5 señales de machismo en adolescentes

Goizane 31 diciembre, 2017
El machismo es un problema social que está más presente en los adolescentes de lo que pensamos. ¿Qué podemos hacer para detectar y evitar que los jóvenes caigan en esta conducta?

El machismo es una actitud social que considera que la mujer es inferior al varón. Esto conlleva comportamientos basados en la discriminación y desvalorización de las mujeres y todo lo relacionado con el universo femenino.

Supone uno de los mayores problemas de nuestra sociedad actual, ya que la mayoría de las veces el machismo es el causante de la violencia contra las mujeres.

Podríamos pensar que esta actitud es propia de personas mayores, o de sociedades o épocas diferentes. Sin embargo, nuestra cultura sigue transmitiendo unos estereotipos basados en el género.

Aunque hemos avanzado mucho en el tema de la igualdad, por desgracia el machismo es una realidad bastante extendida entre los adolescentes.

Machismo en adolescentes.

El machismo en los adolescentes

La adolescencia es un periodo clave para la formación de la personalidad. Son unos años complicados, tanto para los padres como para los hijos, en los que los jóvenes fijan su identidad y carácter.

Por este motivo es tan importante guiarles con cuidado pero con firmeza en esta etapa. Y esto implica también corregir cualquier actitud negativa, especialmente si va contra los derechos humanos, como el machismo.

“Detectar el machismo en la adolescencia es fundamental, tanto por el bien de nuestros hijos como para conseguir una sociedad más justa”.

La ideología machistas en los adolescentes son más comunes de lo que pensamos. Recientes investigaciones de la Dirección General de Atención Primaria, de la Consejería de Sanidad, resaltan que este problema está resurgiendo.

Determinadas actitudes o formas de pensar, que en principio parecen inofensivas, pueden derivar en comportamientos machistas. Detectarlos a tiempo en nuestros hijos adolescentes será clave en la lucha por la igualdad.

5 señales de machismo en adolescentes

“El machismo se puede presentar de muy diversas formas, y no siempre es fácil de distinguir”.

En ocasiones, las actitudes machistas son muy evidentes, llegando incluso a la violencia física. Pero en otros casos no es tan fácil distinguir estas conductas, que pueden presentar tanto hombres como mujeres (no, no sólo los hombres pueden ser machistas).

El machismo se puede esconder en comentarios aparentemente inocentes, por lo que tendremos que estar muy atentos ante los distintos comportamientos de nuestros hijos.

A continuación te dejamos cinco ejemplos de pensamientos machistas en los adolescentes. Sin embargo, ten en cuenta que el machismo se puede presentar de muchas formas. Detectarlo a tiempo será la clave para educar a nuestros hijos y construir la igualdad social.

1. La mujer se encarga de las tareas del hogar

Las personas machistas creen que cada género está “diseñado” para hacer ciertas tareas. El hombre trabaja, la mujer limpia y cuida de los hijos.

Si bien es cierto que algunos modelos familiares siguen este esquema, no es obligatorio que sea así. Y, desde luego, tampoco es cierto que se nos den mejor unas cosas u otras simplemente por haber nacido hombres o mujeres.

2. No está bien pegar a una mujer, pero…

Pero nada. Si oyes a tu hijo o hija decir esto, no dejes la corrección de esta actitud para más tarde: además de ser machista, está propiciando la violencia de género.

Ningún tipo de violencia debe ser alentada o consentida.

No importa la excusa: los nervios del momento, que ha sido provocado, no había otra solución… Siempre se puede encontrar una solución pacífica, sin recurrir a la agresión.

3. Las relaciones tienen que ser hombre con mujer

En muchas ocasiones, el machismo está relacionado con la homofobia. Está relacionado con la división de responsabilidades por género que mencionábamos anteriormente.

Muchos machistas no conciben este tipo de relaciones ya que consideran que una pareja debe poder tener hijos de manera natural – es el “deber de toda mujer”. Por tanto, no conciben parejas que no estén compuestas por un hombre y una mujer.

4. Es normal que mi novio no me deje…

No, no es normal. Estas actitudes implican celos y un fuerte sentido de posesión. Una persona no es un objeto que se pueda poseer, controlar y monopolizar.

Pensamientos de este tipo pueden derivar fácilmente en problemas más serios, que pueden llegar incluso a la violencia. Implican la subordinación de una de las partes a los deseos de la otra, lo cual fomenta así la obsesión inicial.

5. Criticar las relaciones de otras mujeres

El machismo muchas veces exige que la mujer se entregue a un único hombre. Esto no tiene que implicar una relación a nivel sexual, sino incluso limitarse a la amistad.

Según este pensamiento, una mujer solo puede prestar atención a su hombre. Todo lo demás desaparece. Si notas que tus hijos adolescentes critican las relaciones de sus conocidas, podría ser un síntoma de machismo.

Te puede gustar