5 errores comunes en la crianza de gemelos

Gladys · 15 marzo, 2017

Tener gemelos no es tarea fácil, cada etapa del desarrollo de los pequeños va demandando algo diferente por parte de los padres. Identificar algunas conductas erradas que la mayoría de padres de gemelos tienen, puede ayudar a fortalecer la personalidad de cada uno y brindarles un crecimiento enriquecedor a ambos.

Cuando sabemos que dos criaturitas están creciendo dentro de nuestro vientre, la responsabilidad se incrementa el doble. El médico te anuncia que serán gemelos y la emoción se desborda por el cuerpo.

Es genial y hasta divertido saber que tendrás dos retoñitos e imaginar todo sobre ellos: ¿serán realmente idénticos? ¿Cómo los vestirás? ¿Cómo serán sus personalidades cuando sean grandes?

Al saber que tendrás gemelitos, entras en una nueva dimensión, en la que debes conocer algunos errores que muchos padres cometen y evitarlos para que tus hijitos logren el mejor desarrollo de su personalidad, felicidad y armonía entre ellos.

Errores en la crianza de gemelos

Nombres

Evita ponerles nombres demasiado parecidos, si es cierto que son iguales al principio, durante su crecimiento resulta tedioso que confundan sus nombres. Evita nombres como “Mayerlin” y “Mayorlin”, por ejemplo. Y así, les ahorrarás la tarea de que tengan que explicarles a las personas quién es quién.

Comparaciones

Muchos padres piensan que, al tener gemelos, deben ser iguales en todo y la verdad es que no es así. Durante su desarrollo, debes tener en cuenta que cada uno va viviendo su propio proceso, son dos chiquitos distintos.

No identificar sus personalidades

Como madre o padre de gemelitos, no puedes caer en el error de pensar que son iguales en absolutamente todo, incluyendo, su personalidad. Cada uno tendrá su forma de ser, uno puede ser más serio y el otro más extrovertido, por lo que el trato hacía cada uno no puede ser igual y no puedes obligarlos a que hagan lo mismo.

Es muy importante reforzar su individualidad y dejar saber delicada y oportunamente (tanto a las personas que están en el entorno como a ellos mismos) que no es un problema si existen diferencias en gustos, comportamiento o rendimiento.

No promover su independencia

La importancia de reforzar la personalidad de cada uno, es que de ahí derivan sus gustos, en diferentes áreas de su vida. En sus primeros años, quizá querrás incluirlos en las mismas clases extracurriculares, sin embargo, a medida que crecen debes identificar qué le gusta a cada uno y permitirle que ellos te expresen y elijan en que actividad les gusta estar. Siempre varia, quizá a algunos gemelitos les gusta lo mismo, el fútbol, por ejemplo.

Sé comunicativa con ellos, pregúntale a cada uno cómo se siente y si les gusta lo que hacen, si a uno sí y al otro no, pues dales la libertad de que elijan otra actividad que vaya de acuerdo a sus personalidades. Esto estimula su independencia. El hecho de que sean gemelos no significa que tengan que estar siempre juntos.

Tratarlos exactamente igual

Son dos personitas distintas, con personalidades diferentes, durante su crecimiento tendrás que identificar qué necesita cada uno y cómo es su carácter.

Algunos consejos

  • Conviértete en una agente observadora. Poco a poco irás descubriendo la personalidad de cada uno y podrás potenciar sus características positivas y reforzarlos para que superen debilidades.
  • Evita comentarios comparativos. Sutilmente recuerda a las personas que están en el entorno evitar comentarios tales como: “por qué él no es tan alegre como su hermano”, “por qué no le gusta jugar con eso y al otro le encanta”.

Hay que permitir que cada uno de los gemelos desarrolle su personalidad e individualidad, lo cual contribuirás a que en el futuro sean adultos con identidad firme e independientemente

Estate atenta a sus deseos y necesidades, evalúa cómo se expresan y reaccionan cada uno ante ciertos estímulos. Quizás uno sea más rebelde y necesita que hables con él, el otro puede que sea más sentimental y necesite unos abrazos extras.

Tener gemelos es un hermoso regalo de la naturaleza pero a la vez una experiencia extraordinaria que demanda esfuerzos adicionales de nuestra parte para que crezcan y se desarrollen en un ambiente armónico y entorno coherente y libre de contradicciones.