Enseña a tu hijo a no seguir estereotipos

Gladys · 6 abril, 2016

 

Sentir admiración por alguien no es malo. Lo inusual se presenta cuando nuestros hijos quieren imitar a alguien más, famoso o simplemente popular, para ser aceptado por su grupo de amigos. Aquí te diremos cómo enseñarle a tu niño las ventajas de ser auténtico y a no seguir estereotipos.

Son muchos los conceptos de estereotipos, pero para tener una idea clara al respecto partiremos de la definición que aporta la Real Academia Española, que indica que se trata de la “imagen o idea aceptada comúnmente por un grupo o sociedad con carácter inmutable”.

Es decir, nadie puede cambiar ese “ejemplo a seguir” que es idealizado por un grupo de personas, porque de lo contrario sería visto como alguien que no se adapta.

Pero, ¿qué pasa cuando seguir estos estereotipos se convierte en una exigencia para socializar? Para nadie es un secreto que llega un momento en la vida de los niños en el que buscan actuar de determinada manera para agradar a los demás, a los compañeros del colegio, del vecindario o del club.

Y esta disposición por adoptar una nueva forma de ser puede agravarse durante la adolescencia.

Es en la adolescencia cuando nuestros hijos sienten una verdaderamente presión por su grupo de amigos.

En estos años de su vida se verán tentados a aceptar como propia una manera particular de hablar, de vestir y de actuar, porque estas cualidades los ayudarán a ser aceptados por la mayoría

La estabilidad emocional: asociada a la idea de popularidad

Seguir estereotipos 1

Nuestros hijos invertirán toda su energía en ser parte del grupo que conforman los llamados populares, y en caso de no lograrlo, el rechazo de estos compañeros puede desencadenar una fuerte depresión y complejos.

Entonces, ¿qué podemos hacer los padres para proteger a los niños de las presiones sociales típicas de su edad?  Son muchas las acciones que podemos tomar las madres para reducir el impacto de un rechazo en nuestros hijos. Desde acercarnos a su grupo de amigos para conocer de cerca sus intereses, hasta encerrar a nuestros niños en casa para intentar protegerlos.

Es muy probable que exageremos en las medidas que aplicaremos para mantenerlos a salvo, pero debemos evitar el riesgo de reforzar sus debilidades y complejos. Por esto lo recomendable es criar niños con autoestima a prueba de presiones.

Seguir estereotipos

Pero ¿cómo logramos que nuestros niños sean emocionalmente fuertes y desarrollen amor propio? Este objetivo no se logra de la noche a la mañana, por esta razón es que desde pequeños debemos enseñarles que son libres y que merecen respeto.

Sin embargo, muchas veces somos los padres los que ocasionamos algunos complejos en nuestros hijos, al tratarlos de acuerdo a los estereotipos de género con los que también nos criaron a nosotros. Y es posible que nos parezca inofensivo decirle a nuestra niña de cinco años que no debe jugar con carritos, porque eso es cosa de varones.

O quizás reprochar a nuestro niño, porque los hombrecitos no lloran. Pero la verdad es que estas acciones son la punta de lanza del desarrollo de complejos que evitarán que nuestros hijos teman mostrar su autenticidad, y en un futuro les parezca normal estar obligados a seguir estereotipos.

Si crías niños que conocen las nociones de libertad e individualismo, será difícil que se dejen llevar por presiones sociales

Consejos para enseñar a nuestros hijos a no seguir estereotipos

Como se trata de una tarea paulatina esa de enseñar a nuestros hijos a no seguir estereotipos, te damos algunos consejos para aplicar desde su infancia hasta su adolescencia.

  • Respeta sus gustos y no intentes obligarlo a vestir de determinada manera. Recuerda que toda la ropa que tiene tu hijo se la compró papá y mamá, así que sé flexible cuando tu pequeño de cinco años te diga que no quiere usar esa camisa.
  • Tus acciones pueden generar que tu hijo se inhiba de actuar tal cual es. Dale la confianza a tu nena de trepar un árbol sin sentir que será juzgada, y a tu niño de usar una camisa rosada sin que eso signifique nada más. Permite que se sientan libres y amados.
  • Establecer límites. Por supuesto que es importante enseñar a nuestros niños a seguir normas, y a establecer límites que ellos podrán ir superando de acuerdo a su edad. Sin embargo, debes permitir que se generen discusiones respecto a lo que está bien o no.
  • Comunicación el factor del éxito. Cuando llega la adolescencia, es clave conversar con tu hijo acerca de la importancia de no anularse como individuo al seguir estereotipos.
  • Explícale que todos somos diferentes. Esas diferencias son enriquecedoras y nos permiten aprender de los demás. Ayúdalo a identificar cuando alguien quiere imponerle alguna idea acerca de cómo debe actuar o vestir.

Si llega el momento en que sufre algún tipo de rechazo por no apegarse a la mayoría, recuérdale que está en su derecho de decidir si alejarse de la gente que lo daña, o continuar luchando por defender su punto de vista.

Tu hijo debe estar en capacidad de entender que seguir estereotipos puede ser positivo si estos nos animan a superarnos personal o profesionalmente, pero cuando estos intentan anular lo que somos, hay que desestimarlos.