Cuál es la etapa adecuada en la que el niño debe dejar el pañal

Amanda 18 octubre, 2015

Como ya es sabido, los niños se van desarrollando por etapas, es por ello que debemos hablar de ese momento indicado en el cual se debe motivar al niño en una etapa para dejar el pañal.

Aunque para muchos padres, este hecho sea algo relativamente fácil, debemos comprender que dejar el pañal representa uno de los retos más importantes que deben enfrentar nuestros hijos en los primeros años de vida.
Del mismo modo, una vez que se logra superar esta etapa, podríamos estar hablando del mayor logro de los más pequeños. En tal sentido, este logro es tanto de los padres como de los hijos; pero lo principal es hacerlo en el momento adecuado.

¿Por qué es tan importante dejar el pañal?

El pañal se convierte en la pieza externa que comparte más tiempo con el bebé, es el primer accesorio que se le coloca al nacer y al día son pocos los minutos que se desprende de este. En ese aspecto, podemos decir que la seguridad del niño se va forjando en torno a esta “nueva parte de su cuerpo”.
De manera que, puede llegar a ser difícil quitar este arraigado hábito, sobre todo si lo hacemos en una etapa incorrecta. No obstante, una vez que se inicia el proceso, el niño se acerca a esa etapa de autonomía y de conocimiento de su cuerpo y su funcionamiento.
El reto de dejar el pañal conlleva a que social y emocionalmente el niño alcance un nuevo peldaño en su desarrollo. Esta vez, perderá una parte que le daba seguridad, pero ganará un nuevo sentido de libertad.

¿Cuál es la etapa indicada para que el niño comience a dejar el pañal?

shutterstock_70031056

El desarrollo de nuestros niños es un proceso que aunque evoluciona mes con mes sin que nada pueda intervenir en ello, es preciso reconocer que los padres hacen grandes cambios en este cuando conocen o desconocen los factores a considerar en cada etapa.
Por lo tanto, sin darnos cuenta, como padres podríamos favorecer la evolución de nuestros niños, pero también podríamos llegar a perjudicarlos. En consecuencia, si desconocemos la etapa adecuada en la que el niño debe dejar el pañal, podemos generar alteraciones emocionales y sociales en los pequeños que los pueden acompañar hasta su vida adulta.

Para identificar esta etapa, es preciso que atendamos a los siguientes aspectos:

  • Lo principal es que se encuentre entre los 18 meses y los 2 años de edad, siempre y cuando no existan irregularidades biológicas o fisiológicas.
  • El bebé debe haber alcanzado su madurez neurológica, lo cual le permita controlarse a sí mismo.
  • Debe reconocer si es posible que su pañal este mojado o haya cambiado su contextura.
  • Debe estar en capacidad de señalar de alguna manera que algo le incomoda.
  • Quiere imitar a los más grandes en cuanto al uso del baño.

En tal sentido, si hemos podido identificar estos criterios en nuestro hijo, podemos comenzar a trabajar con las técnicas de aprendizaje para dejar el pañal.

Por ejemplo, para observar si se halla en esta etapa, podemos ensayar con darle a beber muchos líquidos y ponernos a esperar un par de horas a ver cómo reacciona cuando sienta necesidad de orinar.

Tal vez nos dé alguna señal como tocarse el pañal, hacer un gesto con el rostro o comenzar a moverse como para controlarse. Esta acción nos va a indicar que de hecho el niño esta consciente de lo que está experimentando y no está en una etapa donde todavía es normal.

shutterstock_38927278

Si consideramos que el niño puede percibir que tiene una necesidad de orinar o defecar, se puede hablar de un impulso para controlar sus esfínteres. Sin embargo, no hay señal de control alguno cuando solo deja salir todo sin conciencia de esto.

No se debe obligar al niño a superar etapas a las cuales aún no ha llegado, por ejemplo en la primera etapa de control, el niño solo pasa por hacer una indicación de que esta mojado cuando ya pasó.

Pero en etapas más avanzadas, pasará por contarnos por ejemplo que esta orinando;  y en la siguiente avisa antes de que suceda. Cuando contamos con que se han superado las tres etapas, estamos hablando del momento para comenzar a dejar el pañal.

Es preciso saber que este proceso es lento, pero en evolución constate, muestre interés, observe las señales que su hijo le puede dar y apoye esta función con palabras y gestos dulces. Elogiar cada pequeño avance, aporta seguridad a todas sus acciones futuras.

Te puede gustar