Ser madre y estudiar al mismo tiempo

Corina González 15 septiembre, 2018
Siempre las madres buscan lo mejor para su familia. Por eso, muchas deciden que el camino correcto es retomar los estudios, una opción llena de sacrificios y gratificantes recompensas.

Cuando desempeñan un rol, las mujeres lo hacen con todas sus ganas, son emprendedoras y nunca se rinden frente a las adversidades. Un ejemplo de esta actitud es tomar la decisión de ser madre y estudiar al mismo tiempo. No es nada fácil, pero se puede lograr con mucho esfuerzo y sacrificio.

Muchas madres se ven en la necesidad de compartir la atención que le dan al pequeño de la casa con sus ganas de superación personal, que implican elevar su nivel educativo. Puede que estos planes hayan sido aplazados debido al embarazo o que emerjan en el momento; en cualquier caso, llevar ambos roles a la par es una tarea titánica.

Al tomar la decisión de ser madre y estudiar al mismo tiempo, una de las cuestiones que motivarán a alcanzar la meta es saber que, al obtener un titulo universitario, posgrado o maestría, se contribuye para un mejor futuro de la familia. Las posibilidades de encontrar un empleo mucho mejor remunerado o emprender nuestro propio negocio gracias a la preparación obtenida serán mucho mayores.

En este nuevo camino, lo más importante es estar bien enfocada. Se debe elegir un plan de estudios flexible y que podamos cumplir; junto a él, hay que diseñar un cronograma de actividades que involucre estudios y maternidad en el que ninguno de los dos planes se vea perjudicado. Con una buena distribución del tiempo y disciplina, las probabilidades de éxito aumentan.

Llenarse de pensamientos y energías positivas para recorrer este arduo camino es esencial. Lamentablemente, no faltarán personas con actitudes y comentarios negativos que pongan en tela de juicio tus capacidades. Concéntrate en el objetivo que te has planteado e ignora cualquier agente externo que quiera desenfocarte.

¿Qué se debe hacer para ser madre y estudiar al mismo tiempo?

La organización minuciosa y disciplinada será la clave de todo. Por eso, debemos poner en marcha un plan completo para que nada se salga de su carril. Muchas veces, el cansancio vencerá, los niños llorarán de más y el desespero por pequeñas situaciones fuera de control podría afectar.

Ser madre y estudiar requiere de mucha planificación.

Sin embargo, es algo normal cuando somos ambiciosos y nos proyectamos metas importantes. Para facilitar un poco esta dualidad de responsabilidades, te recomendamos seguir estos pasos:

Buena organización y disciplina

Para ser madre y estudiar al mismo tiempo, lo mejor es organizar las horas que se invertirán en un plan de estudios. Estas deben estar en contraste con las de atención de los hijos en casa.

La opción más conveniente es aprovechar los lapsos de tiempo en los que los niños se encuentran en la escuela. Si se tienen pequeños que no están aún en edad escolar, podría considerarse la opción de la guardería o un niñera por algún período del día.

Si no queremos dejar a nuestros hijos en una guardería o a cargo de una niñera, debemos disciplinarlos en estrictos horarios para sus actividades. Con esto, nos referimos a comer, tomar la siesta y la hora del baño, entre otras. Así, en función de esto, sabremos qué espacios del día podemos dedicar al estudio sin posibles interrupciones.

Actualmente, podemos estudiar sin problemas desde casa, ya que hay muchas opciones a través de internet. En el caso de ser madre y estudiar al mismo tiempo, esta es una excelente herramienta.

Estudiando a distancia, el tiempo que puedas invertir trasladándote a un lugar puede ser aprovechado en otra cosa, como por ejemplo para hacer una lectura o responder cualquier asignación.

Al sentirse agobiada, respirar y hacer una pausa

Tantas responsabilidades pueden abrumar a la madre, dada la presión de múltiples factores en su nuevo ritmo de vida. Es por ello que lo más recomendable es sincerarse y proponerse metas que se puedan alcanzar.

No debemos cargarnos de cursos por estudiar desde el comienzo; tomar uno o dos para empezar es más que suficiente. A partir de la primera experiencia, será menester medir nuestras capacidades y decidir si podemos con más o, por el contrario, debemos reducir la carga.

“Con una buena distribución del tiempo y disciplina, las probabilidades de éxito aumentan”

Asimismo, es necesario buscar momentos de descanso plenos para poder recargar energías. Se deben evitar los colapsos de salud por cansancio; la buena alimentación también ayudará a mantenerse activo. Recuerda que es de suma importancia cuidar el cuerpo y la mente para que no disminuya la fuerza de voluntad.

Buena predisposición

Para alcanzar cualquier meta en la vida, siempre es necesario esfuerzo y sacrificio. Ante ello la buena predisposición marcará la diferencia. Estudiar absorberá mucho tiempo, por lo que debemos estar conscientes de que tendremos menos actividades recreativas como salidas a parques, cines, fiestas y, posiblemente, reuniones familiares.

Esto no debe suponer para nosotros un motivo de depresión. Al estar enfocados en los objetivos que perseguimos y tener claras las exigencias, sabremos que solo se trata de un período de sacrificio que, más temprano que tarde, traerá frutos y satisfacciones personales y para toda la familia.

Ser madre y opositar es un gran reto, pero exige un gran esfuerzo.

Disfrutar la experiencia al máximo

La época de estudiante suele ser inolvidable y la maternidad, sin duda alguna, es la mejor etapa en la vida de una mujer. Al unir estas dos facetas, solo queda disfrutar de ellas. Aprovecha todo lo que trae consigo estudiar y ser madre al mismo tiempo; las cosas buenas y las malas siempre dejan aprendizajes importantes.

Estudiar no significa que debamos dejar a un lado a la familia. Muchas veces son ellos los que nos impulsan a alcanzar las metas propuestas. El equilibrio es fundamental para sobrellevar la carga del hogar y la académica sin mayores contratiempos.

Lo esencial de ser madre y estudiar al mismo tiempo es sentirse satisfecha por las decisiones tomadas, asumir con positivismo cada sacrificio que sea necesario en miras a alcanzar la meta y disfrutar de esta experiencia con orden y apoyo de la familia. Al darte cuenta de que lo has logrado, con certeza te sentirás en capacidad de asumir nuevos retos mucho más desafiantes.

Te puede gustar