Juegos para desarrollar la inteligencia emocional en niños

05 Octubre, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la pedagoga María Matilde
A continuación, se comparten tres juegos para ayudar a los niños a conocer y comprender lo que sienten y desarrollen la inteligencia emocional.

Recurrir a los juegos para desarrollar la inteligencia emocional en niños es una magnífica opción para lograrlo. Cuando se trata de niños pequeños, y no tan pequeños, el juego y la diversión son de gran ayuda para que desarrollen una inteligencia emocional. Bien planificado, un juego es una excelente estrategia para que los pequeños aprendan a reconocer y a controlar sus sentimientos y sus emociones.

¿Qué es y en qué ayuda a las personas la inteligencia emocional?

La inteligencia emocional hace referencia a una capacidad para reconocer, percibir, comprender y expresar las emociones. Tener una inteligencia emocional desarrollada le permite a una persona gestionar, de forma positiva, lo que siente en los distintos momentos y situaciones de la vida. Es decir, permite a la gente un buen funcionamiento social y comportarse de forma adecuada en distintos ámbitos.

Padres hablándole a su hijo para desarrollar la inteligencia emocional.

Esto es así porque poseer una inteligencia emocional es poseer una información emocional sobre uno mismo. Una información basada en el conocimiento sobre lo que se siente en cada momento y por qué. Lo cual implica poder controlar, ajustar y reajustar los propios sentimientos y emociones y poder, así, guiar la conducta para adaptarla a distintos ambientes y contextos y sentirse bien cada día.

Con lo cual, la inteligencia emocional ayuda a las personas a conseguir que las cosas afecten en función de su importancia objetiva y a automotivarse cuando las cosas no son fáciles para poder controlar las frustraciones.

Incluso, dominar los impulsos y ser capaces de modificar el propio estado de ánimo en situaciones complicadas o poder ponerse en el lugar de otra persona para comprender cómo se siente y por qué, son signos de una inteligencia emocional desarrollada.

Los niños y el juego con sus sentimientos para desarrollar su inteligencia emocional

Como se ha adelantado al principio, el juego, o los juegos, son una buena estrategia para desarrollar la inteligencia emocional en niños para que aprendan sobre lo que sienten.

El juego se constituye en una actividad y en un elemento básico en el desarrollo de los pequeños. A través de este, los niños van madurando a nivel psicomotor y físico, a nivel cognitivo, social y, por supuesto, a nivel emocional y afectivo.

Con lo cual, es importante planificar y poner en práctica juegos que permitan que los pequeños comiencen a conocer sus emociones. Tanto en el ámbito familiar como en el escolar, y con el juego como estrategia metodológica, es posible ayudar a los niños a canalizar sus emociones. De esta forma, en su etapa adulta, podrán ser personas equilibradas gracias a una elevada inteligencia emocional y autoconocimiento.

En este sentido, se exponen, a continuación, 3 juegos creativos y divertidos para hacer en familia o en el colegio y que tienen como objetivo desarrollar la inteligencia emocional en niños.

Las fichas de los sentimientos

Este es un juego válido tanto para niños más pequeños, a partir de los 3 o 4 años, como para niños de primaria o adolescentes. Consiste en realizar varias fichas con cartulinas de colores. En cada una de ellas  se escribirá el nombre de una emoción (tristeza, enfado, ira, miedo, sorpresa). Dicha emoción será elegida en función de su complejidad y de las edades de los niños que jugarán.

Así, el juego consiste en que, por turnos, cada niño deberá elegir una ficha. A continuación, ese niño tendrá que intentar describir y explicar la emoción que le ha tocado en la ficha al resto de compañeros de juego. Para lo cual, puede poner ejemplos, usar su cuerpo o contar alguna experiencia. Si se trata de niños más pequeños, lo más divertido y gracioso es animarlos a que gesticulen.

Un teatro de cuento sobre emociones

Otra actividad o juego muy divertido para trabajar las emociones con los niños es hacer un pequeño teatro. Así, una idea genial es elegir un cuento con personajes conocidos para los niños y con un argumento que hable sobre los sentimientos.

En primer lugar, se leerá el cuento a los niños y, posteriormente, estos deberán elegir personajes del cuento para representarlos en un teatro. Para ello, podrán utilizar disfraces caseros, realizados con ropa de los padres o con bolsas de plástico, cartulinas de colores y pinturas.

Los cuentos son para los niños grandes aliados para que conozcan más cosas sobre emociones. Las historias de los cuentos son muy motivadoras y captan mucho la atención e interés de los pequeños y son una forma de conseguir que sean capaces de reflexionar y empatizar con lo que sienten sus personajes preferidos.

Además, los cuentos pueden ser más entretenidos aún para los niños si ellos saben que luego jugarán a ser grandes actores.

Madre e hijo hablando para poner límites sin castigar.

El colorido mural de los sentimientos para desarrollar la inteligencia emocional en niños

Este juego permite a los niños expresarse, explicar y describir lo que sienten en el momento presente, es decir, si se sienten tristes, alegres, desanimados, enfadados, con rabia, con satisfacción, con ilusión, etc. Así, el juego consiste en jugar a expresar lo que se siente ayudándose del habla y del dibujo. Además, ayuda a los pequeños a ejercitar su motricidad fina por medio de la pintura.

Los niños tienen que componer un gran mural en una cartulina blanca realizada con varias pequeñas unidas. En la cartulina cada uno tendrá la libertad de dibujar o escribir con colores cómo se siente en ese momento y por qué.

En este sentido, puede ser útil para los adultos hacerles a los niños preguntas como: “¿Cómo te sientes hoy? ¿Por qué te sientes así? ¿Podrías ponerle nombre o describir lo que sientes o estas sintiendo? ¿Qué piensas que podrías hacer para sentirte mejor? ¿Si no te gusta lo que estas sintiendo, cómo te gustaría sentirte?”.

La finalidad de este juego es que los niños puedan expresar sus sentimientos y, además, que los adultos puedan ayudar a los niños que sientan emociones negativas a comprender que estas pueden controlarse, modificarse y cambiarse por otras mucho más positivas.

Esperamos que estas actividades te ayuden a la hora de fomentar en tus hijos la inteligencia emocional mientras pasáis tiempo de calidad en familia. ¿A qué esperas para ponerlas en práctica?