Fomenta la creatividad en tus hijos

Adrianazul · 20 junio, 2016

La creatividad es, de alguna manera, una actitud ante la vida, fruto de una decisión. La persona creativa es alguien que asume riesgos, que no tiene miedo a equivocarse. Y, sobre todo, que es capaz de aprender de sus errores. Tú puedes ayudar a tu hijo a que conserve y desarrolle su creatividad, una de las características que contribuyen a que los seres humanos se desarrollen plenamente.

Los seres humanos estamos creando todo el tiempo. Mira un poco a tú alrededor: Vives rodeada de creatividad. Las ciudad en la que vives, los vehículos en los que te desplazas, la ropa que vistes, los zapatos que calzas, la almohada sobre la que reposa tu cabeza cada noche, estuvo, antes de ser materializada, en la mente de alguien que tuvo una idea y que la puso a prueba hasta hacerla funcionar.

La cuestión está en que las ideas por sí mismas no representan las soluciones a los problemas; para que lo sean es necesario desarrollarlas, materializarlas y ponerlas a prueba frente al problema que se desea resolver y así saber si realmente funciona.

Ese proceso es parte del desarrollo creativo y es de ese proceso de donde surgen las soluciones a los problemas –grandes o pequeños de la humanidad–. La creatividad significa poner la imaginación a trabajar.

“La vida es orgánica y creativa, creas tu vida a partir de tu imaginación, de tu temperamento y de las oportunidades que generas, las que aprovechas y las que dejas pasar”.

-Ken Robinson, educador, escritor y conferencista británico-

watercolor-1426440_640

¿Cómo ayudar a tu hijo a fomentar su creatividad?

Para desarrollar su creatividad, en primer lugar, tu hijo debe encontrar su elemento. ¿Y qué es eso de encontrar su elemento? Pues, seguro, ya habrás escuchado la frase de está en su elemento o se mueve como pez en el agua, las cuales se refieren a cuando una persona se desenvuelve de manera natural en algo, cuando hace algo con tanta destreza y gusto que parece que nació para hacer lo que hace.

Empieza a practicar contigo, a cuestionarte y verás que hay tareas que se te dan muy bien y ni siquiera sabes por qué y otras que se te dan fatal. Lo mismo pasa con la mayoría de las personas, todas son creativas, todas están haciendo algo en todo momento, pero solo algunas se sienten como pez en el agua…

“Para estar en tu elemento, tiene que encantarte lo que haces; la clave es la pasión. Si algo te encanta, si algo te apasiona y encima se te da bien, como decía Confucio, nunca vuelves a trabajar, porque vives la vida que te corresponde vivir. Te conviertes en tu yo más auténtico”, dijo, Ken Robinson, quien publicó un libro titulado El elemento: descubrir tu pasión lo cambia todo, en el cual da pistas de cómo puedes ayudar a tus hijos a fomentar su creatividad.

Tú como madre, para guiar a tus hijos a encontrar su elemento y, en consecuencia, para ayudarlos a fomentar su creatividad, antes de mirar el mundo que lo rodea, debes observar con mucha atención a tus hijos. Observa qué les inspira, qué capa su atención. ¿Quién es o quiénes son? ¿Cuáles son las cosas que les entusiasman? ¿Cuáles son las cosas por las que se sienten atraídos, o las cosas que les provocan rechazo? A partir de allí debes fomentar sus gustos y sus talentos y ayudarles a desarrollarlos.

Y de allí deriva otro consejo: Puede sonar duro, pero los padres más que fomentar la creatividad de sus hijos deben aprender a no frenarla. Los niños son seres creativos por excelencia, sobre todo, porque no tienen conceptos que los limiten, no saben si lo que hacen está bien o mal, es bonito o feo, solo siguen su instinto y crean con libertad. De tanto intentar e intentar desarrollan habilidades que algunos consideran especiales. 

La pasión potencia la creatividad

Otro elemento importante para fomentar la creatividad es conectar con la pasión. Descubrir tu pasión lo cambia todo. Lo saben quiénes no trabajan sino que se dedican a jugar todo el día, quienes apasionadamente, con disciplina, paciencia y esmero desarrollan sus habilidades en una actividad que puede ser ejecutar un instrumento con maestría o elaborar piezas mecánicas.

Se puede ser creativo con cualquier cosa: puedes ser un matemático muy creativo y también puedes ser un químico creativo, un entrevistador creativo, un profesor creativo, un académico creativo, un músico creativo… ¡Puedes ser creativo con cualquier cosa que implique inteligencia!

child-1082069_640

El desarrollo de la creatividad, implica control

Es preciso aclarar que quien crea por crear no es una persona creativa, así como quien toma un instrumento y lo ejecuta sin conocimiento previo no es un músico. La creatividad es un proceso muy práctico. 

Hay muchas nociones falsas sobre la creatividad. Una de ellas es que todo se basa en dejarse ir, que ser creativo es hacer cualquier cosa que se te pase por la cabeza. No obstante, el educador inglés, define la creatividad como el proceso de tener ideas originales que aporten valor.

“Para ser creativo hay que hacer algo, y esto significa que hay que trabajar con algo. Para ser creativo, hay que poder, con el tiempo, controlar los materiales con los que trabajas, para obtener los efectos que te interesan y seguir el camino que te fijes”.

Una parte de ser creativo tiene que ver con lanzar hipótesis, probar cosas, hacer bocetos, explorar posibilidades: y la segunda parte consiste en ser crítico, hacer juicios sobre los resultados y plantearse cuestiones como: ¿funciona? ¿Es lo que buscaba?

Para ello debes formar hijos que se cuestionen, que sean capaces de criticarse objetivamente y de ser optimistas. Los científicos, por ejemplo, son personas muy objetivas, muy prácticas, son personas que son capaces de aceptar que el método que están empleando para desarrollar su idea no funciona y aun así, después de haber probado 99 métodos, seguir creyendo que su idea es buena. Los científicos no creen que fallar sea un fracaso, al contrario creen que están encontrando soluciones. ¡Ojalá todos fuéramos así! Prepara a tus hijos para equivocarse y enséñales a aprender de sus errores.

Ser creativo, o crear algo, es un proceso constante que consiste en darle forma, en moldear la idea y, en cuanto comprendas que ser creativo es un proceso material para el que hay que adquirir destreza y práctica, podrás enseñárselo a tus hijos.