Entrevista a Manuel Antonio Fernández: la importancia de la neuropediatría en la actualidad

Este artículo fue redactado y avalado por Manuel Antonio Fernández
· 25 abril, 2019
Manuel Antonio Fernández es uno de los mejores neuropediatras del territorio español. En nuestra entrevista reflexionamos con él sobre la importancia de esta ciencia en la vida del niño para facilitar así su óptimo desarrollo y la detección temprana de cualquier problema.

En nuestra entrevista a Manuel Antonio Fernández descubrimos, en primer lugar, por qué es reconocido como uno de los mejores pediatras del panorama español en la actualidad. Cuenta con diversos premios y reconocimientos a su labor y destaca, ante todo, por su profesionalidad y visión de vanguardia dentro del campo de la neuropediatría.

En segundo lugar, estamos ante un médico que sobresale por su trato excepcional con los pacientes y por la calidad de la atención que ofrece. Es experto en Neurología Pediátrica y director del Instituto Andaluz de Neurología Pediátrica (INANP). En sus consultas atiende desde dificultades del aprendizaje y de la conducta hasta problemas de la maduración y el desarrollo.

Además de detectar y asesorar sobre trastornos del espectro autista o la hiperactividad, el doctor Manuel Antonio Fernández interviene también en condiciones relacionadas como la migraña infantil, la epilepsia o trastornos del sueño. Estamos ante un profesional altamente destacado que nos inspira con su labor y que, a su vez, puede enseñarnos grandes cosas. En esta ocasión, hablamos con él sobre la neuropediatría.

La labor de la neurología infantil es la de velar por un neurodesarrollo normal, pero también la de actuar cuando este proceso madurativo no sigue el camino adecuado

–Manuel Antonio Fernández, neuropediatra–

Entrevista a Manuel Antonio Fernández

En nuestra entrevista a Manuel Antonio Fernández tomamos conciencia de lo relevante que es el campo de la neuropediatría en toda sociedad que se considere a sí misma como avanzada. Para empezar, esta área de la medicina no solo tiene como finalidad detectar y tratar diversos problemas, patologías o cualquier condición clínica en la vida del niño o adolescente.

Estamos ante una ciencia que busca garantizar por encima de todo el óptimo desarrollo neurológico de nuestros pequeños. Asimismo, hay otro aspecto esencial que debemos tener en cuenta. Como padres, madres o educadores que desean en todo momento lo mejor para los niños, agradecemos ese apoyo y consejo de los expertos en casi cualquier aspecto de sus vidas.

La necesitamos para detectar problemas de manera temprana. Agradecemos a su vez el apoyo de los neuropediatras para dar una mejor respuesta a los niños con espectro autista (TEA), para garantizar su inclusión en las aulas y para saber qué tipo de programas son los más adecuados para ellos. Sobre estas y otras importantes cuestiones profundizamos con el doctor Manuel Antonio Fernández, el mejor neuropediatra de la actualidad en España.

Brevemente, ¿en qué consiste la neuropediatría?

La Neurología Pediátrica es la parte de la medicina, dentro de la especialidad de pediatría, que se ocupa de garantizar que el desarrollo neurológico de los niños sea el adecuado desde el momento de la concepción, es decir, desde que la mujer queda embarazada hasta la llegada a la vida adulta que es cuando se considera que finaliza el desarrollo. Como ves, esto va mucho más allá de lo que actualmente piensa la mayoría de los padres y, entre otras cosas, significa que estamos aún lejos de conseguir un pleno desarrollo de la especialidad y de las responsabilidades de un neuropediatra.

¿Cómo influye la neuropediatría en la detección de trastornos como el autismo? ¿Cuál es el procedimiento de diagnóstico?

La labor de la neurología infantil es la de velar por un neurodesarrollo normal, pero también la de actuar cuando este proceso madurativo no sigue el camino adecuado. Una cosa que debemos hacer desde ya es dejar de hablar de autismo como si fuera un problema único y concreto. No es así. Se llama autismo al conjunto de síntomas o conductas que tiene una persona que no es capaz de regular los mecanismos cerebrales necesarios para mantener una relación normal con el entorno. Esto puede deberse a multitud de causas, y los «tipos» de autismos que puede haber, por lo tanto, también son múltiples.

El papel del neuropediatra es analizar cada caso, poner todos los medios disponibles para encontrar la causa que está provocando el problema, que en la inmensa mayoría de los casos es genética, y hacer todo lo posible para que el niño con autismo consiga alcanzar el máximo desarrollo posible dentro de sus limitaciones; para que pueda alcanzar la mayor capacidad de integración y autonomía que pueda.

Manuel Antonio Fernández.

Esto supone hacer una detección tan precoz como sea posible identificando los signos de alerta, analizar el perfil conductual del niño, realizar las pruebas neurológicas necesarias e informar y apoyar a la familia para que esta pueda colaborar de la forma adecuada con el objetivo marcado a la vez que evita caer en la desesperación y las pseudoterapias.

