Derechos legales de los hijos a partir de los 12 años

4 septiembre, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por el abogado Francisco María García
A medida que los menores avanzan en sus etapas, van ganando derechos y capacidad legal. ¿Cuáles son los derechos legales de los hijos a partir de los 12 años? ¿Qué pueden decidir?

Los derechos legales de los hijos dependen de su edad y, en muchos casos, de su madurez. De esta forma, a medida que crecen, los niños y adolescentes van adquiriendo ciertos derechos que son legalmente reconocidos. Los primeros aparecen generalmente a partir de los 12 años de edad.

Estos derechos tienen que ver, principalmente, con aspectos que afecten la vida de los menores de forma significativa. Por ejemplo, los jueces tienen la obligación legal de escuchar a los hijos mayores de 12 años en los procedimientos judiciales de guarda y custodia.

También, a partir de los 12 años, los adolescentes tienen derecho a ser informados sobre ciertos procedimientos sanitarios. Otro aspecto importante es a partir de qué edad se puede legalmente dejar solo a un menor en casa, sin que eso implique alguna sanción para los padres en caso de problemas.

A continuación, veremos algunos elementos para conocer mejor los derechos legales de los hijos a partir de los 12 años.

La opinión del menor en los temas de custodia

Uno de los primeros derechos legales que tiene un niño es el de manifestar su opinión en un procedimiento judicial para decidir sobre su guarda y custodia en caso de divorcio de sus progenitores.Niño hablando por la tablet al aire libre.

En efecto, el Tribunal Supremo ha determinado la necesidad de escuchar a los hijos menores de edad, a partir de los 12 años, en los procedimientos en los que se resuelvan asuntos que tengan que ver con su guarda y custodia.

El Juez de oficio está obligado a acordar esta prueba a la que el menor no puede renunciar. A la hora de tomar una decisión sobre la custodia, el régimen de visitas y demás asuntos prácticos del cuidado de los menores tras el divorcio de los padres, los jueces tomarán en consideración muchas cosas.

Lo que debe prevalecer siempre es el bien superior del menor. Y es, en este sentido, que el juez deberá escuchar al menor y considerar su opinión y testimonio, además de todas las otras pruebas y argumentos. Esto no quiere decir en ningún caso que la voluntad del menor deba necesariamente ser decisiva, pero sí es importante escuchar su testimonio.

¿A qué edad se puede dejar solo a un menor?

En España, la Ley no fija una edad a la que se le puede dejar solo a un menor. Pero el Código Civil sí contempla la figura de desamparo de menores, que sanciona a los padres con penas que pueden ir hasta cárcel y pérdida de tutela. Y es que, en algunas ocasiones, el dejar solos a los niños en casa ha terminado en grandes sustos o incluso tragedias.

Los expertos recomiendan ayudar a los niños a ir adquiriendo responsabilidades a medida que crecen y de acuerdo a su madurez. La edad más adecuada para que se queden solos en casa puede variar entre los 9 y los 12 años. Cada caso es diferente y los padres deben seguir las pautas que les marque el sentido común.

Derechos legales de los hijos a partir de los 12 años en materia de salud

La Ley de Autonomía del Paciente define los derechos de los pacientes a estar informados y decidir sobre cuestiones de salud. Los menores de edad no tienen capacidad legal para decidir en esta materia hasta los 16 años. Son sus padres quienes deciden por ellos.Niño pensando en sus derechos legales.

Sin embargo, a partir de los 12 años, los menores también deberán ser informados, en función de su madurez. Se deberá intentar que el niño comprenda el procedimiento y esté de acuerdo con él, aunque no pueda decidir. 

¿Qué pasa en otros países con los derechos legales de los hijos a partir de los 12 años?

En Finlandia, uno de los países más avanzados en materia de educación y derechos de los niños, los derechos de los hijos a partir de los 12 años son bastante claros. Por ejemplo, sus nombres o apellidos no pueden ser cambiados sin su consentimiento. Tampoco se puede obligar a un hijo mayor de 12 años a afiliarse a ninguna comunidad religiosa.

Además, los menores que tengan más de 12 años y cuyos padres estén separados pueden negarse a recibir las visitas de uno de ellos. No se puede adoptar a un niño mayor de 12 años sin su consentimiento. Finalmente, si existen problemas en la familia, el menor puede solicitar por sí mismo una custodia externa.