cuestión muy importante para la seguridad de los menores.

Viajes de los menores sin acompañamiento adulto

¿Qué ocurre cuando los menores viajan solos, con uno de sus progenitores o con un adulto que no es su representante legal? Hay algunos datos importantes que hay que saber.

Si un menor realiza un viaje al extranjero solo, deberá llevar consigo una autorización de las personas que ejercen la patria potestad sobre él, generalmente, sus padres. La policía de frontera puede hacer una inspección de todos los documentos para asegurase de que no es un abandono del territorio en contra de la voluntad de sus representantes legales.

Cuando los menores viajan acompañados por personas que no son sus padres, será necesaria una autorización formalizada en alguna dependencia policial. En ella, las personas que tienen la patria potestad sobre el menor deberán encargar su custodia durante el viaje a un adulto. También se requerirá el DNI o pasaporte de este adulto.

Si un menor viaja al extranjero acompañado solo de uno de sus progenitores, las autoridades también podrán exigir la autorización expresa del progenitor ausente. Esta también deberá tramitarse en alguna dependencia policial.Niña metida en el maletero del coche antes de partir hacia su viaje al extranjero.

¿Qué pasa en el caso de los padres divorciados?

En el caso de los padres divorciados, las vacaciones escolares suelen ser compartidas. Por lo general, los padres se reparten el tiempo que pasarán con sus hijos y cada uno planifica una serie de actividades que pueden incluir un viaje al extranjero. Pero este periodo puede convertirse en una nueva fuente de conflicto para los padres divorciados.

Cuando un padre o una madre separados decide hacer un viaje al extranjero con sus hijos durante las vacaciones, surgen muchas preguntas. ¿Es necesario pedir autorización al otro progenitor para hacer un viaje fuera de España con los menores? ¿Qué pasa si este no lo autoriza?

En principio, no es necesario, ya que el progenitor está disfrutando de un periodo legalmente establecido para estar con su hijo. El destino no es relevante dentro de la patria potestad y forma parte del poder de decisión ordinario del padre o la madre. Por lo tanto, la autorización del otro progenitor no es obligatoria para realizar un viaje al extranjero con sus hijos.

La situación es completamente distinta si existe una prohibición de salida del territorio nacional sin el consentimiento de los dos progenitores dictaminada por una sentencia. En este caso, la autorización será indispensable. Sin embargo, es preferible contar siempre con la autorización expresa del otro progenitor, en caso de que esta sea solicitada en algún control fronterizo o aeropuerto.