¿Podrías definir, como experto, en qué consiste el autismo y el Trastorno del Espectro Autista?

El TEA o trastorno del espectro del autismo es un trastorno del neurodesarrollo infantil de origen eminentemente genético, en el que una estructura cerebral alterada provoca problemas en el funcionamiento de una serie de mecanismos cerebrales que son imprescindibles para regular la conducta y que acaba provocando limitaciones en la capacidad de comunicación y en las relaciones sociales, así como conductas repetitivas, inflexibles y anómalas. Un 50 % de los niños con autismo no hablan y también un 50 % presentan epilepsia.

¿Por qué actualmente se diagnostican con tanta frecuencia y se afirma que hay más casos que hace unas décadas?

Hoy en día se detectan más casos de autismo que hace varias décadas por varios motivos. Resumo los tres que creo más importantes:

  • Uno de ellos, por no decir el principal, es que ha mejorado mucho el conocimiento al respecto y, por tanto, los profesionales estamos mucho mejor preparados para identificar este tipo de casos.
  • Por otro lado, los avances científicos en áreas como la genética han permitido una mejor detección de estos casos.
  • La sociedad está más concienciada y, ante este tipo de dificultades, consulta con más frecuencia aunque los síntomas no sean graves.

¿Qué tipos de autismo existen y cuáles son sus síntomas?

Existen tantos tipos de autismo como niños autistas. Sí es verdad que hay una serie de patrones de síntomas que se repiten. Se dividen en tres grupos

  • Trastorno a nivel comunicativo: No son capaces de transmitir y recibir información con normalidad.
  • Trastorno en las relaciones sociales: No consiguen tener consciencia de las diferencias que existen entre el punto de vista de uno mismo y el de los demás, por lo que no logran establecer relaciones adecuadas con las personas de su entorno.
  • Patrones de conducta inflexibles e intereses restringidos: Tienen alteraciones en la regulación motivaciones que los lleva a interesarse por aspectos poco funcionales y a requerir entornos muy estables.

Háblanos de la relación entre la teoría de la mente y el autismo, ¿es verdad que esta capacidad se encuentra inhibida?

Efectivamente, esta es una de las teorías que explican los síntomas del autismo. Desde mi punto de vista, hay aún mucho por conocer dentro del mundo del neurodesarrollo y, por lo tanto, pienso que en el futuro veremos cómo se modifican muchas de estas teorías. Aun así, los niños con trastornos del espectro del autismo tienen dificultades para tener conciencia de las diferencias que existen entre su punto de vista y el de otras personas.

¿Cuál es el tratamiento de un niño autista y qué medidas deben tomar los padres de un niño con autismo?

La intervención terapéutica que requiere un niño autista debe contemplar varios aspectos:

  • Terapia. La terapia debe incluir todos los aspectos necesarios y deficitarios. Esto puede suponer la inclusión de logopedia, psicología, neuropsicología, psicopedagogía, terapia ocupacional y otras actividades complementarias. Se recomienda la estimulación multisensorial desde los primeros momentos para favorecer la evolución. Hay programas intensivos como el ABA o el TEACH que también se basan en estos principios.
  • Tratamiento farmacológico. Cuando los síntomas asociados a dificultades de atención, hiperactividad o impulsividad provocan problemas para que puedan desarrollar su actividad con normalidad, limitan su evolución o asocian conductas agresivas, se considera necesario valorar el uso de medicación para conseguir disminuir estas dificultades y ayudarles a controlar sus impulsos y potenciar su desarrollo.
Los niños autistas tienen dificultades para comunicarse y socializar.

¿Cómo pueden actuar los padres cuando creen que su hijo tiene autismo o algún trastorno similar en etapas tempranas de la infancia?

Lo primero que deben hacer es solicitar información y la valoración de un especialista. La detección precoz es uno de los pilares del proceso y uno de los que más suele fallar. La clave de la detección precoz está en que una terapia adecuada puede disminuir las repercusiones negativas que un neurodesarrollo alterado puede provocar sobre un niño con autismo. Los niños con TEA son muy versátiles a nivel cerebral en sus primeros años y una terapia precoz los ayudará a alcanzar mejores resultados.

Desde el ámbito educativo, ¿cómo deben actuar los docentes?

El ámbito educativo es fundamental para que un niño autista consiga una evolución positiva, ya sea en un centro ordinario o de educación especial. La labor de los docentes es imprescindible como apoyo a la terapia seguida por los profesionales sanitarios y, por supuesto, como apoyo a las actividades complementarias que realizan los padres y toda la familia.

En la medida de lo posible, hay que valorar la utilidad para estos niños con TEA de permanecer en centros ordinarios para potenciar su inclusión social. Para ello, no solo es necesario invertir en personal de apoyo sino formar adecuadamente a los maestros y profesores para que cuenten con las competencias y herramientas necesarias en su actividad profesional y atención a la diversidad.