¿Por qué es bueno que el bebé elija la fecha de parto?

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Nelton Ramos el 28 diciembre, 2018
Mervis Romero · 28 diciembre, 2018
Son muchos los profesionales de la salud que afirman que es bueno que el bebé elija la fecha de parto. Las razones radican en las ventajas que supone para la madre y el niño. ¿Quieres saber cuáles son? 

¿Te encuentras en la fase final del embarazo y no puedes esperar más para conocer al amor de tu vida? Es bueno que el bebé elija la fecha de parto, aunque creas que se encuentre retrasada. Descubre a continuación las razones de esta afirmación y disfruta más tranquila de tu parto.

Duración del embarazo

Se estima que el embarazo puede durar unas 40 semanas —280 días— contados a partir de la fecha de la última menstruación. Esta fecha probable puede adelantarse o retrasarse en un margen de tres semanas. De hecho solo un 50% de las mujeres embarazadas da a luz en la fecha posible de parto. Sin embargo, esa variación se debe a una serie de factores internos y externos.

Cabe destacar que desde la década de 1990 ha habido un incremento de lo que se conoce como parto electivo. Este se basa en la tendencia de elegir la fecha del parto sin que haya motivos médicos para ello. De ahí la preocupación de la OMS por crear conciencia y tratar de llevar los embarazos a feliz término mientras sea posible.

por-que-es-bueno-que-el-bebe-elija-la-fecha-del-parto

¿Por qué es bueno que el bebé elija la fecha de parto?

Se considera dentro de los estándares normales un parto entre la semana 37 y la 42. Sin embargo, actualmente se espera que el embarazo llegue como mínimo a la semana 39 para considerarse beneficioso. La razón principal por la que es bueno que el bebé elija la fecha de parto es el nivel de crecimiento que experimenta durante las últimas semanas. Es en este periodo en el que los pulmones, cerebro, hígado y otros órganos llegan a su desarrollo completo.

Otras razones que le dan fuerza a esta afirmación son las siguientes:

Hay una reducción en el desarrollo de diversas patologías

Llevar el embarazo a las 39 semanas, como mínimo, ayuda a reducir los trastornos visuales, respiratorios y auditivos del pequeño. Esto se debe a —como ya se mencionó— el desarrollo completo de las células cerebrales y otros órganos del cuerpo. Además cuenta con la posibilidad de adquirir un mayor número de anticuerpos lo que le confiere la capacidad de luchar contra ciertas infecciones.

Se reduce la tasa de mortalidad

La tasa de mortalidad infantil se incrementa en niños nacidos por debajo de la semana 37. La razón es que no cuentan con la capacidad de adaptarse al mundo exterior e incluso se les dificulta la alimentación. Es bueno que el bebé elija la fecha de parto porque contará con mejor reflejo de succión para garantizar una correcta alimentación. Además, el sistema muscular se encuentra desarrollado lo que ayuda a evitar el reflujo gástrico y otras complicaciones.

Se encuentran preparados para enfrentar el mundo exterior

Esta preparación se debe a un incremento del peso en los últimos días que se encuentran en el útero. De esta manera adquiere un mayor nivel de grasa que le ayudará a regular un poco más la temperatura. Además, los niveles de azúcar se regulan de una mejor manera en comparación con los nacidos por parto prematuro, por cesárea o inducido.

Beneficia a la madre

Una fecha que no haya sido elegida por el bebé puede llevar al empleo de una serie de técnicas y medicación para lograr la inducción. En ocasiones esta no funciona como se espera y provoca reacciones adversas. También hay una mayor probabilidad de recurrir a la cesárea para culminar una extenuante labor de parto. Con ello pueden aparecer complicaciones como infecciones, hemorragia o fisuras uterinas, entre otros.

Mejora la salud en general

Tanto la madre como el pequeño pueden disfrutar  de una rápida recuperación después de experimentar el proceso de parto. Esto ayuda a la madre a adaptarse a lo que se refiere a la lactancia y el bebé logra desarrollarse sano y fuerte.

En conclusión, es bueno que el bebé elija la fecha de parto ya que así marca su propio ritmo y horario en función de sus necesidades. Existen muchas ventajas tanto para la madre como para el bebé, lo que incluye una rápida recuperación del proceso. Examina con detenimiento los beneficios que reporta y consúltalo con el médico para que te despeje las dudas.