Preparación al parto: todo lo que debes saber

Francisco María García · 24 octubre, 2017

Una buena preparación al parto merece atención y dedicación. Cuando se acerca el momento del nacimiento del bebé, la embarazada experimentará ansiedad, miedo y nerviosismo. Y esto independiente de que haya seguido estrictamente la rutina médica de controles. Se trata de un estado emocional absolutamente normal.

El embarazo implica un profundo cambio para la vida de una mujer. Tener un hijo supone asumir constantes desafíos y mirar la vida desde otra perspectiva. Y ya durante el embarazo, la mujer va experimentando estas transformaciones que colocan a su bebé en el foco de su existencia.

De hecho, cuando se acerca el momento del parto, afloran todos los miedos y las expectativas. Se genera una sensación mezcla de temor, inseguridad y alegría difícil de definir.

La preparación para el parto tiene un papel fundamental, porque contribuye a que la mujer pueda vivir ese momento supremo sin tensiones, en armonía y felicidad.

Ser madre después de los 35 también tiene ventajas.

¿Cómo se desarrolla un parto?

Saber cómo serán las horas del parto es muy importante para toda embarazada. Si todo está transcurriendo normalmente, la mujer se sentirá segura y logrará mantener cierta calma. Sabrá, además, que si algo no va bien, habrá un médico que tomará las decisiones adecuadas para que su hijo nazca sin ningún problema.

Lo que habitualmente se llama “parto” transcurre en dos momentos que médicos y parteras reconocen bien: 

  1. El preparto, en el que la mujer comienza a sentir contracciones, aunque todavía leves e irregulares. El bebé, ya listo para salir, se ubica en el canal de parto.
  2. El parto propiamente dicho, que es cuando se produce el nacimiento. Los obstetras consideran que el parto comienza cuando el cuello del útero se ha contraído a la mitad de su tamaño habitual. Simultáneamente se produce su dilatación a unos 3 centímetros. Las contracciones se vuelven rítmicas y aparecen cada 4 o 5 minutos.

Preparación al parto, un momento decisivo

La mujer debe llegar al momento de dar a luz con toda la energía y serenidad posibles. Un aspecto fundamental es que logre el control de sus propias emociones. De esta manera podrá disfrutar realmente de ese momento tan especial.

La preparación para el parto atenderá a aspectos físicos y también emocionales. Tanto el cuerpo como las emociones serán sometidos a presiones especiales y únicas.

“Una mujer descontrolada emocionalmente por ansiedades o miedos puede obstaculizar el parto y provocar cierto estrés en su bebé”

¿Qué hacer para lograr una adecuada preparación al parto?

1-  Alejarse del mundo

Cuando falten cuatro semanas para la fecha probable del nacimiento del bebé, la mujer deberá relajarse. Para ello, es necesario que se aleje de los espacios donde hay multitudes, de los ruidos que saturan el ambiente e incluso -si es necesario- del trabajo. Deben ser unos días de tranquilidad y calma. Vestir ropa cómoda y suelta, dedicar tiempo al descanso, alimentarse adecuadamente y dormir todo lo que el cuerpo necesite reducirán las posibles tensiones.

Es muy bueno poner en práctica técnicas de meditación que alejen del foco de la atención todos los problemas y que armonicen el cuerpo y el espíritu.

Es posible que la mujer experimente en esos días el llamado “síndrome del nido”. Sentirá la necesidad de limpiar y de ordenar, es decir, de dejar preparado el hogar, “el nido”, para la llegada del bebé. Será importante controlar estos impulsos y concentrarse en estar relajada.

2- Gimnasia especial

Algunos ejercicios físicos especiales deben formar parte de la preparación para el parto. Toda la zona de la pelvis jugará un rol muy importante, por lo que ejercitarla favorecerá el parto.

Infórmate sobre el yoga prenatal y sus múltiples beneficios a nivel físico y mental. Realizar este tipo de ejercicios te ayudará a controlar tus emociones y a establecer un vínculo más intenso con tu bebé.

Es bueno preparar con tiempo la maleta con las cosas que deberemos llevar al hospital para el parto.

3- ¿Qué llevar al hospital?

La preparación al parto implica también disponer todo lo que tiene que ver con la atención del bebé. Generalmente, los centros médicos proporcionan una lista de los elementos que deben llevarse al hospital para el nacimiento.

Por tanto, se debe organizar con anticipación un bolso con todo lo que el bebé necesitará durante sus primeras horas. De ese modo, cuando llegue el momento, se evitarán tensiones.

4- Salir de todas las dudas

Para ello se recomienda hablar con el obstetra. Es importante que, en los días previos, la embarazada consulte todas sus dudas y pida consejo. Asuntos tales como la pérdida del tapón mucoso, la rotura de la bolsa, la dieta de los días previos al nacimiento, las técnicas para inducir el parto o las ventajas y desventajas de la epidural son aspectos importantes que debe conocer para estar prevenida y saber cómo actuar al respecto.

El parto es el momento supremo en el que se manifiesta la vida. Por eso debe ser preparado con toda la dedicación y la antelación que se merece.